Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Archivo para la etiqueta “faye dunaway”

Francamente, querida

“Francamente, querida, vete a tomar por…”

 

Hay rupturas de cine tan bien escritas que uno quisiera vivir dentro de una película. O no. Porque cuando los guionistas se ponen a dejar, pueden ser muy cabrones. Claro, como a quien dejan es a un personaje, que le pinchas y no sangra… ¿Para qué cortarse? ¿Por qué no sacar toda la mala baba ripiosa?

 

El otro día vi una escena de ruptura brutal, de esas que dices, vale, al personaje no le duele, pero yo me estoy poniendo malo por empatía.

 

Se trata de una escena de Network, un mundo implacable, ese peliculón de Sidney Lumet, con guión de Paddy Chayefsky. En ella, un profesional de la vieja escuela televisiva (William Holden) vive un romance otoñal con una joven y ambiciosa directiva de programación (Faye Dunaway).

Los cosmos chocan, y la cosa no sale bien. Así que él la deja. Y lo hace de una manera que… ya le vale. ¡William Holden! ¿Cómo le dices eso a una chica? Hay límites, ¿sabes?

¿Qué le dice?, os preguntaréis, ¿qué puede ser tan malo?

¿Le dice que huele mal?

¿Que tiene bigote?

¿Que le recuerda a su tío Perico después de que empezaran a llamarla Nieves?

Nooo. Algo mucho peor.

La compara con la televisión.

Atentos al speech que le suelta. Es magistral desde el punto de vista literario. Y humanamente, una putada. La pobre Faye, ni abre la boca. Tan solo recibe el chaparrón:

 

“Eres la encarnación de la televisión… indiferente al sufrimiento, insensible a la alegría.
La vida entera se reduce al ripio común de la banalidad. Guerra, asesinato, muerte… son lo mismo para ti que botellas de cerveza. Y el negocio diario de la vida es una comedia corrupta… Hasta destrozas las sensaciones de tiempo y espacio en fracciones de segundos y repeticiones instantáneas. Eres la locura, Diana. Una locura virulenta.
Y todo lo que tocas muere contigo… Pero yo no. No mientras pueda sentir placer y dolor… y amor…”

 

“Y conste que esto es un final feliz. El esposo descarriado recupera la sensatez. Regresa a su esposa, con la que ha establecido un largo y continuo amor. La joven y despiadada mujer queda sola en su fría desolación. La música sube y se intensifica…”

 

“Comercial final. Y aquí algunas escenas del programa de la próxima semana”.

Puerta y...

adiós, ciao, guapa... hasta nunca

 

Uy, maaadre, ¡lo que le ha dicho! No me digáis que no dan ganas de echarle una manta por los hombros a la pobre chica.

Aquí la escena completa (sin subtítulos, sorry)

 

Blog de ESCRITO POR

 

 

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: