Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Kubrick, ¿plagió?

Estoy leyendo la biografía de Patricia Bosworth sobre Diane Arbus.

Diane  es la fotógrafa que se hizo conocida con sus retratos en blanco y negro de toda clase de gente, pero especialmente de travestis, vagabundos, gigantes, enanos, discapacitados… Decía que quería fotografiar todo aquello que  la horrorizaba y atraía por igual.

Hace unos años se estrenó una película sobre ella, en la que Nicole Kidman interpretaba a Arbus. No la he visto, pero de entrada me desagrada una actriz tan “fina” como la Kidman metiendo su naricita en una personalidad aventurera y desnihibida como la de Arbus. Sospecho que debe ser una versión bastante edulcorada. E intensa… muy intensa.

Muchas veces se ha acusado a Arbus de morbosa, y ciertamente lo es, ¡pero bendito morbo!, cuando  está despojado de toda maldad e hipocresía. Observar sus fotos le lleva a uno preguntarse si, en realidad, ese no mirar compasivo que practicamos por sistema y educación, no es más que otra barrera para alejarnos de lo que preferimos evitar. Como esos sumergimientos repentinos en las novelas, que se dan cada vez que un pedigüeño entra en el vagón del metro.

Guste o no, el trabajo de Arbus es sobrecogedor. Y ha influido mucho en mucha gente, de distintos ámbitos. Obviamente, en el campo de la fotografía. Pero en el cine también. Conocido es el homenaje que le hace Stanley Kubrick en el Resplandor. Si no, mirad estas gemelas que Arbus fotografió en 1967.

 

"Ven a jugar con nosotras... para siempre"

 

A los padres de las niñas no les gustó nada la fotografía. Dijeron que era una distorsión y que Arbus lograba que sus hijas parecieran fantasmales. Trataron de impedir su reproducción, porque temían que la imagen fuera explotada. Y no se equivocaron. Con el tiempo se convirtió en la más famosa de las fotos de Diane y se reprodujo en multitud de carteles, aparte de la inspiración que supuso para Kubrick en esta escena.

 

 

¿Homenaje o copia?

 

El hecho de que la copiaran (que lo hacían, y mucho) no halagaba en absoluto a Diane. Al contrario: se ponía bastante iracunda con el tema. Según Bosworth, era muy susceptible: “Diane solía quejarse de que la imitaban y, a fin de que no puedieran hacerlo, decidió utilizar diferentes cámaras para cambiar sus imágenes”.

 

Diane Arbus, con uno de sus trabajos

 

No hubo reacción de Diane a lo que hizo Kubrick: la película es de 1980 y ella se suicidó en 1971.

¿Pero cómo se lo habría tomado?

A mí me hace gracia pensar que quizá no le habría parecido tan mal, primero porque al tratarse de medios distintos, la hipótesis del homenaje gana peso sobre el de la imitación. No en vano, ella misma había reconocido lo mucho que influyó en su trabajo el visionado de otra película, Freaks.

 

La otra razón por la que Diane hubiera podido ser comprensiva con Kubrick,  es que fueron amigos. Al menos en su juventud, lo fueron. Como ya se ha contado en multitud de sitios, antes de convertirse en director, Kubrick trabajó como fotógrafo para la revista Look en la década de los cuarenta . Diane por aquel entonces hacía reportajes de moda. Según Bosworth, eran colegas y se paseaban  juntos, y quien sabe si algo más.

 

 

Y hasta aquí llegan mis especulaciones. Puede que cuando termine de leer el libro opine otra cosa. De momento, os dejo aquí un enlace a algunas de las fotos que Kubrick hizo para la revista Look, y otro con varios trabajos de Arbus.

 

Blog de ESCRITO POR

 

 

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: