Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Ayudas al cine español… ¿y fuera?

En este papelito podéis ver el presupuesto del año para el ICAA, ¿lo leéis? ¿eh? Pues eso.

Ahora mismo, el “cine español” (esa no-industria que mucho simplista utiliza directamente como género cinematográfico en si) está herido de gravedad.

 

En su afán por deshacerse de él, el Gobierno le ha dado la penúltima estocada (más vendrán, seguro) con forma de recorte radical presupuestario a la Secretaría de Cultura y directamente, al ICAA.

 

Este año no va a haber ayudas ni a la escritura de guiones de largometrajes, ni a la producción de cortometrajes, ni a nada… y los que vienen, pintan igual. A partir de hoy el cine español va a la deriva en el mercado, teniendo que arriesgar y pelear panza arriba en un ambiente audiovisual dominado a base de abuso por los norteamericanos, a quienes hemos tendido la alfombra de las facilidades desde el franquismo: doblajes, distribuciones enormes, tácticas monopolísticas en la colocación de sus productos por muy patéticos que sean algunos…

 

Ya ha habido reacciones desde dentro del cine (y fuertes). Pero España es un país de vulgo y muchos, alentados por la demagogia y el populismo de muchos de nuestros actuales dirigentes, dirán: “Que se busquen la vida, como todos”.

 

Pero es que el cine no es “como todos”. El cine es Cultura. Y el cine es Legado. El cine es Patrimonio. Es el recuerdo y filmación de una época, de un momento, de un pensar.

 

Y más importante: si se hiciera “como todos”, se subvencionaría. Igual que se subvencionan las fundaciones, aunque sean de dictadores genocidas, igual que se subvencionan las ganaderías taurinas, igual que se subvencionan los toros, igual que se subvenciona el papel para que se puedan imprimir periódicos, igual que se subvenciona la publicación de libros y su venta con IVA y gravámenes más bajos, igual que se subvenciona a la Iglesia más allá de la famosa casilla de la renta con pagos por colegios y hospitales privados, profesores de religión y sobre todo construcción, reparación y conservación de templos, igual que se subvenciona a los partidos políticos, igual que se subvenciona a cualquier producción agrícola, igual que se subvenciona una monarquía caduca que va camino de auto-eliminarse a base de tiros, escopetas y genes endogémicos en clara recesión. Elijan de este grupo entre lo que les gusta, lo que no y lo que pasan… pero da igual. Todo se subvenciona.

 

Recortes en el cine español ha habido siempre, oiga...

Pero miren, al cine le ha tocado pagar el pato de ser insultado por ello y a todos los que trabajamos en él, o en industrias colindantes, directa o indirectamente, nos toca aguantar que nos llamen de todo: paniaguados, parásitos, caraduras, aprovechados, golfos, vividores, ladrones…

 

¿Que hay películas malas españolas? Las hay. Y muchas. ¿Que hay que ni se estrenan? Sí. En algunos casos, deberíais agradecerlo. También hay experimentos científicos sobre el papel que parecen tener sentido y que finalmente fracasan. Es una comparación atroz esta, porque, antes que la Cultura, en este país todavía es más patética la inversión que se hace en investigación y desarrollo, pero bueno, lo hago para que se entienda un poco la tesis.

 

Pero, ¿cuantas películas americanas lamentables, subproductos de serie-z malos de necesidad, se estrenan en nuestra cartelera aprovechando un estreno goloso via extorsión a los exhibidores? Cada semana tenéis en cartelera 10 películas al menos que cumplen ese parámetro. Que ni habéis oído hablar de ellas. Que son más que del montón y… ahí están, ocupando un sitio preferencial en las salas. Ahora mismo. Voy a coger la cartelera y os pongo, a bote pronto, el nombre de películas que sabe Dios de dónde han salido y ahí están, en primera plana, dobladitas y listas para consumir, siendo perfectos truños-cliché vistos mil veces, pero en versión pobre: Todos los días de mi vida (directa a las tardes de Antena 3 del sábado), La fría luz del día (para más Inri, rodada en Madrid), Al borde del abismoDevil InsideLa cazarrecompensasContrabandEsto es la guerraUna aventura extraordinariaViaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa… y sí: Ira de Titanes. Porque bien, muchos efectos especiales pero… tremenda basura. ¿Este es el cine del que debemos aprender en España para conquistar las pantallas? Pues… vamos listos.

 

Evidentemente, el cine USA y Hollywood hacen películas estupendas todos los años, faltaría más. El canal TCM es una buena muestra de la mayoría de ellas, de hecho. Pero es muy paleto pensar que, por ser americana, una película es buena y por ser española, es mala. Que por haberse hecho allí tiene “algo” que justifica la entrada y sobre todo, la distribución, exhibición prioritaria y publicidad y por ser de aquí no. Es que, es más: si una película de medio pelo de Hollywood se estrena en España… y tiene al menos un actor famoso que viene a promocionarla aunque sea una tarde, ya tiene asegurado el aparecer un par de minutos en los informativos… hasta de las cadenas públicas. Alucinante.

 

- Oye... ¿y entonces tu cargo de Directora del ICAA en qué consiste ahora que no tienes ni un duro asignado? - No sé... ¿tienes presentadora para los Goya?

 

Frente a esta competición desigual, existen las ayudas. Las “subvenciones”, que llaman. Igual que existen en otros mercados desiguales para fomentar la producción nacional. Porque, al fin y al cabo, es lo que debe asegurar el Estado: producción nacional de calidad y crear profesionales, además de obtener con ello un rédito de patrimonio nacional. En este caso, cultural.

 

Pero, esto, en este país, en el cine, está mal visto. ¿Por qué? No sé. ¿Porque algunos lo han politizado (y cuando digo algunos, digo tanto dentro como fuera del colectivo)? Puede. ¿Porque la Cultura siempre ha estado reñida con determinadas políticas? Puede. ¿Porque es el chivo expiatorio para no decir en qué partidas beneficiosas para los colegas no recortamos y confesar a la gente que, en verdad, todo es culpa de un despilfarro fraudulento en otros ámbitos mucho más importantes? Puede.

 

Pero cuidado. Esto SOLO pasa aquí. Digo la protesta. Las ayudas, pasan en todas las filmografías. En todos los países. En todo el mundo. Puede que el método de “subvención” no sea el ideal. Puede que haya otros caminos, otras formas, pero todo acaba en el mismo punto: TODOS LOS PAÍSES AYUDAN A SU CINE. TODOS LOS PAÍSES CUIDAN, Y MUCHO, LA CULTURA CINEMATOGRÁFICA. Y nadie lo discute. NADIE.

 

Y como muestra, un botón. Una filmografía, la vecina, referencial. En una entrevista de El País al director, guionista, productor y actor francés Robert Guédiguian, que estrena ahora “Las nieves del Kilimanjaro”, este lo deja claro ante una pregunta directa:

 

 

P. El cine francés es la última gran industria cinematográfica de Europa. ¿Por qué?

 

R. Porque está fantásticamente protegido, porque las televisiones tienen que producir cine, porque hay una tasa sobre cada película que se pasa en Francia —incluido el cine americano— que revierte en el cine francés. Hay un consenso nacional sobre el cine, una unión sagrada, tanto a la derecha como a la izquierda, que están de acuerdo sobre la excepción cultural.

 

 

Ahí queda eso.

Hay tanto que aprender…

 

Blog de ESCRITO POR.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Ayudas al cine español… ¿y fuera?

  1. El autor del artículo confunde entretenimiento con cultura, y pasa por alto que el motivo principal del fracaso del cine español es que no gusta.

    El público da la espalda al cine español porque es una porquería. No hay interés en ver lo que aquí se produce, es así de simple.

    En USA se produce también mucha mierda pero al menos se financia con capital privado, no con el bolsillo del contribuyente.

    • Escrito Por en dijo:

      Amigo Jorge, no voy a colgarte aquí todos los beneficios fiscales que aporta el invertir capital privado en cine en USA. Ni como el gobierno protege sus estrenos y el mercado interior, ni como allí no se estrenan las películas extranjeras más que en circuitos mínimos de V.o.s. en determinadas ciudades, donde es imposible que funcione ninguna película (The Artist, por ejemplo, fue un fracaso absoluto en taquilla en los USA) que no sea americana. Pero sobre todo, eso: es una inversión fiscal de aupa, que desgrava en grandes cantidades y atrae el capital privado. TODOS los gobiernos AYUDAN a su cine.

      Y no, no confundo entretenimiento con cultura. Lo haces tú. Yo hablo de cultura, tú citas cine USA que en su mayoría porcentual es una mierda, pero entretiene.

      Y la falacia de “el cine español es una porquería” no se sostiene por ningún lado ¿qué sabes del cine español? ¿controlas todo? ¿porquería?
      Tenemos ahora mismo en cartelera Grupo 7, Extraterrestre y Rec3. 3 películas estupendas, cine español, bajos presupuestos, máximos rendimientos. ¿Eso es una porquería? ¿No tiene interés? Y te hablo de ahora, esta semana…

      El mayor enemigo de la cultura (como de todo) son la demagogia, los generalismos y las ideas prejuiciosas e injustas.

  2. David O'Peter en dijo:

    El cine español por definición no es una porqueria, mas bien la porqueria seria que cueste tanto hacer, ya no buen cine, sino simplemente cine en este pais.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: