Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Ver Psicosis y acordarte de la madre de…

He ido a ver Psicosis al ciclo de pelis de Hitchcock en HD que ha hecho el cine Verdi esta semana (hoy es el último día, todavía estáis a tiempo de ver alguna).

Creo que, a día de hoy, decir que son copias restauradas en HD sonará hasta anticuado. Cualquier crío te miraría extrañado y preguntará: “¿por qué no es en 3D? ¿Para esta mierda me traes al cine, cuando podría estar jugando al Grand Theft Auto en mi habitación?”.

 

Para que luego venga Chicho y pregunte ¿Quién puede matar a un niño? … ¡Yo!

 

En cualquier caso, Hitchcock en pantalla grande es siempre una gozada. He elegido Psicosis porque es la que menos veces he visto y, para mi sorpresa, la recordaba mucho menos de lo que yo pensaba.

 

Recordaba muy bien toda la primera parte, hasta la escena de la ducha. Y es que a mí, más que todo el jaleo de Norman Bates, lo que me pone siempre de los nervios es la caída en la delincuencia de Janet Leigh. No lo puedo evitar: siempre voy a tope con la pobre chica. Por muchas veces que la vea, seguiré esperando que su personaje se dé cuenta de la estupidez que ha hecho, que se vuelva a Phoenix con el dinero robado y que abandone al patán de su novio. Que deje de preocuparse tanto por casarse y que se pase el resto del metraje en wonder bra doblando la ropa de su armario, o dándose duchas con el pestillo de la puerta echado (pero con la cámara dentro, claro). Sería una película diferente,  una peli de la nouvelle vague.

Para 30 minutos que sale, 3 veces en sujetador... no tá mal

 

Con esto no quiero decir que no me guste Psicosis, lo que quiero decir es que el cabrón de Hitchcock nos mete tanto en la piel de Janet Leigh, que su posterior desaparición tiene un efecto brutal. Es casi como si empezara una segunda película. Todo con premeditación y alevosía; ahí radica su genialidad.

 

¡¿Pero por qué estoy diciendo obviedades?!… Yo lo que quería consignar es que, al no acordarme mucho de la segunda parte, me he llevado un par de sustacos inesperados, como imagino que se los llevaron los espectadores de 1960. Y eso me ha hecho ilusión.

 

Sustaco inesperado nº 1

 

Y por decir otro tópico, como esa frase tan gastada: “siempre que la veo encuentro algún detalle nuevo”.

 

Pues sí, esto pasa. Esta vez el detalle nuevo ha saltado escuchando la voz de la “madre” de Norman Bates.  Tras un par de escenas, me di cuenta de que me resultaba increíblemente familiar. ¿A qué me suena a mí esto?

Le he dado vueltas un rato… hasta que lo he visto claro.

 

 

Howard Wolowitz y Norman Bates comparten madre: las dos tienen el mismo tono de voz, casi exacto, las dos hablan a gritos, las dos son unas castradoras de cuidado… y ninguna aparece en escena.

Pedazo de homenaje Hitchconiano que se han marcado los de The Big Bang Theory. Y yo, que llevo tres años viendo la serie no me había dado cuenta.

 

 

Blog de ESCRITO POR

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Ver Psicosis y acordarte de la madre de…

  1. Sólo puedo añadir una cosa:
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HOWAAAAAAAAAAARDDDDDDDDDDDD!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: