Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El (mal) truco guionístico que me saca de quicio

Amigos, este es un post protesta.

 

Porque YA estoy harto. Y no sé quién tiene la culpa exáctamente en cada caso puntual: el guionista, el productor ejecutivo, el director, los productores… no sé. En cada uno la culpa la tendrá alguien distinto que impondrá ese recurso (aunque creo que esta vez nos toca a nosotros, compañeros), pero BASTA YA.

 

Basta ya de escribir diálogos para que los personajes, que normalmente hablan claro, de pronto digan las cosas a medias y de una manera que “parece que dice una cosa o la otra” en situaciones falseadas.

 

Basta ya de que un personaje justo cuente algo pero sin explicarlo exhaustivamente y entonces, otro personaje lo malinterprete y se líe una trama terrible de consecuencias dramáticas o cómicas cuando con dos segundos sentados hablando el problema se solucionaría y el malentendido quedaría claro. Esto ES UNA MIERDA, amigos. Y desespera. E insulta al espectador y a los personajes. A la verdad.

 

Era la clave de la peor etapa de “7 Vidas” (cuando estaba estirada hasta el chicle en ese imposible reto para los pobres guionistas de hacer comedias de ochocientos minutos por capítulo) y que luego pasó a “Aida“: un personaje entra en medio de una conversación o un acto de otros personajes, malinterpreta lo que ve/oye y, PARTE FUNDAMENTAL, cuando va a ser explicado o el personaje sorprendido se da cuenta del error y pretende enmendarlo, el otro SE VA, generalmente indignado y con pose de “no, no, no me digas nada!!” y corre. Corre porque el guionista, en su vergüenza, necesita que así lo haga para sustentar la trama-humo.

 

La opción más patética aún que acompañaba a esto es la que solía darse en este ejemplo de comedia y era la RÉPLICA DOLIDA Y DOLIENTE. Es decir, ante lo que malinterpreta, se ofende y decide atacar soltando alguna bordería tan grande tan grande, que hace que la otra persona se ofenda también y así el conflicto se pueda alargar todo un capitulazo (o varios en series dramáticas) con eternas “venganzas” y reproches en vez de solucionar las cosas.

 

A ver: si los personajes no se conocen de antes o son personas que se tienen especial manía vale, podría colar si se sabe usar bien: hay gente que le tiene ganas a otra gente y basta lo mínimo para imaginarse lo peor y reaccionar mal. Cuela. Pero entre amigos que pasan juntos todo el puñetero día (en el caso “7 Vidas“), en parejas súper asentadas, o en parejas asentadísimas y que encima llevan meses pasando juntos un puto infierno en el que ha ocurrido de todo (“The Walking Dead“), pues no cuela.

 

 

Es un recurso fácil, malo, cobarde y cutre de mal guionista para alargar una trama, crearla, o intentar añadir algo de tensión sacada de la manga al tema.

 

Ya hace tiempo que me cabrea ver estas cosas en la televisión, pero fue viendo el capítulo final de la segunda temporada de “The Walking Dead” cuando dije BASTA. No quiero cometer SPOILERS a lo loco, así que intentaré explicarlo sin reventar nada. Aun así, cuidadín un poco: En un momento dado, un personaje protagonista se ve forzado, MUY forzado, muy muy comprensiblemente forzado y sin salida, a hacer algo terrible. Y a solas. Luego, hecho polvo, se lo cuenta a alguien muy muy íntimo pero “casualmente” (alerta de guionista malo) elige unas palabras que dan al equívoco y lo hace tan vagamente y sin comentar que se vio forzado por la situación ni contando exáctamente qué ocurrió, justo para que esa persona, en vez de comprender como haría cualquiera (comprender aunque le apene la situación) lo que hace es pensar una monstruosidad e irse asustada en plan “no me hables más, no me hables”. Para redondearlo, luego el personaje decide comentarlo al grupo y aún escoge peores palabras y modos, montando una movida de aúpa que no tiene sentido.

 

Y hale, es es lo mejor que se nos ha ocurrido para, pretendidamente, dejar en alto el final de cara a la tercera temporada (menos mal que se arregla con la aparición de un nuevo personaje -del que solo atisbamos su silueta- y el último plano, ambas cosas de muy gratos recuerdos para los lectores del cómic). Un recurso más “walking dead” que los propios caminantes de la serie.

 

Así, no, amigos. Así: MIERDA.

 

Blog de ESCRITO POR.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “El (mal) truco guionístico que me saca de quicio

  1. Levothroid en dijo:

    Vaya!

    Vi ayer mismo ese capítulo y pensé “joer, se ha explicado fatal este personaje, vaya, que ni hecho aposta… Oh, espera!, que va a ser que sí está hecho aposta”.

    Es una situación de lo más cantosa, muy apropiada para coronar una temporada de mierder.

  2. Recurso de telenovela. Puro problema de comunicación básica.

  3. Menguele en dijo:

    Totalmente de acuerdo… Sobre todo cuando ese mismo personaje “indignado” le hacía ver a su pariente, hace algunos capítulos, que el otro tipejo era horrible y que habría que hacer algo con él. No cuela.

    Muy mal… pero que muy mal…

  4. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec laoreet risus sed leo pellentesque lobortis facilisis ipsum scelerisque. Pellentesque lorem lectus, condimentum non aliquet non, congue pretium sem. Donec pharetra magna sed quam commodo nec consequat metus viverra. Phasellus at nisi est. In in nunc tellus, convallis lacinia nisi. Vestibulum placerat euismod nibh, a fringilla tortor iaculis at. Morbi eros nisl, dapibus sed tempus eget, iaculis non felis.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: