Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El Havre de la vida

Este fin de semana por fin pude ver “El Havre“, película de Aki Kaurismäki. Probad a decir su nombre en un restaurante japonés. A ver qué os traen.

 

Pero en el cine, lo que os traerán es, valga la redundancia, cine. Del bueno. Del brillante. Del que cuenta una historia, una fantasía que ilumina la cara por lo real que podría, o debería, ser. Del que dura noventa minutos. ¡Noventa minutos! Qué alegría entrar al cine, pagar la entrada (carísima) y que no te entretengan con una hora más de ponzoña creyendo que así sales más feliz por amortizar la entrada, como si la ecuación “Más tiempo + más FX = pago entrada cara con gusto” fuera la única que prima al escoger en taquilla un título u otro.

 

En “El Havre“, todo es brillante, bonito, solidario, justo dentro de lo injusto. Hay esperanza, hay vida, hay hasta un final que da la risa tonta por lo edulcorado y buenrollista (un poco SPOILER: ese almendro, ¡por dios!) pero que nos da igual: ha merecido la pena.

 

La fotografía parece haber sido tomada con una de esas aplicaciones tipo “hipstamatic” del iPhone, con esos filtros vintage que tanto están de moda últimamente. De hecho, me da la impresión de que si la proporción de imagen hubiera sido 4×3 el director hubiera estado encantado. Tanto es así que en algunos momentos cuesta recordarse que la acción se sitúa en el presente, por ese filtro “Cuéntame” que recorre todo el celuloide. Aferrándose a que salen euros (y no francos) y algún que otro móvil, uno cae en ello. Pero por poco más.

 

¿Inocente? Pretendidamente. ¿Ilusa? No, más bien esperanzadora. ¿Comedia? Todo lo que puede serlo. Personajes marcianos e hieráticos y silencios en una historia que podría ser dramática pero que aquí, deja el dolor en la superficie para entrar mediante la comedia en el hecho. Y le sale estupendamente.

 

La película sirve de ejemplo claro de que, puestos a contar una historia que podría ser más que triste, la elección de la comedia como vehículo requiere mucha más inteligencia, preparación y trabajo que la de la simple búsqueda de la emotividad a través del dolor. Por eso, supongo, la película pasó por Canes con inmejorables críticas y ganó de hecho el premio de la crítica… pero se fue de vacío en el palmarés “importante” del festival, que como sabéis, ganó “El árbol de la vida” con la Palma de Oro. Justo lo que os decía, vaya.

 

Ay… qué bonito debe ser hacer películas sencillas (ya, bueno), deliciosas y con fondo moral.

Y además, con musicón: ¡¡¡Little Bob!!!

 

 

¡Corred a verla, insensatos!

 

Blog de ESCRITO POR

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “El Havre de la vida

  1. ¿Pilar Bardem canta?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: