Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Querido yo…


“Querido y tierno Escrito por:

 

Vengo del futuro para avisarte de que en unos años verás un anuncio de lejía muy chungo. No pasa nada. Ignóralo. Sigue con tu vida.


Verás cosas peores en televisión, como un programa en el que encierran a una decena de garrulos en una casa llena de cámaras para verles haciendo… nada. La idea te parecerá aburrida, pensarás que no va a triunfar. Te equivocarás, como en tantas otras cosas.


Hablando de equivocaciones: ¿recuerdas a esa chica tan guapa del mechón de pelo verde que iba a tu clase en COU?

 

No, claro que no. Cómo vas a recordar, si aún te faltan un par de años para conocerla (y sí, aunque no lo creas, aprobarás todo, llegarás a COU y más allá). POR FAVOR: cuando la conozcas, procura no fijarte mucho en ella. No te interesa, creéme, pero sobre todo, tú no le interesas a ella.

 

Ya que estamos, mueve el periscopio unos 30 grados y apunta hacia su amiga. Sí, la que parece su escudera. La que no lleva el pelo teñido de ningún color primario… Sosa, ¿verdad? ¡Pues no! Otra vez te equivocas. Tira por ahí, anda, que me lo agradecerás.

 

Afectuosamente, tu yo del futuro”.

 

Esta es la carta que he escrito a mi yo más joven, mi yo de los 16 años. Veremos a ver qué hace con ella. ¿Vosotros escucharíais vuestros propios consejos si vinieran del futuro?

 

Y sobre todo: ¿cómo se me ha ocurrido semejante gilipollez?

 

Oh, bueno, eso es fácil. Me ha bastado con pasar un rato curioseando en este web: Letters of note. Aquí se compilan cartas y escritos de gente famosa. Desde Charles Dickens a Slash, pasando por Stephen Hawking y Pete Docter. Entre todas ellas me ha hecho especial gracia una serie de cartas dirigidas a “yoes del pasado“. Están sacadas de un libro que se editó en el 2009 para la Elton John AIDS Foundation. El libro se titula “Dear me: A letter to my Sixteen-year-old-self”.

 

Me parece una idea buenísima. Aquí un ejemplo:

 

29 de Mayo de 2009

“Querida Em (16)

Me hago cargo de que eres joven y de que estás enamorada y que nada de lo que te diga un adulto suena importante, pero teniendo en cuenta que soy yo, es decir tú, o sea, nosotras, creo que vale la pena intentarlo.

Los dos mejores consejos desde mis 50 a tus 16:

1) NUNCA, NUNCA, NUNCA te pongas a dieta. Sé que estás obsesionada y que cada vez que entras en el comedor del instituto tienes que tomar la horrible decisión de elegir entre un yogur y un soplo de aire fresco (cuando lo que quieres en realidad son patatas fritas y una ensalada de queso). No te preocupes. Come con regularidad, trata de evitar la basura y no hagas dieta. Acabarás con la misma talla de todas formas así que deja de intentarlo y déjalo AHORA. Créeme, a nadie le importa. Las dietas son la mejor manera de confundir a tu metabolismo para el resto de tu vida. Solo sé tú misma y sigue así. No puedo decirte la cantidad de tiempo y energía que ahorrarás y cuánto más feliz serás.


2) Cuando él diga que no te quiere, créele. No te quiere.

Esto es todo. El resto de errores que vas a cometer harán que valgas tu peso en oro.

 

Te quiero, Em (50)”

 

Esta carta de Emma Thompson da que pensar. Como en toda ficción de viajes en el tiempo que se precie nos enfrentamos a una paradoja espacio-temporal: si la Emma de los 16 se tomase al pie de la letra el consejo, ¿la Emma del futuro tendría el mismo aspecto que la Emma que conocemos ahora? ¿Habría alcanzado las mismas metas, teniendo en cuenta que la suya es una profesión donde el físico importa, y mucho? ¡¡¿Cómo saberlo?!!

 

Si la carta de Emma Thompson me gusta por el buen rollo que exuda, esta otra carta me gusta justo por todo lo contrario: por su mala leche y una auto ironía brutal. Está dirigida a la joven Patsy Kensit, escrita por la Patsy adulta, actriz británica con una carrera llena de altibajos y más conocida por su vida sentimental que por su trabajo, me temo.

 

“Querida Patsy de 16 años,


Adoras la música más que nada en el mundo, tienes verdadera pasión por el rock and roll… Pero eso no significa que tengas que casarte con todos los cantantes que aparecen en los posters de la pared de tu habitación.

Con amor,

Tú más vieja!

Patsy X”

 

Hay que decirlo: Patsy se ha casado 4 veces y sus tres primeros matrimonios han sido con músicos. Primero estuvo casada con Dan Donovan, componente del grupo “Big Audio Dynamite”. Su segundo marido fue Jim Kerr, miembro de “Simple Minds”, con el que tuvo su primer hijo. Después se casó con el vocalista de “Oasis” Liam Gallagher, padre de su segundo hijo. Sí, el cejijunto que en vez de popó caga cuchillas de afeitar (lo sé por la cara simpático que tiene). Y su último ex marido es… ¡un disc jockey! Algunos osados dirían que eso es un músico también.

 

Conclusión: ¡¡Chute de I+D para Correos y Telégrafos ya!!

Blog de ESCRITO POR

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Querido yo…

  1. Grande la carta de Patsy Kensit a su yo del pasado. Pero me temo que seríamos un coñazo tremendo con nuestros pasados y acabarían poniendo nuestras propias cartas en la bandeja de spam, o en el fondo del buzón, como hago yo con las de las clínicas dentales y “el universo del hogar”.
    Mejor que el I+D lo dediquen al teletransporte.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: