Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El Artista anteriormente conocido como Gene

Vale, ya he visto “The Artist“. Sí, he tardado: estas fiestas son un sinfín de compromisos y no encontraba ni el tiempo ni la compañía necesaria para ir a verla (cuando la compañía son sobrinos locos, ya saben…). Pero, por fin, lo hice. Y este es mi brutal y claramente vinculante juicio, que hará que millones de personas decidan o no ir a ver la película:

 

– Es bonita y está guay.

 

A ver: está muy bien, como ejercicio cinematográfico está de sobresaliente y además es muy entretenida, muy especial para los amantes del celuloide clásico y llega. Pero…

 

Aquí vienen los peros (y CUIDADO, que pueden contener algún SPOILER):

 

– …creo que el ejercicio de “cine mudo” y mirada paródico-cómica de esa época, en una visión postmoderna de lo que era un discurso cinematográfico diferente, hace que la película se vea como un sketche largo, como algo que “imita” a una época, desde una mirada lejana. Hay momentos donde ese artificio (artificio encantador, por otra parte) saca más que mete. Momentos donde asistes a eso, a un “trabajo”, a un “número circense” y esto te separa. No es algo radical, que te saque a tortazos (ni a tartazos ni a golpes con un tablón de madera al girarse un carpintero con él despistadamente, que sería lo suyo hablando de una película muda) pero que noté, quizá sutilmente, quizá de forma subliminal.

 

– …creo que el excesivo parecido en temas con “Cantando Bajo la Lluvia” más que acercar en un guiño-homenaje, aleja en un “esto ya lo vi y muy muy bien hecho”. El protagonista (Gene Kelly), la corista que llega a más (Debbie Reynolds), la actriz rubia con supuesta terrible voz a la que el protagonista odia (Jean Hagen), el paso del mudo al sonoro, el musical como salida, el juego metacinematográfico.

 

– …hasta mitad de la película, todo me parecía perfecto: estábamos viviendo una historia cinematográfica acorde a los medios cinematográficos del momento. Es decir: en mudo, en la época del cine mudo. Sí, es una tontería subjetiva, como la que nos hace ver mejor una acción de la posguerra en blanco y negro en televisión y similar, pero funciona. El problema es… (SPOILER) en el momento en el que el cine ya es sonoro. Al principio es estupendo: seguimos al protagonista, un ser que vive todavía en el mundo del cine mudo, en un entorno que ha cambiado. Un “Soy Leyenda” cinematográfico. Ok. Pero, al rato, el artificio que hasta entonces había colado fenomenalmente empieza a sonar, a rascar, a hacerse demasiado presente. Seguimos en el cine mudo hablando de una época donde el cine mudo ya es historia… viéndolo en una sala donde el cine mudo ya no sólo es historia sino prehistoria.

 

Y en fin, a riesgo de parecer el tarado que sale del cine pensando estas cosas (por eso supongo que tengo un blog), estos “peros” son los que me surgieron tras ver “The Artist”. Pero eso sí: también creo que es una película muy entretenida, muy “bonita”, muy divertida y no dejo de recomendarla, sobre todo, a los amantes del cine. Y sí, seguramente lo petará en los Oscar y en los Globos de Oro, porque no hay nada que les guste más a los del cine que una película que hable tan bien y tan bonito de eso: del cine.

 

Y porque, como decía, es recordar “Cantando Bajo la Lluvia”. Quizá la mejor película jamás hecha para los que aman el cine y que significa y muestra todo eso que no somos capaces de transmitir para definir nuestro amor por el séptimo arte.

 

Blog de ESCRITO POR

Anuncios

Navegación en la entrada única

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: