Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Joyas del pasado (8): El fuego y la palabra

Richard Brooks sólo ganó un Oscar en su vida y fue por el guión de ésta película:

El fuego y la palabra (1960) está basada en una novela de Sinclair Lewis y es, como suele decirse, “la radiografía” de un personaje singular: el buscavidas Elmer Gantry. Un pillo de primera categoría que sale adelante gracias a su labia: ora haciendo de vendedor ambulante, ora sacándole los cuartos a las damas, pero siempre con mucha simpatía y encanto.

¿Quién mejor que Burt Lancaster para interpretar a este embaucador?

Él también se llevó un Oscar gracias a ésta película.

Elmer Gantry está un poco cansado de su estilo de vida alegre, que a veces es tan alegre como caminar descalzo por las vías del tren o salir huyendo de los hoteles para no pagar la cuenta.

Llegado a este punto de su vida Elmer conoce a la hermana Sharon Falconer, lo que le provoca algo así como una revelación doble:

1 ) se da cuenta de que la evangelización de la Norteamerica rural es un negociete con el que se puede vivir muy bien.

2 ) la hermana Sharon Falconer… ¡pibón!

¿Quién mejor que Jean Simmons para interpretar a una mojigata fogosa?

Elmer se las ingenia para unirse a la troupe evangélica que dirige Falconer (que será beata, pero no tonta). Y con sus dotes de charlatán pronto se convierte una de las estrellas principales del espectáculo. Todo el mundo le llama “reverendo” y el bueno de Elmer no ha conocido tiempos mejores.

Naturalmente, llega un momento en que las cosas se tuercen. No os cuento más. Tan sólo que ésta es una de las críticas más profundas, inteligentes y respetuosas que se pueden haber hecho a la religión.

El propio Richard Brooks contó su encuentro con la Legión Católica de la Decencia, que se encargaba de elaborar una lista con los títulos de las películas que los buenos católicos debían evitar. Figurar en esa lista marcaba la diferencia entre ganar millones de dólares o no ganarlos.

Dado el tema de su película lo mínimo que se esperaba Brooks es que le escupieran a la cara por fariseo. Por eso se quedó muy sorprendido cuando los de la Legión le expusieron sus condiciones, que consistían en un único cambio: quitar la frase final.

“Te veré en el infierno”.

Una minucia insignificante si se pone en relación con todo lo visto y oído anteriormente.

¿Qué creéis? ¿Que la quitó o que no?

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Joyas del pasado (8): El fuego y la palabra

  1. Angela en Hotel Kafka en dijo:

    Muy buena recomendación. Me la apunto.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: