Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Cosas que no dependen de un guionista

A los guionistas, por costumbre, nos da mucha rabia cuando alguien habla del trabajo de un actor o un presentador atribuyéndole toda la gracia de un personaje.

Por ejemplo: “Hay que ver el Wyoming, es un genio, se le ocurre cada cosa en su programa”. O: “es que claro, el Richard Gere te dice esas cosas y te enamora”… en fin, ya saben.

En las películas, pues más o menos lo mismo. Nos da el ego cuando vemos que la gente persigue películas por su director o sus actores (y a veces por aquello de “de los productores de”!!!) y no se preocupan mucho de “los guionistas de”.

De hecho, somos muy especialitos con los cambios en guión por “lo primero que me pase por la cabeza”. De ahí que los guionistas no seamos muy bien recibidos en los rodajes (coartamos al director y a los actores de esas pequeñas “impros” que tanto les gustan). En programas, también pasa lo mismo con los presentadores: currando tu chiste o tu frase redonda para que al final, se entretengan con algo y le den paso a ese vídeo de cualquier manera.

Pero qué les voy a decir. Yo escribo un guión, uno normal, ramplón, de salir del paso, de esos de darle a la manivela. Y me llega un actor y… le da por… esto… y voy y le tengo que abrazar:

Encima con Camilo Sesto ahí, haciendo de Mameluco Yeyé (y alto). Impagable. La película es, por cierto, “Los Chicos del Preu” (Pedro Lazaga, 1967). Y entre los guionistas figuran Pedro Masó y… José Luis Garci!! Yo no los veo escribiendo esto, la verdad. Sí veo a José Luis haciendo el loco.

Y es que hay genios de la impro. Sí, antes comentaba lo de Wyoming y precisamente él es uno de esos genios (lo que no quita que tenga el guión del día escrito al completo en su tele-prompter cuando llega a las 8 al curro). Pero lo de López Vázquez es que me maravilla (y ya os hablé hace poco de otro aspecto maravillante de él).

Necesito poner otro, de “Operación Cabaretera”, también del 67 (Mariano Ozores como director y guionista), y ya me voy:

Y es que en el cine español de antaño se rodaba muy poco o nada de sonido directo. A parte de por cuestiones económicas, por cuestiones técnicas, todo se doblaba después. De ahí que muchos actores, sobre todo en películas cómicas, fueran maestros de esas improvisaciones. Luego se adaptaba el guión en doblaje metiendo muchas de esas improvisaciones y aprovechando los momentos de espaldas o sin ver la boca bien para meter todo ese texto que no se había dicho en la toma.

En las películas de Mariano Ozores, esto solía ser la norma habitual y contaba Carlos Saura que cuando rodaron “Ay, Carmela”, en la primera secuencia que hicieron con Andrés Pajares, tuvieron que cortar mil veces. La razón: se inventaba el texto y decía incongruencias. Al flipar Carmen Maura y el resto del reparto, además de equipo y director, acabaron por preguntar qué narices hacía. Él les respondió que nada, que qué más daba, si luego se doblaba. Le tuvieron que explicar que no, que ahora se rodaba con sonido directo y que había que aprenderse las frases.

Ay, qué tiempos…

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Cosas que no dependen de un guionista

  1. WTF guionísticos en dijo:

    Esto es más en programas de tele que en el cine, que somos guionistas de segunda, pero también tenemos lo nuestro 😉

    ¿Pero Buenafuente no se escribe sus guiones?

    Andá, ¿los monólogos no los improvisan?

    ¿No le puedes dar una vuelta a este texto?

    Eso no lo diría mi personaje (¡¡eso se lo dice un actor al tipo que ha CREADO el personaje!!)

    Tú que eres guionista, escribe algo en esta tarjeta de felicitación que le vamos a dar a XXX por su cumpleaños

    ¡Me ha pasado una cosa que da para un guión! (Y te la cuentan como si te estuvieran haciendo un valiosísimo regalo)

    ¿Cómo es posible que se necesiten cinco personas para escribir un programa que sólo dura dos horas? Anda que trabajaréis bien poco, pillines.

    Y así ad infinitum and beyond…

  2. Una que no tiene nada que hacer en dijo:

    ¿Alguien ha reparado en que Bud Cort, el de “Harold y Maud, y Camilo Sesto son clavaditos? ¿Y que Oliver Platt parece el hermano gordete y grandón de ambos?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: