Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Woody y su doble rasero en los castings

Siempre me ha hecho gracia que Woody Allen reniegue de los Oscars. Esa leyenda (bueno, hecho) de que prefiere tocar el clarinete que ir a Los Ángeles, ciudad que odia, en otro toque más de su newyorkinismo radical.

Woody reniega de estos premios (aunque acepta encantado otros, como el Príncipe de Asturias, tan arbitrario o más que los Oscar) y defiende su idea de hacer las películas que él quiere sin importarle estos temas. Me parece genial.

Pero luego, llega el hombre y más o menos en cada película, contrata a los nombres más “hot” del momento. A toda una pléyade de intérpretes nominados a los Oscar en las últimas remesas y otros premiados o nombres de moda. Ya vimos su idilio con Scarlett Johanson, películas menores con Hugh Hackman, Collin Farrel, otras con Larry David, Javier Bardem…

Por ejemplo, para su inminente estreno de “Midnight in Paris“, Woody cuenta con Marion Cotillard, Michael Sheen y Adrian Brody. Y claro está, el fichaje más sonado, la ganadora del premio “Primera Dama”, Carla Bruni.

Y ahora descubro que para su siguiente proyecto (en Roma), trabajará otra vez con Ellen Page y Jesse Eisenberg. Además de con Alec Baldwin. Que mira, lleva ahí mil años el hombre, pero no es casualidad que sea ahora, tras su éxito con 30 Rock (y sus múltiples Emmys), que Woody le llame.

Y es que Woody es fiel a sus principios de autor, pero inteligente a sus intenciones de actores: sabe que todos los actores se pirran por tener en su currículum una película del maestro y que le proporcionarán algo de taquilla, tan necesaria para seguir su ritmo anual.

De hecho, en este último proyecto, también cuenta con Penélope Cruz. En este caso no es que Woody aproveche el tirón mediático de la actriz (que también, ahora que va a estar de moda con Piratas del Caribe), sino que fue una de las piezas claves de él: gracias a Vicky Cristina Barcelona, Pe ganó un Oscar.

Al final, la impresión que me da es que Woody escribe sus historias pensando simplemente en su obra, en que le gusten, en disfrutar su creación palabra por palabra sobre papel. Es la parte artística. Y luego, las ejecuta con la intención de que su éxito comercial sea el suficiente para poder seguir escribiendo, que es lo que disfruta. Así que, para este proceso, está dispuesto a entregar la interpretación de sus películas a lo que dicten la moda, la cartelera o los premios. Pensando en la parte industrial.

Esa falta de ensayos, esas puestas en escena casi no comentadas con su reparto que llega al rodaje un poco a la aventura, esa presuposición de que el actor ya llegará con su trabajo hecho y que, si vive de esto, es porque es lo suficientemente profesional como para defender su texto…

Ya pasó el tiempo de repartos de confianza entre amigos. Llegó el tiempo de la supervivencia. Del “que pueda seguir así años”. De hecho, hace tiempo que hablaba de aparecer menos en cámara (desde 2006 en Scoop que no lo hace) y en su siguiente proyecto, lo volveremos a ver.

Y bienvenido sea si eso permite ver más películas del pequeño neoyorquino. Por ahora, ya tengo ganas de ver qué pasa en Cannes con la que comentábamos:

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Woody y su doble rasero en los castings

  1. Aiiis, yo creí que ibas a hablar de que Woody Allen está echando culo con los años, pero es porque he leído mal el título del post. Aún así una teoría muy interesante esa de que al genio lo que le interesa es escribir más que rodar.

  2. Adrián el de siempre en dijo:

    No te voy a negar un poco de razón en lo que apuntas de sus procesos de casting, pero Allen suele justificar sus elecciones diciendo que les vio en esta o aquella película y quiso trabajar con ellos. O sugerencias de Juliet Taylor. Ten en cuenta también que nos descubrió a Lucy Punch o a Hayley Atwell, así que yo no hablaría de doble rasero.

  3. Al Swearengen en dijo:

    No se si Allen disfrutará o no rodando, eso es cosa suya.
    Lo que si se es que dirige muy, muy bien y que se habla poco de ello.
    Un pequeño apunte, querido Escrito: Alec Baldwin ya trabajó con él en “Alice”.

    Saludos!

  4. Ramón Glacé en dijo:

    Yo, con lo que alucino, es con el hecho de que la primera dama de Francia, intervenga en una película, sea de quien sea… Es lo mismo que con Chuache, que leo hace poco que está dudando entre seguir haciendo sus paridas en cine, o bien aceptar múltiples cargos que se le ofrecen, incluyendo uno aquí en Europa. ¿Pero esto qué es…? ¿Qué falta de seriedad es esta…?
    ¿Es que a todo el mundo le parece normal esta locura?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: