Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Un señor se va a enfadar

Un señor se va a enfadar. ¿Qué señor? Este señor:

¿Os habéis quedado igual?

Pues éste señor es William Goldman. Una vaca sagrada entre los guionistas de Hollywood (ved su ficha de imdb y sabréis porqué), autor además de algunos libros memorables. Uno de ellos contiene la frase “nadie sabe nada” que si la habéis oído tantas veces como yo puede que hasta le hayáis cogido un poquito de asco (a la frase, no a Goldman).

Resumiendo: que Goldman es tan conocido y exitoso que me da pereza añadir nada más, así que vayamos directamente a la acción.

Pero antes, unos breves antecedentes: William Goldman, como guionista, y Robert Redford, como actor, hacen juntos una película que es un taquillazo. Suponemos que forjan su amistad en aquella época, cuando se encontraban por los pasillos y se señalaban con el dedo: “tú eres grande, tío”. “No, tú sí que eres grande”, “pero tú un poquito más”, “y a Paul Newman que le jodan, por guapo”.

Esa amistad les dio para muchas barbacoas (esto me lo estoy inventando) y para dos películas más: ésta y ésta otra (no me lo invento).

Sin embargo poco después se ponen a hacer Todos los hombres del presidente y dejan de ser amigos. Es decir, que tenemos un cómputo total de 4 películas, 7 años de amistad y 34 de fría indiferencia.

¿Indiferencia? Hasta ahora, sí, pero el próximo 3 de mayo se pondrá a la venta una biografía en la que Robert Redford habla de lo que pasó.

Veremos a ver si después de leerla William Goldman sigue mostrándose tan esquivo con el asunto, tal y como relata este periodista:

“Está profundamente infeliz con Todos los hombres del presidente, la película con la que ganó su segundo Oscar. Esto puede ser porque le presionaron para añadir un interés romántico a la historia. (Las mujeres nunca juegan un gran papel en los guiones de Goldman; únicamente en Misery, donde Kathy Bates interpreta a una campechana psicópata). Cuando es preguntado por Todos los hombres del presidente, él simplemente cambia de tema”.

A Goldman no le gusta que le saquen el tema, y mucho me temo que ahora se va a topar con él más a menudo. Vanity Fair, que es quien publica las memorias de Redford ha sacado a la luz unos extractos de la biografía, a modo de adelanto (*):

“El proyecto se empezó a mover después de que yo hablara por primera vez con Bob Woodward. Después del encuentro en Washinton él vino a mi apartamento. Cuando supe que él y Carl Bernstein iban a venir, se lo dije a mi amigo Bill Goldman. Bill dijo “me encantaría escucharles”, así que Bill estuvo allí con Bob, Carl y conmigo. Y por supuesto el relato fue mágico y de una tremenda importancia nacional. Pero yo estaba interesado también en Bob Woodward como persona. Él era peculiar. Tenía gestos extraños. Me gustaba eso. Cuando se fue le dije a Bill: “Aquí hay una película. Estos tíos. Sus personalidades”. Le hice esta observación a Bill sin ninguna intención. No quise decir que él debía involucrarse en el proyecto, y no estaba sugiriéndole que fuera el guionista”.

(Esto último que dice Redford he de confesar que me suena poco creíble. No es que quiera ponerme del lado del guionista pero, ¿tengo que creerme que Goldman se puso a escribir el guión de Todos los hombres del presidente a causa de una especie de malentendido? ¿Qué es esto, un capítulo de Larry David? No sé, no sé… El caso es que Goldman presentó una primera versión, y según Redford, no fue del agrado de nadie. A Goldman le tocó reescribir.)

“Tenía la impresión de que nadie se lo tomaba en serio. Bradle (periodista del Washington Post implicado en los hechos) sentía que era simplista, como otro Butch Cassidy, y eso era muy preocupante. Era una situación difícil, ya que la actualidad del caso seguía su curso y nos hacía perder terreno”, dice Redford. Después de considerar seriamente a Michael Ritchie y Sydney Pollack como potenciales directores, Redford hizo un trato con Alan J. Pakula, quien acababa de dirigir otro film sobre conspiración y periodismo, El último testigo. Cuando Goldman entregó el guión reescrito a Pakula… “Perdimos la esperanza”, dice Redford, “Alan odiaba el guión e inmediatamente llegamos a un acuerdo para reescribirlo nosotros mismos, ya que supimos que Goldman estaba ocupado escribiendo Marathon Man para John Schlesinger. Yo estaba furioso. La amistad que teníamos se había terminado, y eso me entristecía, pero había que hacer la película”. Redford reservó habitaciones por un mes en el Hotel Madison. Pakula y él se quedaron allí para arreglar el guión de Goldman. “Bill contribuyó con el principio y con el final. Eso no cambió. Y puede que ganara un Oscar por la película, pero su colaboración no llegó más allá”

No sé donde he leído que según Redford la aportación de Goldman al guión es de un 10%. ¡Y le dieron un Oscar! Si esto es verdad, no me extraña nada que a Goldman se le tuerza el culitrampis cada vez que le preguntan por la película.

La pregunta es: ¿replicará Goldman?

Esperemos que sí.

(*) El traductor del blog me ha reclamado vacaciones de Semana Santa (“ahí te quedas”, han sido sus palabras textuales, y se ha ido a la playa), así que las traducciones de este post corren por mi cuenta y riesgo. Eso sí: si pensáis que no se me ha dado mal y que puedo valerme por mí mismo, decídmelo, y cuando el muchacho vuelva de Cullera le pongo de patitas en la calle.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Un señor se va a enfadar

  1. Sr. de las Moscas en dijo:

    Impresionante intríngulis, oiga. No hay nada como una buena catfight entre divas.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: