Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Cómo se desmonta una familia

El otro día tuve una pesadilla. Soñé que era un muchacho de 18 años. Vivía en una buena casa, con una buena familia, en un buen barrio.

Soñé que a mi padre le pillaba la poli un montón de revistas porno y que venían a quitárselas. Como yo era muy ingenuo creía que las requisaban porque eran demasiadas.

Luego descubría que en esas revistas aparecían niños y veía a mi madre llorando en la cocina. No obstante, se limpiaba las lágrimas y acompañaba a su marido al psicólogo, mientras que mis hermanos y yo nos chocábamos en el pasillo sin mirarnos a la cara.

Pero la pesadilla no terminaba ahí.

La policía no se quedaba satisfecha con las revistas. Seguía investigando hasta sonsacar a unos críos. Esos chicos decían que mi padre les violaba. Eran los alumnos que venían a casa a tomar clases de informática.

Como yo era su ayudante en las clases a mí también me acusaban. La policía nos detenía. Los periodistas nos fotografiaban.

Mi hermano mayor me visitaba y yo no tenía ropas limpias con que recibirle. Siempre que me cambiaba los otros presos me las meaban. Al parecer es lo que se hace con los pederastas (así es la cárcel en mis pesadillas).

Al cabo de un tiempo conseguíamos una fianza. Volvíamos a casa pero mi padre ya no era bien recibido en su dormitorio. Mis dos hermanos nos apoyaban pero mi madre no sabía qué creer.

No sabía si mi padre era culpable o inocente, por aquello que pasó de las revistas. Y yo pensaba: “si ella cree lo que dicen de mi padre esos niños también debe creer lo que dicen de mí”.

Mi padre lo juraba una y otra vez: “Somos inocentes”.

Los cuatro hombres de la familia nos concentramos en trabajar la defensa mientras mi hermano mayor grababa con su cámara nuestras reuniones y las discusiones que tenía con mamá. Él confíaba ciegamente en mi padre y ella se había vuelto su enemiga.

Todo iba muy mal pero aún así nosotros seguíamos haciendo bromas. Nos poníamos delante de la cámara y contábamos chistes sobre lo negro que pintaba nuestro futuro. Bailábamos y nos reíamos juntos. Porque sí. Porque era lo que siempre habíamos hecho. Nos evadíamos.

Era como decir: “nos pueden quitar todo, pero no nos pueden quitar esto”.

Entonces llegaba el juicio de mi padre. El abogado y mi madre le presionaban para que se declarase culpable, porque pensaban que eso me beneficiaría a mí.

Él se enfadaba muchísimo y arrojaba una silla contra la pared.

Yo entendía que mi padre se enfrentaba al dilema más importante de su vida pero al mismo tiempo sentía que no podía ayudarle. Me espantaba la idea de que se me acercara, que me llevara a un rincón y con lágrimas en los ojos me preguntara: “¿qué hago, hijo? ¿qué debo hacer?”.

Por supuesto, lo hizo.

Entonces desperté. Y respiré aliviado porque me di cuenta de que yo no soy Jesse Friedman.

Si queréis saber como sigue la pesadilla ved Capturing the Friedmans.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Cómo se desmonta una familia

  1. Compradla que está en DVD 😉

  2. Muy recomendable, y al mismo tiempo tan inverosímil que no enseña -no aprendes- nada. Te enajenas demasiado de ellos.

  3. Araceli Iglesias en dijo:

    Sí señor!!! Buen documental. Yo estuve unos meses también que soñé un par de veces con esta pesadilla. Me pareció horrible. Y me parece que sí, sí que enseña cosas… el límite del juego con las emociones, la verdad absoluta o no, o el no límite de la persecución de los medios de comunicación. Siempre te queda la duda de si… y si… y después: ¡Qué horror!

  4. don Mendo en dijo:

    Me he quedado impresionado y con muchas ganas de verlo

  5. El Señor de las Moscas. en dijo:

    Estupendo. Me lo apunto en mi lista de pendientes, que es larga y se dilata hasta el virtual infinito cual horizonte de sucesos de agujero negro. Añado tu link a mi lista de blogs, con tu permiso. Y Orejudo me aceptó, por cierto; gracias por el aviso. Un saludo.

  6. Cristina en dijo:

    Es increíble!! la vi en su momento y el recuerdo que ahora tengo es no sólo la historia, sino cómo la trató los medios de comunicación. O eso creo recordar..

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: