Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

E.T., 29 años después

¿Os acordáis de esa niña rubia tan mona que salía en E.T.? Seguro que pensáis en mí como en “la hermana de Elliot”, pero tengo un nombre. Me llamo Gertie y he crecido mucho. Si eres un varón heterosexual de más de doce años, terrestre o extraterrestre, dudo mucho que puedas pensar en Elliot cuando me miras. Dicho de otro modo: que estoy buena.

Bueno, dejémoslo en “medio buena”. Hace tiempo que leo este blog y sé que os gusta llevar la contraria. Me aburre la polémica que sois capaces de generar por un puto matiz. “Medio buena” creo que no ofenderá a nadie.

Cuando cumplí los quince años Elliot dejó de ser “el niño marciano” para convertirse en “el hermano de Gertie“. No penséis que le molestó perder protagonismo. Al contrario. Las etiquetas pesan como una losa en nuestro barrio. Mi hermano estaba hasta las narices de que le recordasen todo el rato lo del extraterrestre, hasta el punto de que llegó a aborrecerlo. Un día encontré mi muñeco E.T. ahorcado en el armario. Le conté 17 puñaladas en su cuerpecito. Sé que lo hizo Elliot pero nunca se lo he echado en cara.

Lo que nunca comprendí es por qué la gente asumía que Elliot era “el niño E.T.”, si viendo la película atentamente está clarísimo que el lazo más fuerte lo estableció conmigo. Eso es así se pongan como se pongan los fans de la película. La prueba es que después de 29 años la única de la familia que sigue en contacto con él soy yo.

Después de que viniera a recogerle su nave espacial aquella noche que todos sabéis, nos perdimos la pista por un tiempo. Pero luego empezó esta movida de Internet y yo me abrí una cuenta de correo como todo hijo de vecino. Un día la recibí: una felicitación de Navidad de E.T. ¡Más mono! Me la envió en Mayo, pero tenéis que entenderle, en su casa se rigen por otro calendario.

Así estuvimos durante muchos años, escribiéndonos e-mails, intercambiando enlaces de chorradas, vídeos de gatitos… Todo muy inocente, hasta que un día recibí una cámara web. Me la había comprado él y quería que la instalara. Fue maravilloso vernos las caras otra vez.

Al principio comentó que me notaba muy cambiada. Se ve que el pobre esperaba encontrarse con la misma chiquilla de 1982. Pero enseguida se acostumbró y empezó a meterme fichas: que si soy muy guapa, que las mujeres de su planeta no le llenan… A mí, qué queréis que os diga, me hacía gracia tanto halago. La vanidad ha sido siempre mi punto débil.

Un día me propuso un juego: como él siempre está desnudo y yo siempre voy vestida que por qué no lo hacíamos al revés, para variar. Es decir, que yo tenía que ponerme en pelotas delante de la webcam y él con algunos trapos que encontrara por ahí. Lo hicimos y fue… no sé. Liberador. Desde entonces siempre nos conectamos así.

Ahora llevamos un negocio a medias. Por lo visto a sus congéneres les llama mucho la atención eso de ver a una chica sexy de otro planeta, así que abrimos una página web (www.gertielahumana.com) y dejo que me miren desde allá unas horas cada día. Soy muy famosa en ese planeta. Aquí me daría vergüenza hacer una cosa así, pero estando mi clientela tan lejos… ¿qué más me da?

La verdad es que nunca me había sentido tan especial como me siento ahora. Me estoy planteando lo de vivir allí, pero no es fácil. Tengo que pensármelo un poco más. A lo mejor el año que viene.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “E.T., 29 años después

  1. ¡Me borraron mi comentario! No entiendo el por qué… no era grosero ni ofensivo, solo creativo e, intentaba estar a la altura del artículo.
    No volveré a postear acá.

  2. Escrito por en dijo:

    Yo tampoco sé por qué lo borraron, Mau. Lo siento mucho pero no depende de mí. Seguramente estaban borrando spam y el tuyo lo borraron sin querer.

  3. Antonio Gasset Dubois en dijo:

    Mau: sé cómo te sientes, pues lo he sufrido en mis propias carnes.

    Escrito Por: eres un cínico. Ahora resulta que hay unos “duendecillos malos” que borran los comentarios de TU bitácora sin que tú lo sepas ¿no?.

  4. Escrito por en dijo:

    Hay unos duendecillos no malos pero sí humanos (y que por lo tanto se equivocan a veces) que borran el spam. Y luego estoy yo, que borro sólo tus comentarios. Y lo hago porque sí, porque me apetece.

    Ya te expliqué una vez que lo privilegiado que eres.

  5. Mau,

    Soy el responsable de que tu comentario haya desaparecido. Efectivamente, como dice Escrito Por, nos dedicamos a borrar spam de los blogs, y por equivocación hemos borrado uno tuyo.

    Te pedimos disculpas y animamos a seguir participando.
    Saludos,

  6. Bien. Disculpa aceptada.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: