Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Tarantino, te presto mi casa

He leído por ahí que Tarantino ha demandado a Alan Ball.

Los motivos vienen explicados en esta carta escrita, al parecer, por el propio Quentin.

Los resumo: Alan Ball tiene un zoo de guacamayos en su mansión y Quentin es “incapaz de hallar la paz en su propia casa” por los “alaridos y chillidos infernales” que “suenan como los emitidos por un perodáctilo, tan prehistóricos que hielan la sangre”.

“Uno podría suponer que, como guionista, el Sr. Ball entendería la necesidad de paz y silencio que conlleva este trabajo, pero estaría equivocado”.

Esta noticia me conmueve, Quentin, porque gracias a ella he sabido que eres como yo: un psicótico.

Lo digo porque a mí también me molesta el ruido para trabajar. Cualquier ruido. No puedo escribir ni media línea si tengo sonidos de fondo: ni tele, ni radio, ni el canto del tucán. Ni siquiera música clásica.

Por eso he ideado un sencillo arreglo entre nosotros: como ahora no tengo nada importante entre manos, si quieres, te presto mi casa. Éstas son las características:

Apartamento coqueto en España, entre 20 y 70 metros cuadrados según quien los cuente (mi casero o yo), dos habitaciones luminosas y el resto en tinieblas, caldera con obsolescencia programada anualmente (a pagar entre 300/400 pavos cada reparación) y, atiende Quentin porque he aquí la característica que más te interesa: silencioso.

Muuuy silencioso (salvo a veces). El sueño de cualquier guionista psicótico.

Vente a mi kendor a terminar el guión del spaguetti-western ése que estás escribiendo.

Mientras, yo me puedo coger un avioncito para tu casa, que no te quiero molestar. La he buscado en google maps y creo que me apañaré bien en tu choza:

No hay problema con los guacamayos del vecino porque no pienso escribir ni un puta línea en todo lo que dure mi estancia en Los Ángeles.

¡Por cierto!

¿No pensáis que Alan Ball y Ricky Gervais se parecen lo mismo que un guacamayo a una cotorra?

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Tarantino, te presto mi casa

  1. No sé si un guacamayo y una cotorra se parecen, porque del mundo aviar creo que sólo distingo a la paloma, la gallina y el avestruz, pero si lo que quieres decir es que son clavaícos, pues sí, lo son. ¿Serán familia? o ¿irán al mismo cirujano?

  2. francisco en dijo:

    pero lo estas estafando a quentin!!!! no le dijiste que hay un señor que va a ir de vez en cuando al departamento, tocando el timbre y diciendo que ese es su departamento.

  3. apelikeme en dijo:

    Es un trato justo.

    .. aunque yo habría jurado que un guacamayo es una fruta..

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: