Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El estilismo definitivo

La pregunta es sencilla: si tuviérais que elegir a un personaje de ficción para vestiros como él durante una temporada larga o para el resto de vuestras vidas… ¿a quién escogeríais?

Ya me imagino, como si lo viera, que muchos de vosotros tiraréis por aquí:

Y lo entiendo. Pero me parece que no habéis meditado bien la pregunta. Habéis ido a lo fácil. A lo obvio. Muy bien, pero ¿realmente podríais vestir así TODOS los días? ¿De verdad estáis preparados psicológicamente para ir a la oficina, a la compra, a la consulta del médico, a tomar una caña y a todos lados vestidos como Barbie y Ken elegantes? ¿Soportaréis la presión de no pasar nunca desapercibidos?

Yo no podría. Y os aseguro que he pensado mucho sobre el tema. Porque si hay una rutina de la que prescindiría con gusto es la de elegir que me echo sobre el cuerpo todas las mañanas. Estoy harto de mi ropa y de pensar en cómo combinarla. Es como si todos los días tuviera que hacer el mismo rompecabezas, sólo que unos días algunas piezas están sucias y otros días se están secando sobre el radiador. ¡Pegadme un tiro, pero no me sometáis a esta tortura!

Si por mí fuera, iría con taparabos en verano y con batamanta en invierno. No lo hago porque no tengo lo que hay que tener: valentía y una seguridad en mí mismo forrada en corchopan. Imaginaos el drama: ¡No puedo ser yo mismo!

Y como no puedo, he elegido un personaje cuyo estilismo no me importaría copiar. Dadme todos sus trapos y así ya no tendré que pensar en este tema nunca más:

Cosmo Kramer, de Seinfeld.

Me agradan sus camisas desenfadadas, sus pantalones anchos y sus chaquetas de indigente. Los que diseñaron su vestuario contribuyeron a crear el personaje tanto como el propio actor o como el mismísimo Larry David. Vestir como Kramer es ser Kramer: una forma de afrontar la vida, con despreocupación, nihilismo, yendo cómodo y siendo cool sin pretenderlo.

Seinfeld, George y Elaine representaban la sensatez. Tenían sus particularidades, sí, pero estaban en el mundo, o al menos se esforzaban por adaptarse a él. Kramer, no. Kramer vivía en la luna. Y al no intentar regirse por la moda es el único look de la serie que no se ha quedado desfasado.

El que ríe el último ríe mejor.

Anuncios

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “El estilismo definitivo

  1. Pablo Fernández en dijo:

    Como Sean Connery en Zardoz

  2. LIKIDADOR en dijo:

    como Orzowei

  3. No todo está en la ropa. Para ser como Kramer hay que llevar su peinado. Si no, no vale.

  4. Al Swearengen en dijo:

    Como El Hombre Invisible

  5. Maestro Ciruela en dijo:

    No está nada mal lo de Don Draper (Jon Hamm), pero yo aumentaría el nivelazo y me decantaría por Mark Rutland (Sean Connery).
    Lo de Cosmo Kramer, me niego a considerarlo siquiera…

  6. Como Shane (Kate Moenning) de The L word.

  7. Loca por el vestuario de cine, me vestiría de Katherine Hepburn en La fiera de mi niña, de Grace Kelly en La ventana indiscreta, de la replicante que interpetraba Joanna Cassidy en Blade Runner, de Madame de Tourvel y sus ropas delicadamente envejecidas en Las amistades peligrosas…

  8. a cualquiera de los hijos de la anarquía, no cambiarían mucho mis pintas, la verdad (menos el prota, sí, ese que anda como un negro de baltimore oeste y que tiene de motero lo que yo de juventudes del PP).

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: