Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Arriba con De Niro nirorí, rorí, abajo con De Niro nirorero…

El otro día cayó en mis manos un texto marciano, publicado por pagina12.com.ar: eran las respuestas de un entrevista que Robert De Niro (ese actor de “comedias tontas” para varias generaciones que desconocen su anterior legado) concedió a un reportero de Esquire (esa revista que al parecer mola decir que lees ahora, en nuestro país), pero en una web argentina, por lo que estaban escritas a su modo de hablar.

Era extraño. Porque uno está acostumbrado a oír hablar a argentinos… y a oír hablar a De Niro. Y tanto en la versión doblada española (tantas veces parodiada) como en la original, pues… no pega, ¿no?

Pero bueno, aunque a veces uno lea “Envejecés y te volvés más cauteloso.”… que te dan ganas de añadirle un “locoooooo, visteeeee?”, de tontuna, como los “ejque” que le añadirías a uno con acento madrileño, la “pseudo” entrevista tiene sus cositas curiosa. Ilustro con un par (de cosas):

“Si tomás un atajo, la gente se va a dar cuenta y se va a sentir engañada. Es como una película: acumulativamente, todos los atajos y los engaños restan algo de la textura.”

“Alguna gente entiende lo que es crear algo especial, y otras piensan en qué es lo que pueden sacarle.”

Y también curiosidades cinéfilas, como:

“Construimos una pared de goma para la escena de la cárcel en Toro salvaje. Era una gomaespuma dura. Estrellar la cabeza contra una pared verdadera no hubiera sido posible. Había que hacerlo hasta quedar contentos.”

Aunque todo esté rodeado de frases marcianas sin anclaje contextual, que me dejan un poco alucinado, del tipo:

“No pude entrar a ver Avatar en el IMAX 3-D”
“La realidad es este momento”
“Atravesás muchas fases diferentes en la vida. Solía comer postres todo el tiempo de chico. Ahora no como mucho postre. Excepto cuando estoy en restaurantes especiales y me digo: Bueno, estoy acá, tengo que comer el postre.”

Es como si mezclaras a Confucio con un señor tarado. Pero bueno, tú mandas, Bobby.

Eso sí, hay un trozo interesante y mal editado, en el que se transcribe una cosa que contaba Jody Foster, respecto al rodaje de Taxi Driver y su preparación con De Niro. Lo añado:

Para el momento en que me dieron el papel en Taxi Driver, ya había hecho más cosas que De Niro o Martin Scorsese. Había estado trabajando desde los tres años. Así que aunque tenía sólo 12 años, sentía que era la veterana allí.

De Niro me llevó a un lugar aparte cuando empezamos a filmar. Me pasaba a buscar por mi hotel y me llevaba a diferentes restaurantes. La primera vez básicamente no dijo nada. Sólo murmuraba. La segunda vez comenzó a repasar las líneas conmigo, lo cual era bastante aburrido porque yo ya me las sabía. La tercera vez, repasó las líneas conmigo otra vez, y ahora estaba realmente aburrida. La cuarta vez, repasó las líneas conmigo, pero empezó a irse para otro lado, sobre ideas completamente diferentes dentro de la escena, hablando sobre cosas muy locas y pidiéndome que siguiera su improvisación.

Así que empezamos con el guión original y él luego se iba por una tangente y tenía que seguirlo, y entonces era mi trabajo encontrar eventualmente el espacio para devolverlo a las últimas tres líneas de texto que ya habíamos aprendido.

Fue una revelación enorme para mí, porque hasta ese momento yo creía que ser un actor era tan solo actuar naturalmente y pronunciar las líneas que había escrito otro. Nadie jamás me había pedido que construyera un personaje. Lo único que habían hecho para dirigirme era decir algo como “Decilo más rápido” o “Decilo más lento”. Así que era una sensación completamente nueva para mí, porque me di cuenta de que actuar no era un trabajo tonto. Yo creía que era un trabajo tonto: alguien escribía algo y vos lo repetías. ¿Qué tan tonto era eso?

Hubo un momento en algún restaurante, en algún lugar, en el que me di cuenta por primera vez de que era yo quien no había estado aportando demasiado a la mesa. Y sentí una excitación de esas en las que transpirás y no podés comer y no podés dormir.

Me cambió la vida.

Como soy tontaco, he puesto en negrita unos trozos que me parecen inquietantes, sin más. Pero del resto, me crea también inquietud el resumen de “yo creía que era un trabajo tonto: alguien escribía algo y vos lo repetías”.

A ver, Jodie. Que sí, que lo de improvisar y “explorar”, eso que os gusta tanto a los actores, está genial (sobre todo -o mejor dicho, sólo- cuando son actores de vuestra talla) pero… no es un trabajo tonto seguir el guión. Interpretarlo, más bien. Es más, no es repetir como un loro: es interpretar. De ahí lo de que seáis intérpretes y no autores.

Pero bueno, que todo sea porque estos dos pasen el tiempo en las cafeterías delirando sobre la escena. Luego habría que oír la versión de Marty sobre el tema. Eso tampoco lo cita el enlace.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Arriba con De Niro nirorí, rorí, abajo con De Niro nirorero…

  1. levothroid en dijo:

    Pues qué decepción saber que los cabezazos en Toro Salvaje eran a una pared de gomaespuma. ¿Cómo es eso, hombre? Un actor como dios manda se hubiera machacado los cuernos contra el cemento. De Niro, has bajado muchos puntos.

  2. mapachito violento en dijo:

    Desconfío de alguien que a los 12 años pensaba todo eso, ¡Pobres niños talentosos! Me quedo con algunas interpretaciones y paso de su persona. FIcción 1 – Realidad 0. Interpretaciones que pudo hacer gracias a que alguien (tonto o tontaco) tuvo esa idea y creó personajes fascinantes.

  3. No entiendo de cine tecnico pero reconozco a un gran actor, como lo es Robert de Niro.
    Viendo una pelicula en la que hacia de sacerdote,me lo crei tanto que mi conciencia…….se removio.Soy cristiana;tb , vcatólica

  4. spunkmayer en dijo:

    Estáis a la que salta, ¿no?

    Precisamente lo que creo que quiere decir Jodie (que así es como se escribe) es que hasta cierto momento pensaba que el trabajo del guionista y del actor eran mecánicos: uno escribe, el otro recita, y ya; pero a partir de esa anécdota se dio cuenta de que el guión eran ás que palabras que recitar, que había algo que se tenía que sacar, y que los actores tienen ese trabajo.

    Los guionistas son/somos/sóis autores, vale, pero reducir al actor a la marioneta que recita lo que está escrito me parece tan simplificador como decir que el guionista es el escriba del director.

  5. Escrito Por en dijo:

    Spunkmayer, estás diciendo lo mismo que yo: El actor es intérprete, no autor. No he dicho nada de marionetas, bla, bla, bla…
    Pero sí, aquí ya sabes que estamos a lo que salta, que la vida a veces es aburrida y la Navidad acrecenta la mala leche!
    Y gracias por lo de Jodie!

  6. spunkmayer en dijo:

    Siento si parecía brusco, es que con la Foster me ciego. Yo creo que a veces -a veces, y en gente como ella- sí son autores: crean de allí de donde incluso parece que no hay más que acciones sin importancia. Los créditos de “El silencio de los corderos”, por ejemplo, me parece éso. Algo que en otra peli hubiera sido una simple descripción de acciones, gracias a que Tally, Demme y Foster entienden lo que pueden sacar de ahí, se convierte en un miniestudio de personaje bajo una escena de aparente tránsito. Yo creo que una intérprete al uso ahí se hubiera limitado a correr, porque es lo que parece que pone en el guión: Starling corre.

    Sin acritud. Es que a veces esas comillas en “explorar” e “improvisar” parecen denotar una condescendencia que tampoco queremos para nosotros.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: