Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Derechos del espectador (el post perdido de Escrito por)

(Hace algunos meses publiqué este post. Más tarde me puse a bucear en las entrañas del blog buscando algo, ya no recuerdo qué, y por error lo eliminé de mi archivo. De repente, ¡plop!, el post desapareció. Mi torpeza lo barrió de la blogosfera, como si nunca hubiera existido. Afortunadamente, guardaba una copia de él en un documento de word lo cual, os lo juro, no es habitual. Llevo cuatro años escribiendo en este blog, con un promedio de cuatro publicaciones a la semana. Es muy poco lo que intento conservar para mí, no llegará ni al 2% y en su mayor parte la conservación obedece a razones prácticas más que a otra cosa. Por ejemplo en este caso tenía una copia en word porque cuando empecé a escribirlo no tenía a mano una conexión a Internet. Es igual. En cualquier caso aprovecho que hoy me siento un poco vago para volver a colgarlo y vuelva a formar parte así del archivo del blog. Buenas noches y feliz Navidad)

————————————————————————————–

¡Agente, conozco mis derechos!

Daniel Pennac en su ensayo Como una novela dice que el lector tiene 10 derechos. Son estos:

1. El derecho a no leer.
2. El derecho a saltarnos las páginas.
3. El derecho a no terminar un libro.
4. El derecho a releer.
5. El derecho a leer cualquier cosa.
6. El derecho al bovarismo (enfermedad de transmisión textual).***
7. El derecho a leer en cualquier sitio.
8. El derecho a hojear.
9. El derecho a leer en voz alta.
10. El derecho a callarnos.

Me parece correcto. Creo que he ejercido todos y cada uno de ellos. El décimo el que menos. El 2 y el 3, mogollón. El 6 es mi forma de vida.

Cuando leí estos derechos del lector me pregunté si se podría hacer una traslación literal (o casi) al consumo audiovisual. Veamos:

1. El derecho a no ver.
2. El derecho a saltarnos escenas.
3. El derecho a no terminar una película.
4. El derecho a ver cien veces la misma.
5. El derecho a ver cualquier cosa.
6. El derecho al bovarismo (enfermedad de transmisión visual).
7. El derecho a ver en cualquier sitio.
8. El derecho a ojear.
9. El derecho a hablar con los personajes.
10. El derecho a callarnos.

No queda mal. Yo añadiría algún derecho, como por ejemplo…

“derecho a montar un pollo en el cine si la proyección o los espectadores no cumplen con lo que se espera de ellos”.

o…

derecho a creer que tú lo harías mejor

Claro, ¿por qué no? ¿Si tú fueras Ridley Scott no habrías rodado más películas como Blade Runner? ¿Y qué hace Terry Gilliam perdiendo el tiempo con Parnassus y moñeces? ¿Por qué no busca algo más del estilo de 12 monos o Brasil? ¿Y qué me decís de George Lucas? ¿Cómo se le ocurrió si quiera tolerar esa aberración de Jar Jar Binks?

Confío mucho en vosotros para hacer más larga esta lista de derechos del espectador. Siempre he querido verme esposado contra un coche patrulla para poder gritar “¡agente, conozco mis derechos!”. ¿Qué cara pondría si le recitara estos derechos?
—————————————————————————————————–

(***Aclaración: esto es lo que explica Pennac sobre el derecho nº 6, el bovarismo lector:

“Eso es, grosso modo, el bovarismo, la satisfacción inmediata y exclusiva de nuestras sensaciones: la imaginación brota, los nervios se agitan, el corazón se acelera, la adrenalina sube, se producen identificaciones por doquier, y el cerebro confunde (momentáneamente) lo cotidiano con lo novelesco. Es nuestro primer estado colectivo de lector. Delicioso. Pero bastante pavoroso para el observador adulto (…) Es de sabios reconciliarnos con nuestra adolescencia; odiar, despreciar, negar o simplemente olvidar el adolescente que fuimos es en sí una actitud adolescente, una concepción de la adolescencia como enfermedad mortal. De ahí la necesidad de acordarnos de nuestras primeras emociones de lectores, y de levantar un altarcito a nuestras antiguas lecturas. Incluidas las más «estúpidas». Desempeñan un papel inestimable: conmovernos de lo que fuimos riéndonos de lo que nos conmovía. No hay duda de que los muchachos y las muchachas que comparten nuestra vida ganan con ello en respeto y en ternura. y luego decirse también que el bovarismo es -junto con algunas más- la cosa mejor repartida del mundo: siempre la descubrimos en el otro. No es extraño que a la vez que vilipendiamos la estupidez de las lecturas adolescentes, colaboremos en el éxito de un escritor telegénico, del que nos burlaremos tan pronto como haya pasado de moda. Las modas literarias se explican ampliamente por esta alternancia de nuestros entusiasmos iluminados y de nuestros repudios perspicaces. Jamás crédulos, siempre lúcidos, pasamos el tiempo sucediéndonos a nosotros mismos, convencidos para siempre de que madame Bovary es el otro.” )

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Derechos del espectador (el post perdido de Escrito por)

  1. Genial el post Escri.
    Gracias por recuperarlo y felices fiestas¡¡¡

  2. Me había encantado este post. Gracias por recuperar.
    Felíz 2011!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: