Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Un cuento de Navidad, con Mickey Rourke

Érase un hombre muy grande, muy feo y que se sentía muy solo.

Quería conocer mujeres, pero ellas le rehuían.

A veces, la desesperación le llevaba a cometer locuras. Vestido con su mejores galas se encaramaba a cualquier soporte (veáse farola, andamio, columna…) y a continuación se tiraba en plancha, esperando caer sobre el cuerpo de algún congénere de sexo femenino o, en su defecto, ser atendido de las heridas resultantes por una doctora. Para encontrar novia cualquier excusa le parecía válida.

Pero no tenía suerte.

Mickey Rourke, que así se llamaba el tipo, se disponía a pasar otra Navidad desparasitando a su caniche.

Eran las 4 de la tarde del 25 de Diciembre cuando un tipo llamó a su puerta. “Soy Papa Noel”, le dijo, “necesito a un tipo fornido y feo que me ayude a repartir unos regalos”. Mickey mesó las barbas de su caniche mientras pensaba qué hacer. Por un lado le apetecía salir, por otro, aquel tipo era negro, no podía ser Papa Noel, y además le había llamado feo.

“Se lo que estás pensando”, dijo Santa, “pasaré por alto tu racismo si tú olvidas que te he llamado feo”.

“¿Pero por qué yo?”, preguntó Mickey.

“Necesito un guardaespaldas. A mí los críos ya no me respetan, pero si te ven a ti se asustarán y no me darán patadas en las espinillas para comprobar si siento dolor ni me tirarán de la barba para demostrar que es falsa”.

“Pero es falsa, ¿no?”

“Son extensiones y cuestan un cojón de reno”.

Mickey acompañó a Santa. Apenas le importó que el hospital estuviera en Rusia. No tenía nada mejor que hacer.

Los niños cuando le veían se asustaban un poco, pero con un segundo vistazo en seguida calaban a Mickey: es una persona encantadora e inofensiva.

Porque no se puede engañar a un niño y esto Papa Noel lo aprendió con dolor: moratones en las piernas y todos los mechones de la barba tirados por el suelo.

Mientras tanto Mickey repartía regalos, olvidándose por completo de su soledad, de su fealdad y de los saltos en plancha.

Se lo estaba pasando teta muy bien.

Una vez acabada la tarea Santa le cogió del brazo.

“Como guardaespaldas eres un absurdo”,le dijo, “vistiendo no tienes perdón de dios”, siguió, “y es cierto que deberías lavarte más el pelo…”

“Pero me gusta mucho como te has portado hoy. Como premio te voy a llevar a un lugar mágico.”

Caminaron un poco por los pasillos del hospital hasta que llegaron a un cuarto. Santa le pidió que abriera la puerta. Juanto a ella había un letrero con letras cirílicas. Mickey no sabía ruso pero tenía todo el pálpito de que ahí ponía “cuarto de mantenimiento”.

“¿Éste es el lugar mágico, Santa?”.

“Éste es”.

Mickey se temió lo peor: “ahora es cuando me hacen pasar el mocho por toda la estepa rusa”, pensó.

“Te equivocas”, dijo Santa, después de leer su mente otra vez.

Mickey abrió la puerta y, ¡oh, qué sorpresa!

¡¡Tras ella había una mujer dispuesta a tener relaciones y algo más serio con él!!

Esos papeles en sus pies son acuerdos prematrimoniales.

Y como testigo había traído a su prima, la del bikini de leopardo.

Ahora sí, ahora sí que se lo estaba pasando teta.

¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!

Anuncios

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “Un cuento de Navidad, con Mickey Rourke

  1. Grandioso!!!
    Es es el espíritu de la navidad!

  2. Sánchez Dragón en dijo:

    ¡La hostia! ¡Pero si esto es lo que yo siempre he hecho, y algunos me llaman hijo de puta por ello!
    También cabría añadir que Mickey podría haber sustituído a Santa sin problemas, barriga le sobraba para ello.
    ¿”Reuir”…?

  3. Con el tiempo, Mickey Rourke se está convirtiendo en el Lionel Stander de esta época.

  4. Al Swearengen en dijo:

    Precioso. Estas son las historias que le hacen a uno reconciliarse con la humanidad, sacando lo mejor de nosotros mismos.
    Tiene justo lo que le faltó a Dickens: un cuarto espíritu de la navidad desnudo y con ganas.

    Besos a todos

  5. después de “cuento de navidad” y “la cerillera”, este es el cuento sobre estas fechas que más me ha llegado, sin duda.

    por cierto, viendo las fotos me he dado cuenta de algo curioso: rouke interpretó a bukowski en barfly, años ha, y no me terminó de convencer del todo, al menos hasta que leí “hollywood”… pero ahora… coño, es clavao! ya tarda en adaptar alguna obra crepuscular del viejo indecente, fijo que esta vez el oscar cae (siempre que, al final de la peli, chinaski deje la bebida en plan peli de superación, o muera de cirrosis arrepintiéndose de su disoluta vida anterior, claro; y si pilla el sida o algo así mejor).

  6. Escrito por en dijo:

    Harlock, tienes toda la razón, ¡se parecen como una botella Carlsberg a una de Heineken!

  7. mejor comparación imposible, jejeje!

  8. Gracias Dios, por haber hecho el internet publico. Por permitir que personas con visibles retrasos mentales y sin ninguna sensibilidad, como el idiota sin talento que unta esta página con su excremento, tengan la oportunidad de expresarse en un mundo libre. Por que Dios, si este mundo tuviera su orden como acaso tu alguna vez nos has hecho creer lo tiene, abortos como estos estarían confinados a oscuros lugares donde el sufrir su propia estupidez sería su condena. Por eso …gracias Dios

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: