Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Mis problemas con los libros

Paseaba con mi amiga por su barrio. Cuando llegamos a la altura de El Corte Inglés mi amiga empieza a despedirse de mí.

– Bueno, yo me subo a mi casa, que creo que tengo a Suegro y Maromo esperándome.

– Ah, vale. Pues me voy a meter ahí a mirar los libros – digo, señalando el Corte Inglés.

– Guay saberlo, porque si no están Suegro ni Maromo a lo mejor me bajo contigo.

– No creo que me encuentres. Ya me habré ido.

– ¿Por qué? ¿Tienes prisa?

– No, pero no puedo estar mucho tiempo en la librería del Corte Inglés. Quince minutos, a lo sumo.

– ¿Por qué?

En este punto de la conversación miro a mi amiga, que está francamente intrigada, y decido que sí, que hay suficiente confianza entre nosotros como para hablar de mi problema. Además, ella ya tiene maromo y suegro, así que ¿qué más me da?

– No sé si es por el ambientador que usan, por el aire acondicionado o por qué, pero el caso es que siempre que estoy allí me entran ganas de trallar- digo

– ¿De vomitar?

– De cagar.

Mi amiga se echa a reír.

– A veces pienso que es un deseo inconsciente y animal de marcar el territorio. O puede que en mi interior guarde sentimientos antisociales y destructivos. ¿Has visto que los orangutanes arrojan su mierda a los turistas en el zoo?

– Jajaja, sí, bueno, Escri, yo creo que los tiros pueden ir por otro lado.

– Ah, ¿sí? Cuenta, cuenta – ahora el que está intrigado soy yo. Le acabo de contar una cosa super bizarra a mi amiga, como de peli de Haneke, pero ella no parece nada soprendida.

– Creo que a alguien como tú que le gusta tanto leer, estar entre libros te hace sentir bien. Te da paz, te relaja. Resumiendo: que se te dilata el culete.

Vale. Empiezo a arrepentirme de habérselo contado.

– ¿Tú crees?

– Sí. Yo tuve una mala época en la que lo pasé fatal. Lo único que me relajaba y me hacía no perder la cabeza era hablar con mi viejo por teléfono… Lo malo es que siempre tenía que colgarle para ir corriendo al baño. Y era por eso, ¿sabes?

– Ya. Yo lo único que sé es que me parece una putada, porque a mí me gustaría quedarme un rato largo mirando los libros y me tengo que largar a plantar un pino.

Lo que no le digo a mi amiga es que acabo de recordar que el otro día, en la biblioteca, me pasó lo mismo. O sea, que su teoría empieza a parecer sensata.

Pero al menos es seguro que mi amiga tiene razón en una cosa. Me gustan mucho los libros. Como objeto en sí. Me gustan tanto que tengo que controlarme para no gastarme todas las perras en ellos. Si no estoy alerta me pongo a comprar libros al por mayor, “éste para cuando termine el que estoy leyendo”, “éste para después”… ¡Como si tuviera tiempo de leerlos todos! Para contrarestar mi compulsión este año he empezado a frecuentar una biblioteca cercana a mi casa (ahora que conocéis mi problemilla ya os imaginaréis que NUNCA es demasiado cercana).

La biblioteca pública me gusta pero he de señalar una diferencia fundamental con las tiendas. En un contexto comercial los libros están colocados para seducirte. En una biblioteca no. Allí la prioridad es que los libros puedan ser localizados sin mucha dificultad. Esto que parece un poco obvio es algo de lo que me percaté cuando cambié una cosa por la otra. Y eché de menos que los libros me guiñasen el ojo y me susurraran “chato, ¿me llevas a tu casa por 30 euros?”.

Quizás soy un frívolo, pero me es más fácil encontrar un libro que me apetezca leer en una tienda que en una biblioteca.

¿No os pasa a vosotros que cuando vais a una biblioteca no sabéis qué coger, pero en cambio en una librería os lo llevarías todo? A mí sí. Por eso he desarrollado un sistema que, bueno, en fin, no es que sea ilegal pero estoy seguro de que si me pillaran los dependientes del Corte Inglés no pondrían buena cara.

Me deslizo entre las repisas con el móvil en la mano, como distraído. Cojo libros, los hojeo, los vuelvo a colocar en el estante… Y cuando uno me seduce de verdad ¡zaca! Le hago una foto para quedarme con el título y pillarlo después en la biblioteca.

Aquella tarde me dio tiempo a encontrar tres antes de tener que irme corriendo a presentarle mis respetos al Sr. Roca.


Curso de filosofía en seis horas y cuarto, de Witold Gombrowicz.


Maggie, una chica de la calle, de Stephen Crane.


El mundo según Garp, de John Irving.

Mañana mismo me paso por la biblioteca a por ellos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

15 pensamientos en “Mis problemas con los libros

  1. estooo, a mí también me pasa cuando voy al corte inglés de argüelles. no falla…

  2. Cuando llego a casa, “home sweet home”.

  3. email Galicia en dijo:

    Curiosa historia, si.
    También es curioso que justo este verano me leí el mundo según Garp y por la foto en la misma edición de bolsillo. Es una novela muy interesante, aunque me parece inferior a “Principes de Maine, Reyes de Nueva Inglaterra” (que es en la que se basó para hacer luego su oscarizado guión de “Las normas de la casa de la sidra”)

  4. JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

  5. Otra particularidad para su catálogo:

    He estado de vacaciones en Indonesia y oigan (hoygan), fue tocar suelo español y me fui de bareta 3 veces seguidas.

  6. A mi me pasa lo pasa lo mismo cuando suena un mambo

  7. Pues no os quejeis!!
    Vosotros sabeis la cantidad de personas q tienen problemas de estreñimiento y el dineral q se gastan en laxantes, pastillas de herboristería, infusiones y demás mandanga xq no pueden ir al baño??
    Somos unos privilegiados y no nos damos cuenta de lo q tenemos.

    Saludos a todos!!

  8. Esto está degenerando

  9. CASABLANCA en dijo:

    A MI LO QUE ME HACE IR DE VIENTRE ES CUANDO VEO A PENELOPE CRUZ EN LA TELEVISION,Y ESA FOTO QUE HAS PUESTO DE ELLA,¡AHHHHG! ¡YA TE VALE!
    PERDONAME ¡VOY CORRIENDO,QUE LOS CALZONES SON NUEVOS!

  10. Grandioso… Escri, yo me relajo aquí, leyéndote. He puesto una pantallita en el cuarto de baño y…

  11. Acabo de releer mi comentario anterior y suena a lo que no tiene que sonar. Hablaba de plantar un pino, ojo.

    Gracias.

  12. Escrito por en dijo:

    Jajajaja! Si es que todo está relacionado. Ya lo decía Freud… o algo.

  13. Coprófago en dijo:

    ¡Me encanta este blog, Escri!

  14. Aún no puedo creer que no hayas leido “El mundo según Garp”….

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: