Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Cómo terminar un sketche

Es uno de los procesos más jodidos de la escritura de un guionista cuando trabaja comedia: redondear un sketche.

Normalmente se nos ha ocurrido la premisa, el desarrollo hilarante (si hay suerte) pero siempre, siempre, queda la parte más delicada: el final.

Y no es la más delicada porque vaya a resolver nada, no. Normalmente, cuando llega el final, ya está todo el pescado vendido. La comedia ya está realizada. El gag ha culminado. El final es… una despedida.

Un “chim pum”.

Pero al venir de un climax grandioso, el chim pum siempre se antoja flojo o anti-climático si no se ejecuta bien.

Así que… ¿cómo deben acabarse los skechtes? Hay varias posibilidades:

a) Con un remate final. Frase divertida de cierre. Suele dejar medio en alto una situación cómica pero al intentar hacer referencia a lo anteriormente visto en el mismo, suele ser repetitivo, facilón y flojo por comparación, así que puede dar mal sabor de boca. Aunque, si se saca bien…

b) Con un giro loquísimo que de pie a una nueva situación hilarante, que no veremos. En su versión más pobre: los protagonistas salen corriendo persiguiéndose o por algún reflejo de un golpe, sopresa, etc… Fundamental en un sainete o vodevil, junto a la frase repetida a coro por todo el equipo. Pobre.

c) Con los personajes callados, mirando al infinito, en plan “no entiendo…” en reflejo a algún comentario o situación absurda previa. Se da en humor absurdo o en comedias de situación. Sube música de cierre o risas y hala, a resolver.

d) Como lo hacían los Monty Python.

¿Cómo lo hacían los Python? ¿Cómo acababan los sketches?

No los acababan.

Magistral.

No perdían el tiempo en tonterías. Se quedaban sólo con la miga del pan, quitando corteza. Iban a lo esencial y cuando no se podía sacar más comedia altísima de la situación, la abandonaban sin miramiento.

Por ejemplo, aparecía un señor que finalizaba el sketche introduciendo el siguiente de alguna manera estúpida: haciéndolo parar porque la situación ya había llegado a algún límite de idiotez,

…simplemente, pidiendo a uno de los protagonistas del sketche que, por favor, fuera al sketche de al lado a decir una frase:

O comunicando que ahora iba a emitirse “algo completamente diferente”, hasta llegar al punto de hacer del propio truco, un sketche:

O el mejor de todos: Cuando la situación se vuelve demasiado imbécil, un señor vestido con una armadura, golpea al causante de la tontería con un pollo de goma en la cabeza:

Y ya el doble tirabuzón mortal:

Eso SÍ es saber acabar un sketche!

Este otro no lo encontré subtitulado, pero también merece mención aparte, por el sketche mismo y por esa resolución final absurdísima!

Claro que a ver quién te deja ahora…

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Cómo terminar un sketche

  1. Carchano en dijo:

    Chim Pum

  2. el critico en dijo:

    Los Monty Pythons eran unos genios, sin más, eso es algo indiscutible.

  3. amo a estos tios.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: