Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Las cajas de Kubrick

“¿Esto está…?”, pregunto. “Sí”, dice Tony, “está tal como Stanley lo dejó”. La casa de Stanley Kubrick luce como si el Departamento de Impuestos la hubiera incautado hace años.

Tony me lleva a un salón grande pintado de azul y lleno de libros. “Éste solía ser el cine”, dice. “¿Es la biblioteca ahora?”, pregunto. “Mira más de cerca los libros”, dice Tony. Lo hago. “¡Maldita sea! ¡Cada libro de esta biblioteca es sobre Napoleón!”, grito. “Mira dentro de los cajones”, dice Tony. Lo hago. “¡Todo es sobre Napoleón también, todo!”. Me siento un poco como Shelley Duvall en El resplandor, ojeando la novela de su esposo y descubriendo que dice la misma frase, tipeada una y otra vez, en todas las páginas.

Esto que acabáis de leer es un estracto de un artículo escrito por Jon Ronson para The Guardian en el 2004 y cuya traducción al castellano acaba de publicar la revista elmalpensante. Podéis leerla completa en su web. En el número 109, correspondiente al mes de junio que tiene esta portada tan bonita.

Sobre Kubrick he leído muchas cosas pero probablemente éste artículo sea el que más satisfecho me ha dejado.

Quizá porque tiene un punto morboso. Morboso en el sentido que está escrito desde el punto de vista de un tipo que es invitado a explorar la casa de Kubrick, dos años después de su muerte, y relata lo que va encontrando en los cientos de cajas que Kubrick acumuló en vida. Cajas en las que guardaba todo tipo de cosas: material de documentación para sus películas, cartas de sus fans, una falsa cabeza seccionada… Eso sí, todo perfectamente catalogado. Por ejemplo, en el caso de las cartas de los fans, todas van metidas en sobres naranjas, a 50 sobres por caja. Y cada sobre lleva escrito el nombre de un pueblo o ciudad, siguiendo orden alfabético. Y dentro de cada sobre, todas las cartas de fans enviadas desde ese lugar en particular, organizadas por año. Y, por si fuera poco, Kubrick escribía a mano en cada una de las cartas una notación que indicaba si la carta le era favorable, negativa o si estaba escrita por un demente.

Jon Ronson no sólo escribió el artículo, sino que también dirigió un documental titulado Stanley Kubrick’s Boxes y que este canal ha emitido en alguna ocasión.

Quizás os suene el nombre de Robson porque también es el autor del libro “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” que sirvió de base a la película.

En cualquier caso, si podéis echarle un vistazo alartículo no os arrepentiréis.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: