Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Archivar para el mes “julio, 2010”

Las cajas de Kubrick

“¿Esto está…?”, pregunto. “Sí”, dice Tony, “está tal como Stanley lo dejó”. La casa de Stanley Kubrick luce como si el Departamento de Impuestos la hubiera incautado hace años.

Tony me lleva a un salón grande pintado de azul y lleno de libros. “Éste solía ser el cine”, dice. “¿Es la biblioteca ahora?”, pregunto. “Mira más de cerca los libros”, dice Tony. Lo hago. “¡Maldita sea! ¡Cada libro de esta biblioteca es sobre Napoleón!”, grito. “Mira dentro de los cajones”, dice Tony. Lo hago. “¡Todo es sobre Napoleón también, todo!”. Me siento un poco como Shelley Duvall en El resplandor, ojeando la novela de su esposo y descubriendo que dice la misma frase, tipeada una y otra vez, en todas las páginas.

Esto que acabáis de leer es un estracto de un artículo escrito por Jon Ronson para The Guardian en el 2004 y cuya traducción al castellano acaba de publicar la revista elmalpensante. Podéis leerla completa en su web. En el número 109, correspondiente al mes de junio que tiene esta portada tan bonita.

Sobre Kubrick he leído muchas cosas pero probablemente éste artículo sea el que más satisfecho me ha dejado.

Quizá porque tiene un punto morboso. Morboso en el sentido que está escrito desde el punto de vista de un tipo que es invitado a explorar la casa de Kubrick, dos años después de su muerte, y relata lo que va encontrando en los cientos de cajas que Kubrick acumuló en vida. Cajas en las que guardaba todo tipo de cosas: material de documentación para sus películas, cartas de sus fans, una falsa cabeza seccionada… Eso sí, todo perfectamente catalogado. Por ejemplo, en el caso de las cartas de los fans, todas van metidas en sobres naranjas, a 50 sobres por caja. Y cada sobre lleva escrito el nombre de un pueblo o ciudad, siguiendo orden alfabético. Y dentro de cada sobre, todas las cartas de fans enviadas desde ese lugar en particular, organizadas por año. Y, por si fuera poco, Kubrick escribía a mano en cada una de las cartas una notación que indicaba si la carta le era favorable, negativa o si estaba escrita por un demente.

Jon Ronson no sólo escribió el artículo, sino que también dirigió un documental titulado Stanley Kubrick’s Boxes y que este canal ha emitido en alguna ocasión.

Quizás os suene el nombre de Robson porque también es el autor del libro “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” que sirvió de base a la película.

En cualquier caso, si podéis echarle un vistazo alartículo no os arrepentiréis.

Anuncios

Joyas del pasado (1): “El salario del miedo”

Hoy traigo una nueva sección a Escrito por. Se llama Joyas del pasado. Debéis saber que en mi casa soy famoso por invertame rituales que sólo duran un día. Por ejemplo, “a partir de ahora los jueves, paella”. Y según lo voy diciendo me voy olvidando, de modo que el jueves siguiente ni paella ni flores. Así con todo. Aquí ya lo he hecho unas cuantas veces. He inaugurado secciones que sólo han durado un post y lo extraño es que vosotros, queridos míos, siempre tan atentos a las fallas de mi imperfecta escritura nunca os habéis quejado ni hecho el más mínimo comentario.


¿Será que os importan una mierda mis secciones?

Nooo. Eso no puede ser.

Pero a lo que íbamos, el otro día me dio por “revisitar” (me encanta esta palabra, es tan cursi) un gran clásico del cine del que seguro habéis oído hablar, aunque solo sea porque tu profe de Ciencias de la Información la mencionó un día de pasada en clase, y tú la pusiste en la lista de “pelis por ver”, aunque luego nunca-nada-nadie. Estoy hablando de Las diabólicas, una película francesa de 1955 dirigida por el otro mago del suspense, Henri-Georges Clouzot.

La leyenda (o más bien el fantasioso de Truffaut) dice que Hitchcock quiso adaptar una novela fantástico-policiaca titulada “La que no existía”, de Pierre Boileau y Thomas Narcejac, pero Clouzot se le adelantó e hizo con ella Las Diabólicas, sobre dos mujeres, esposa y amante, que se confabulan para matar a un hombre.

“Siempre que vuelves a casa me pillas en la bañera, con las manos en la masa.”

De esta película sólo recordaba la famosa escena de la bañera. La he vuelto a ver y… en tres palabras: OS LA RECOMIENDO.

A Hitchcock también le gustó lo que Clouzot había hecho con la novela que él mismo quiso adaptar. La pareja de escritores formada por Boileau y Narcejac estuvo al quite y escribió otra novela pensada para encandilar a Hitchcock y venderle los derechos. ¿Sabéis cual es?

Pero volvamos a Clouzot. Después de revisitar Las Diabólicas me entraron ganas de más y pillé lo que tenía más a mano del mismo director.

El salario del miedo es otra adaptación. Esta vez de una novela de Georges Arnaud. Transcurre en un pueblo indeterminado de América Latina, donde los inmigrantes, exiliados y aventureros han recalado para subsistir miserablemente. No hay trabajo. No hay ocupación. Y no hay forma de salir sin un buen fajo de billetes. Lo único que pueden hacer es matar el tiempo en el café Corsario.

Molestando a su dueño o intimando con su camarera, una Vera Clouzot guapísima y tontísima (vaya papeles le daba a su esposa el señor Clouzot). Yves Montand es el protagonista. Ahí donde le veis, con su camiseta escotada y su pañuelito al cuello, es un tipo duro dispuesto a todo con tal de reunir el dinero necesario para coger el primer avión lejos de allí.

Y cuando digo que es un “tipo duro” no me refiero al tipo de tipo duro que es Humphrey Bogart o John Wayne. No. Éste es un auténtico cabrón con pintas, capaz de tirar de un vehículo en marcha a su novia, pero capaz también de ser misericorde con un compañero herido.

Un personaje interesante, en definitiva.

Como iba diciendo, a Yves Montand y a sus colegas, tan deseosos todos de salir de allí, les surge la posibilidad de conseguir un trabajo con un salario jugoso. Jugoso según se mire, porque se trata ni más ni menos que de transportar dos camiones cargados de nitroglicerina por una carretera que no conoce los planes de desarrollo gubernamentales. Una locura. Un jugárselo a todo o nada. Es como llevar una bomba metida en el culo, dice uno de los personajes.

La compañía petrolífera que les contrata sabe que muy probablemente mueran en el intento, por eso se asegura encargando dos camiones en vez de uno. Una misión suicida que retrotrae a películas como Doce del patíbulo o La gran evasión.

Quizás el prólogo en el café Corsario es un poco largo, pero desde el momento en el que los cuatro protagonistas se suben a los camiones ya estás atrapado como espectador.

Más allá de la peripecia del viaje es una historia sobre las relaciones de poder. A varios niveles: de un lado está el poder que ejerce la compañía petrolífera sobre los habitantes de la región. Del otro lado, el respeto que se tienen entre sí los camioneros, muy condicionado por los reflejos de cada cual al afrontar las dificultades que van surgiendo durante el trayecto.

El salario del miedo se llevó la Palma de Oro en Cannes y el Oso de Oro en Berlín.

¿Qué más puedo decir? ¡Vedla! Es cojonuda.

Vampires suck: la spoof movie de Crepúsculo

Hay un dicho que es “si te imitan es que tienes éxito”… o algo parecido. Hoy en día estaríamos más atinados diciendo “si te hacen una spoof movie es que tienes éxito”.

Puede que os estéis preguntando que es eso de una “spoof movie”. A propósito de los géneros nuevos que comentábamos el otro día, una spoof movie es una película chorra que parodia otras películas, que a su vez también pueden ser chorras (o no) pero sin pretenderlo.

Por ejemplo:

Casi 300“.

Spoof movie de “300“.

Spanish movie

Spoof movie de “El orfanato“, “El laberinto del fauno“, “Volver“, etc…

Y ahora…

Vampires Suck, spoof movie de la saga Crepúsculo.

O como titula cierto grupo de facebook:

“Creepúsculo, la difícil decisión de una chica entre la zoofilia y la necrofilia”.

Me he hecho fan. Pero a lo que íbamos, Vampires Suck es una parodia del folletín creado por Stephanie Meyer, y ahora pasado por los espejos deformantes de Jason Friedberg y Aaron Seltzer.

Estos tíos parecen sacados de una película de Judd Apatow, pero no. Han escrito y dirigido Date Movie, Epic Movie, Casi 300, Disaster Movie y Vampires Suck. Es decir, que son unos auténticos mercenarios de la causa spoof.

Sospecho que las piscinas de sus casas deben tener un tamaño equiparable al super de mi barrio. Es igual. El caso es que he visto los diez primeros minutos de Vampire Sucks (no preguntéis cómo… no preguntéis) y puedo decir que están calcados casi plano por plano a los diez primeros minutos de Crepúsculo. Todo igual, pero con pedos, gags visuales y humor absurdo. Incluso los actores que hacen de Edward y Bella son parecidísimos a Pattison y Stewart. Más guapos, diría yo.

¿Qué me decís? ¿Iréis a verla?

En EEUU la estrenan el 18 de agosto. Aquí no sé. Ni tampoco con qué título. Con suerte la llamarán “No es otra película petarda de vampiros” o algo así.

A mí este tipo de películas, las spoof movies, no me acaba de convencer. Me puedo reír un par de veces, pero ya está. Personalmente me quedo con sus antecesoras, las míticas ZAZ de los años 80: “Aterriza como puedas”, “Hot shots”… todas esas. Pero sin mucho entusiasmo tampoco.

Os dejo con el trailer de Vampires Suck.

Equipo A… que suena a Z

No, no es una crítica en condiciones (¿cual he hecho que lo sea?), porque no he visto la película, pero… ¿no os da la impresión de que da igual?

No que no la haya visto.

Digo que da igual que exista esa película.

Es decir: ¿qué aporta? Ni transcurre con los personajes de la serie (han perdido, fijo, la inocencia del cliché televisivo de los años 80), ni con la situación de la serie (veteranos de Vietnam, etc…), ni cumple la dinámica narrativa habitual de la serie: grupo que ayuda a gente con problemas desinteresadamente (al final nunca les cobraban).

No, aquí cogen el detonante y a por todas: son un comando que, siendo acusados de un crimen que no han cometido, deciden actuar por su cuenta para demostrar su inocencia o, por lo menos, hacer pagar al que les ha traicionado.

Sí, como 100.000 películas que ya hemos visto, pero ahora, poniendo en el cartel que es “El Equipo A”.

Y es que, tampoco nos engañemos, la serie de “El Equipo A” no era ninguna maravilla alarde de la originalidad. Pero tenía su “magia” ochentera y el recuerdo entrañable de esos 4 arquetipos, el loco, el guapo, el listo y el bruto. Pero ahora, ¿a quién pretenderán convencer con un loco pastiche, un guapo pastiche, un listo pastiche y un bruto pastiche? Serán clones referenciales de unos arquetipos ya referenciales. No va a empatizar ni el tato.

Los disparos impactan, hay muertes, varias provocadas por los personajes protagonistas, claro. Hay violencia, hiperrealismo fantasioso de acción, sangre, sudor, mierda… NO es una parodia (algo que podría haber sido asumible para el “retorno”) o un homenaje: es un reboot.

Total: dudo seriamente que creen franquicia, que provoquen segunda parte, que marquen una nueva línea… y que saquen mucho dinero, también lo dudo.

Entonces, ¿para qué?

¿No hubiera sido mejor coger esa historia y buscar otros nuevos personajes? Crear una nueva marca. Un nuevo negocio. No estrujar lo poco que queda de una vaca vieja si no criar una joven y llena de futuro?

Y sobre todo: ¿Son tan tontos los yankies que no saben que AQUÍ hicimos ya la adaptación al Equipo A y ESA SÍ era mágica y genial? ¿Qué pretenden, que comparemos? Vamos anda… ¡dónde va a parar!

Hasta otros, no muy dignos herederos de la peculiar narrativa cómica española high level, hizo lo suyo:

Es más. Hasta los Chanantes parodiaron el tema:

Así que más motivos para pensar: ¿Para qué?

Géneros cinematográficos nuevos!!

Escrito Por se une a la guerra de géneros: ya está bien de etiquetas absurdas que no nos llevan a nada más que una clasificación superficial…

Y no, no hablo de “hombre-mujer”. Hablo de géneros como “Western”, “Bélico”, “Histórico”, “Drama”, “Comedia”, “Musical”. ¡Perdemos esencia en el camino! Necesitamos algo más…

Así que, chispados por una cerveza, el otro día, hablando con una amiga de tiernos ojazos y perfecto ombligo (creo que es el primero que miro sin ser el mío), caímos en LA NECESIDAD:

Crear nuevos géneros.

Tiremos las estanterías del viejo videoclub y creemos unas nuevas, a lo mejor igual de idiotas que las que hay, pero más concretas para nosotros, los tontitos que no podemos parar de re-definir todo y puntualizar.

Así que, por ejemplo, proponemos como géneros…

MÁQUINAS o el mito de Prometeo: Desde Metrópolis pasando por Robocop, etc…

CREAR o cómo les gusta a los cineastas (Esto puede ser extensible a otros gremios) hablar de sí mismos y de su trabajo torturador. “Vivir Rodando”, “El crepúsculo de los dioses”, “Adaptation”, “All that Jazz”, “Y todo lo demás”…

BIGUERDANLAIF. Historias épicas que trascienden lo humano para pasar a ser increíbles epopeyas donde está en juego el ser humano entero, la tierra, el universo o cualquier cosa trascendentalísima.

SOCIEDAD o pequeños trocitos de mundo. El costumbrismo, vaya.

AMAR sobre los nada idealistas sentimientos. O como dice otra amiga: “película de quereres”.

SOÑADORES. Ya sabéis, esas de grandes metas, retos, etc… y fuerzas que empujan a la sociedad y cambian el mundo. O bien pequeños locos que viven en un paraíso particular mágico…

TRAUMA o cómo hacer una historia desde un trauma psicológico.

TRANSFORMACIÓN o cómo un personaje aprende cosas y cambia. Películas de madurez, aprendizaje, etc…

JUICIOS. Todo un género en si mismo. Da igual la temática del mismo, lo que queremos es ver un combate de lucha libre de ingenios de la abogacía.

AMISTAD. Exaltación de ella, grupos que viven historias “más allá de la vida” en cuanto a su unión. Habrá dudas, pero acabarán la película demostrando lo genial que es tener una panda. Aunque acaben muertos como “Grupo salvaje”, siempre quedarán “Los Goonies”, “Cuenta conmigo”…

ANIMALITOS. Todas esas películas protagonizadas por un animal, que, amaestrado, hace como que es una persona y el resto lo trata como tal (o no, creando situaciones “jocosas”, según el productor). Puede entrar en esta categoría “Mira quien habla”.

CAMINO DEL GUERRERO. Todas las que recorren, parada por parada, ese camino que tantas veces hemos recorrido, ya sea en western, en japón, en el espacio, en la antiguedad mitológica, en un mundo fantástico de espada y brujería, etc…

LUGARES cuando un sitio acapara la historia. Películas para “conocer” (mentira, la mayoría son tópicos superficiales) un lugar. “Vicky Cristina Barcelona” NO sería una de ellas, pero bueno…

PASIÓN. No es “de quereres”. Es de “deseares”. No confundamos. “Deseo, peligro”, “El cartero…”, “Lolita”, etc…

Y estoy seguro de que vosotros tenéis varias sugerencias… no?

Estreno de “El diario de Carlota”: Maxi Iglesias sale ileso del trance

Ayer estuve en el estreno de El diario de Carlota.

Podría contaros muchas cosas sobre este evento, pero me ceñiré a lo esencial:

MAXI IGLESIAS NO SUFRIÓ NINGÚN ATAQUE PÉLVICO.

Se fue de rositas el tío. Y eso que Ángela Armero (coguionista de la película) andaba por allí.

¿Que por qué digo esto?

Leed este testimonio estremecedor en el que la propia Ángela cuenta como propulsó su pelvis contra el actor cuando coincidieron en el estreno de otra película. Ella dice que fue un accidente… ¿La creemos?

Yo sí la creo. La prueba es que estando yo mucho más bueno que este pollo el comportamiendo de la señorita Armero conmigo siempre ha sido de lo más correcto.

Lamentablemente.

Así que no se hable más: ninguna duda a este respecto. Ángela, para mí no eres sospechosa de ir embistiendo actores. Más bien al revés. Mirad como se le arrima el nene de Aída:

Pero dejémonos ya de tonterías y hablemos de El diario de Carlota: ¿por qué recomiendo ir a ver esta película? Aparte de por lo obvio, que la ha escrito una amiga y tal.

Porque a mí me ha gustado. Y tengo por costumbre recomendar las películas que me gustan.

Porque es divertida. En esto influyen varios factores: diálogos ágiles e ingeniosos y buenas interpretaciones. Se nota que la dirección de actores es el punto fuerte del director, Jose Manuel Carrasco. No debe ser nada fácil obtener tanto de una panda de jovenzuelos como estos, y menos siendo tú mismo un debutante.


Por David Castillo. Acabo de decir que todos los actores están bien, pero quiero hacer un aparte con este chaval porque me ha conmovido su composición del personaje “Sergio”. Entrañabilísimo. Lo borda, el tío. Es el nuevo Gabino Diego… ¡Qué coño! Es mejor que Gabino Diego.

Porque habla sobre sexo adolescente sin provocar vergüenza ajena y sin embarrarse en los previsibles chistes sobre pajas, de los que tanto abusan otras películas del mismo género.

Y añado un motivo más, que a muchos no les parecerá relevante, pero yo sé que para otros sí lo es:

Porque Robert Pattison vive muy lejos de aquí. Un encuentro con él es del todo improbable. Y si se da el caso, no vas a poder decirle lo mucho que le amas en su idioma natal sin sonar como una guiri borracha. Y si se lo dices en el tuyo no te va a entender.

En cambio Maxi Iglesias, sí.

De Garci a Esperanza Aguirre pasando por el Príncipe de Bel Air

Buenos días. Este post va del todo y de la nada, pero sobre todo y más que nada, va de dos o tres cosillas que me han asombrado hoy:

1. Jose Luis Garci tiene twitter. Es falso, claro, pero ¿y qué? Estoy seguro de que si el auténtico Garci se abriera una cuenta en twitter también lo decoraría con una foto de John Ford…

…y escribiría cosas como éstas:

“Vaya hombre…me va fatal el video… ¿dónde se compran cintas de Beta limpiadoras?”

“El sobrino que me instaló el Twitter en la máquina de escribir me ha dicho que va a ver si me lo instala en la pluma para ir movilizado”

“Siempre me pregunto: esto cómo lo haría Billy Wilder? Por ejemplo, este sudoku”

“Me he visto el making off de Avatar para tomar datos sobre cómo crear un entorno rico virtual en 3D. Para hacer la Regenta”.

“Yo los tweets vuestros hago que me los impriman y me los encuadernen en piel para leerlos”.

“Ya tengo 427 seguidores. Los mismos que vieron Sangre de Mayo”.

¡Me parto!

Y la mención a Sangre de Mayo, esa película pagada (no confundir con “subvencionada”) por la Comunidad de Madrid, me sirve para enlazar con el siguiente tema.

2. Qué cachondos son los periodistas. Y no sólo los redactores, los fotógrafos también. Y los maquetadores. Mirad con qué imagen se descuelgan hoy en El País.

El pie de foto lo aclara todo:

“Esperanza Aguirre, en su visita al Centro de Recuperación de Animales Silvestres”

Aaaah. Pues me quedo mucho más tranquilo sabiendo que la presidenta de la Comunidad de Madrid no vive en la jaula de las águilas imperiales. Sólo estaba de visita.

Este chascarrillo me trae a la memoria otro de hace algunos meses. Esta vez a cuenta del ABC. Y en portada.

“Bibiana se desmelena”. ¡Toma ya! ¿Os acordais del primer CQC y su “curso de ética periodística”? Se me ha ocurrido un titular en ese estilo:

“Bibiana Aido se lo pasa teta en el congreso proponiendo tonterías que nos fastidian a los hombres”.

Y luego habría que hacer una foto con las peras de la ministra como protagonistas. A saber: un escote pronunciado, un pezón fuera de sitio, un gesto sacado de contexto… No sé, algo como esto:

¡Esperanza! ¡Otra vez tú! Vaya, vaya. Este Gorka Lejárcegi siempre te saca favorecida. Pero no te vayas, que vuelves a aparecer en la lista de cosas que me han asombrado hoy…

3. Will Smith dona dinero a la Comunidad de Madrid.

¿Ein? ¿Me lo repite?

¡Síhombrecómono! Te copio y pego la noticia, si hace falta:

ESPERANZA AGUIRRE RECIBIRÁ A LOS ACTORES WILL SMITH Y JACKIE CHAN CON QUIENES FIRMARÁ UN CONVENIO PARA FOMENTAR LAS AULAS HOSPITALARIAS: La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, recibe en la Real Casa de Correos, a los actores norteamericanos Will Smith junto a su esposa Jada Pinkett Smith, y al actor de origen chino Jackie Chan que visitan estos días Madrid con motivo de la presentación en España de la película The Karate Kid, protagonizada por el hijo de Will Smith, Jaden Smith, junto a Jackie Chan. Will Smith y Jada Pinkett Smith, productores de esta película, suscribirán un acuerdo con el Gobierno regional para fomentar las aulas hospitalarias que posee la Comunidad de Madrid y que atendieron a cerca de 9.000 alumnos durante el pasado curso 2009/10. La región cuenta con un total de 11 aulas hospitalarias en hospitales y centros de salud, además de dos unidades para la atención de alumnos con patologías psiquiátricas en las modalidades de hospitalización breve y hospital de día”.

¿Y de cuánto estamos hablando? Pues tampoco os creáis que es un fortunón. 6000 euritos del ala. Calculo que la familia Smith se desembolsará lo mismo por pernoctar en el Ritz o en el Palace (bueno, en el Ritz va a ser que no). O en el vestuario veraniego de los nenes, fácilmente.

Pero lo que me extraña no es el cuánto, sino el por qué.

¿Por qué quiere Will Smith hacernos este favorcito? ¿Por qué Madrid y no Haití? O, yo qué sé… ¡Marruecos!

Tejemanejes que no alcanzo a comprender.

Mu raro todo.

Películas debate

Hay películas que gustan a la mayoría, películas que no gustan a la mayoría… y películas del debate.

Son las películas que, puedes odiar o puedes amar. Pero si la has visto, no te deja indiferente (o sí, pero es mi post y dramatizo cuando quiero).

Películas que provocan calificaciones, rupturas de amistad, cancelación de futuros noviazgos, bajadas de libido… bueno, vale, igual esto no. Pero que jode que al otro no le molen (bien pensado, puede dar más ganas en ciertas prácticas).

Películas, como, por ejemplo (y a bote pronto):

.
LIFE AQUATIC

Wes Anderson hizo una vida paralela (y tan lela) de Costeau y el mundo se dividió en los de “me encanta!” o “no entiendo que te guste la mierda esta!”.

Pese a todo, y eso es indiscutible (ya verás como alguien viene y me demuestra que no), nos ayudó a descubrir a Seu George:

.
AUSTIN POWERS

Hablo de la primera de las tres (aunque puede extenderse el tema, si eres valiente). La que no hacía falta un Florentino doblando. ¿Estupidez absoluta? ¿Humor Kitch? ¿Locura genial camp? ¿Idiotez sobrevalorada?

Nunca nos pondremos de acuerdo. Aunque, como la anterior, esta tiene coartada musical. Una gran recopilación como BSO, con Burt Bacharach y todo:

.
DOGVILLE

Lars, siempre en el filo de la navaja: entre la genialidad y la indignación. Casitas pintadas en el suelo que metieron a la gente en ese mundo o sacaron a otra gente… de quicio.

Podría decirse algo parecido de casi todas sus películas, pero quedémonos con esta (Aunque “Dancer in the Dark”…).

Eso sí, de todo se saca y de Dogville podemos decir que gracias a ella, existen estos sketches de Muchachada Nui:

.
DEATH PROOF

¿Tarantino nos vacila? ¿O Tarantino nos entretiene? No quedó claro. Vale que iba en programa doble, pero al estrenarse por separado, se le consideró una película TOTAL. La de Rodríguez (Planet Terror) aprobó con nota freak. Pero… ¿esta?

Quizá se centre en una lucha de incondicionales tarantinianos contra gente que le tenía ganas, pero la polémica está ahí.

Aunque diera lugar, al menos, a una escena como esta:

Y ahora… añadid vosotros… ¿que películas-debate tratáis habitualmente con vuestros amigos (si aun lo son)?

La lista es interminable, como el amor y el odio mismo…

“Una hora más en canarias”, una y media menos en mi vida…

Querría deciros que estuve el otro día en el preestreno de “Una hora más en canarias”, la última película de David Serrano… pero me temo que no.

Que no será la última.

Y a ver, que yo le deseo lo mejor, que se lo ha currado mucho haciendo el redondo guión de “Al otro lado de la cama”, de “Días de Fútbol”, “Días de Cine” y de “Hoy no me puedo levantar: El Musical”…

Vale, paro.

Mirad, os lo digo claro: El cartel no anunciaba nada bueno y… el celuloide lo confirma. Menuda peliculita. Madre mía.

No sé por dónde empezar: ¿El reparto? ¿El montaje? ¿La dirección? ¿El guión? ¿El poco sentido que tiene hacer esta película?

Porque no nos engañemos: esta película no tiene NADA que de sentido a que se haya puesto en la pista de salida de producción. Nada: ni una idea original, ni un planteamiento original, ni un reparto atractivo, ni un resultado que de a pensar “será una joyita de culto”. NADA. No tiene NADA.

Bueno, miento.

Tiene un patrocinio brutal de Canarias, del Cabildo de Tenerife y de Colombia.

Y ya.

Es ESO y nada más lo que justifica esta película.

¿Y estarán contentos en Canarias, al menos? Pues no sé. La película transcurre en Canarias sin más incidencia en la trama o circunstancia (podría transcurrir en Cambrils, Marbella, Benidorm o Mallorca, que lo dicen al principio y me lo creo igual). Y vamos, que es Tenerife, pues vale… si ellos lo dicen…

Porque claro, lo dicen, en el título: “Una hora más en Canarias”. ¿Tiene algo que ver el título con la trama, con algún tema en concreto? No. Que van a Canarias, ya está. ¿Alguna incidencia horaria, para justificar lo de “una hora más”? No. Da igual. Era por colar la palabra “Canarias” en el título, arramblar más pasta y salir corriendo. No tiene otro sentido.

Pero por sacar más pasta, coproducen con Colombia, sacan subvención también de allá (de acá también las pilló) y ZASCA, 2 actrices colombianas para dar color.

2 actrices, además, muy limitadas. Y muy, muy cargantes. Pero oye, todo sea por la pasta. Y qué narices, no son más cargantes que la parte española.

Mientras, por ahí pasa Eduardo Blanco haciendo de Eduardo Blanco, Kitty Manver recogiendo de Pagafantas y la vergüenza ajena, a borbotones.

Vergüenza ajena al ver cómo se intenta recoger la cosecha de “Al otro lado de la cama”, una vez más (y cuantas van) haciendo números musicales, pero sin puñetera gracia y con evidente falta de originalidad. Es más, hasta al propio Serrano le da tanta vergüenza recurrir al evidente intento de empatía comparativa con “Al otro lado…” y sus musicales que decide hacer metachistes y que los personajes “noten” esa música para pararla o hacer algún chiste… al principio. Luego, se olvidan, ya no la escuchan. En fin, miento. El que se olvida es David Serrano, que usa el truco y luego lo olvida. Como usa la “magia” y luego la olvida. Usa unas licencias que transportan a un “universo” especial… para luego, olvidarlas y seguir en un universo normal, “que si no es un jaleo y tengo que pensar y crear cosas y eso me da pereza”. De hecho, hasta esas licencias son copias antes vistas. Increíble la copia del baile de lo “Todos dicen I Love You” en el Sena (supongo que lo defenderá como “homenaje”, claro…).

Por no hablar de ESE final. Tras estirar el chicle lo indecible 60 minutos más con un conflicto que se soluciona en el minuto 30 de una mala sitcom, encima, recurre a un absurdo final de resolución “porque sí” sin sentido y con calzador.

Os juro que no entiendo estas cosas… una cosa es hacer industria, buscar comedias para gente joven, etc…
Otra cosa es buscar financiación para que el cine siga adelante.
Pero por favor, que se haga con un mínimo de respeto al espectador.

El cine es para él, no para los que dan la pasta.
¿O a qué estamos jugando?

Bolaño cercano: de repente me emocioné

Debido al post que escribí ayer algunos de mis amigos me han acusado de ser poco sensible.

“Entonces, ¿no te emocionaste con el beso?”.

“No”.

“¿Acaso no fue ese beso como la promesa del arrebato que esperan todos los amantes?”.

“No entiendo la pregunta”.

“Que si no te puso cachondo”.

“Ahora que lo dices, noté como caía una fina lluvia sobre un territorio mojado”.

En fin, qué culpa tengo yo si gracias al cine y a la televisión estoy más que habituado a los grandes gestos de amor. Y ver a un par de seres humanos bellos morreándose en plena euforia futbolística no me desagrada, pero tampoco me repiquetean los cascabeles del alma.

Aún así: reniego de la acusación. No soy insensible. Todo lo contrario. Y os lo voy a demostrar.

Hace poco, como ya os conté, empecé a leer a Bolaño. Como mi interés por él acaba de nacer (ni siquiera he leído todavía Los detectives salvajes) estoy intentando asumir el hecho de que el tipo está muerto. Sin embargo, con cada cosa suya que leo se produce una suspensión temporal de la realidad oficial y entra en juego una realidad alternativa según la cual Bolaño está vivo. Pongamos por ejemplo que empiezo un nuevo relato. Según voy leyendo es como si me sumergiera en una piscina y allí en el fondo le viera a él, sentado y fumando. O escribiendo. Escribiendo nuevos relatos que nunca leeré. El caso es que ahí está. Anfibio, pero vivo. En otras palabras: que se me olvida un poco su muerte. Hasta que termina mi lectura y entonces sí, me acuerdo de la crisis hepática mortal del año 2003. Por eso tengo la sensación de que cada vez que termino de leer un nuevo texto, Bolaño se muere un poco más. Sensación que va ligada al hecho objetivo y muy deprimente de que cuanto más leo de él menos me queda por leer.

Es un poco morboso todo esto, ¿verdad? Pues aún puede serlo más: pinchando en el enlace a la wikipedia que os he puesto más arriba (donde escribo “Bolaño” por primera vez) me he dado cuenta de que HOY es el séptimo aniversario de su fallecimiento. Y no lo sabía antes de sentarme a escribir este post. ¡Lo juro!

El otro día me picó la curiosidad. Lo único que sabía de la vida de Bolaño es lo que relata la contraportada de los libros de Anagrama. Busqué por ahí y encontré un documental rodado en el 2008. “Bolaño cercano“, de Erik Hasnoot.

El documental dura unos 40 minutos. Aparecen en él cuatro amigos de Bolaño (pero qué amigos: Enrique Vila-Matas, Rodrigo Fresán, Juan Villoro, Antoni García Porta) y su mujer oficial, Carolina López.

El documental me pareció interesante. Lo que no esperaba era que me emocionara. Pero sucedió.

Fue con la primera escena de este vídeo:

Carolina López enseña los cuadernos escritos por Bolaño. Algunos de ellos datan de los años setenta. Al parecer en algún momento el escritor fue consciente de que iba a morir y decidió revisarlos. La mujer enseña a cámara las páginas escritas y corregidas de su puño y letra. Durante un momento sujeta un cuadernillo de tapas negras y explica que ése es el último cuaderno de Bolaño, el que escribía antes de morir. Dice esto, que a mí me parece tremendo, sin ninguna sensiblería, lo cual es de agradecer porque bastante tengo yo con la congoja que me produjo ver ese cuaderno pequeño, con su última página escrita y el resto de páginas en blanco.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: