Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Archivar para el mes “mayo, 2010”

A ver, artistas: Concurso de cortos en TCM

Muchas veces me dedico a juzgar trabajos de otra gente, siempre desde el respeto y el… bah! Esto es Internet! Desde el altar de mi ego, qué narices, faltaría más!

Pero ojo, que vosotros no os quedáis atrás en juicios tanto al contenido como al continente.

Así que llega la hora de que desde TCM, se os juzgue a algunos de vosotros, los valientes con ganas de empezar… y de paso se os de un premiete si ganáis:


CONCURSAZO DE CORTOMETRAJES DE TCM, CHAVALES!

Se llama “El corto y cálido verano”. Y es un concurso de cortometrajes de TCM y de ONO.

¿No sabéis que hacer con esa joyita que grabasteis el verano pasado y un colega con el Final Cut os montó? Pues hale.

¿No sabéis por qué nadie ha pinchado en vuestro corto GENIAL en youtube o Vimeo? Pues hale.

¿Tenéis una idea y mucho tiempo libre? Pues hale.

Que no todo en TCM son clásicos: también hay sitio para nuevos. Si tienes un corto producido en 2009 o 2010 y ganas de concursar, a partir del 1 de junio TCM y ONO te ofrecen la posibilidad de hacerlo.

¿Dónde? ¿Cómo? Bueno, en facebook podréis encontrar toda la información y es donde se desarrollará también el concurso, pero más adelante, en televisión, en el propio canal TCM, pues el ganador verá ahí emitido su trabajo este veranito.

A parte, el corto ganador recibirá 1.000 euros por la compra de los derechos de emisión de su proyecto. Y hay otros premios: el segundo es una cámara SONY HDRCX-305 y el tercero, una tarjeta regalo de El Corte Inglés por valor de 50 €. Sí, no es la biznaga de plata, pero para hacer cortos de verano, chavales, lo veo más que bien, ¿no?

¿Cómo participar?

A partir del 1 de junio, en la página de TCM en Facebook o en la de ONO encontrarás todos los detalles.

1. Hazte fan de TCM o de ONO en facebook (bueno, ahora es un “me gusta”, que no mola nada, pero ya sabéis…). Si ya sois, genial. Haceros amigos de Escrito Por, ya que estáis, venga…
2. Sube tu corto a tu perfil. Lo cuelgas en tu facebook, vaya.
3. Entra en la página de Facebook de TCM o de ONO y en la pestaña del concurso, pulsa en “Añadir Vídeo” y selecciona tu corto.
4. Espera a que algún desgraciado vote y le guste tu “obrita”, maestro.

En la página de TCM y de ONO en Facebook siempre podrás ver cuánta gente te ha votado. Y puedes compartir tu corto con tus amigos para que ellos te muestren su apoyo.

Al acabar el plazo (Puedes participar entre el 1 de junio y el 2 de agosto), los 10 cortos más votados en Facebook serán los que pasen a la final. Un panel de profesionales del mundo del cine serán los encargados de elegir al ganador y a los dos finalistas.

Características de los cortos:
– Temática: libre
– Duración del corto: inferior a 30 minutos
– Tiene que haber sido producido a partir del 01 enero 2009.

A modo personal (nadie me ha dado pie, pero ahí va…) os diré que penséis un poco en una cosa: lo van a ver por facebook. Por Internet. Es decir, no vais a tenerles encerrados en una sala a oscuras, concentrados en vuestro discurso… eso es IMPORTANTÍSIMO.

Sobre todo a la hora de responder una pregunta: “¿cuanto debe durar?”. En las bases pone que menos de 30 minutos. Pero ahora decidme, pensando siempre en que el que vota, es el público de a pie, el internauta medio: ¿Cuando habéis visto algo entero en Internet que dure más de 8-9 minutos y no fuera algo expresamente buscado y conocido? Pues eso.

Y también comentaría algo sobre la “temática” y tal, pero eso ya lo dejo a gusto de todos…

Bueno, pues ánimo a los que lo intentéis.

Y por favor, Mateo Gil, Daniel Sánchez-Arévalo, etc… en este concurso no os presentéis, anda…

Anuncios

Esperanza Aguirre: Del género tonto

Últimamente oigo muchas de esas voces de “la cultura es libre” (que lo es) y “todos tenemos derecho al acceso a la cultura” (que es cierto), pero lo malo es que la mayoría de estas pasan luego a la perversión “la cultura debe ser gratuita”, que es el paso previo a las descargas descontroladas, mulas, torrentes y demás… sin escrúpulos.

Pues bien, si os llegan los escrúpulos o simplemente, sois unos negados de la informática, hay una solución bastante fácil para acceder al cine o series de calidad, a la que nadie da mucha cancha pero que está en muchos barrios, en muchísimos y que es gratuita. Igual que con los libros, periódicos y revistas: las bibliotecas.

Porque igual que la información y el entretenimiento ficcionado ha cambiado en los últimos 100 años, pasando de la palabra escrita a mil soportes diferentes, las bibliotecas, aunque tarde, también lo han hecho.

De ahí que hoy en día, haya muchísimo mercado de cesión de películas, series, Cds, hasta videojuegos, en bibliotecas públicas por todo el país. Os invito a conocerlas…

…igual que os invito a conocer esta bonita historia bibliotecaria:

LA CONFIRMACIÓN DE LA BASTA (Sí, CON B) CULTURA DE LA SEÑORA AGUIRRE

Como sabéis, las bibliotecas suelen depender de fondos públicos, así que, por ejemplo, en Madrid, están gestionadas por la Comunidad de Madrid. Una Comunidad que gestiona, por llamarlo de alguna manera, la Espe.

Por otra parte, sabréis que en una biblioteca, una de las labores más importantes es la de archivar los contenidos de tal manera que se puedan recuperar rápidamente, para su consulta. Autor, título, año, etc, etc…

En el caso del cine, las bibliotecas de la Comunidad de Madrid, con buen criterio para el usuario, decidieron etiquetar las películas por género. Sí, el usuario medio no va a entrar en detalles sobre si “Sin Perdón” es un western o es un drama postmoderno. Es más, pueden ser las dos cosas.

Pues bien, entre esas etiquetas de género están las habituales: comedia, drama, terror, infantil, musical, western, bélica… y erótica.

Ojo, erótica. Nada de porno, eh. Erótica.

Pues bien, ¿a que no sabéis que etiqueta hizo desaparecer el gobierno de la absurda Espe (recordemos, ex Ministra de Cultura) lideresa, de SUS bibliotecas?

¡Bingo!

Cine erótico, ¡no!. Que insulto. Que soez. Que desaparezca de mi vista. Desconocemos si los libros de ese género también sufren esta ignominia, pero el cine, sí: fuera etiqueta!

Supongo que algún imbécil, como es habitual en los políticos despóticos, decidió que lo que no le gusta debe desaparecer aunque exista (caso de fotos Gurtel en Valencia) y se “chivó” a alguien, que mandó una circular.

Y ahora, ¿qué hacen los pobres bibliotecarios? Pues tienen que re-clasificar todas esas películas, metiéndolas en otros géneros. Por ejemplo “aquí parece que lo pasan bien, pues comedia”.

Mucho mejor así, Espe. Así si un hombre de bien, de los de ir a misa, va a buscar un drama para llevar a casa con su señora, pero un drama de bien, de señores, igual se encuentra con “Las Edades de Lulú”. Si busca en cine histórico con aventuras y peleas encontrará “Historia de O”. Y si mira en documentales antropológicos podrá ver “Emmanuelle Negra”. Bravo.

Igual es eso: que si los salidos reprimidos de sus colegas antes sacaban esas películas de la Biblioteca, quedaba constancia de que era una “erótica” y ahora pueden sacarlas para matarse a pajas mientras aprieta el cilicio pensando que sólo ha sacado una “comedia”.

Valiente aporte cultural el que está dando a España, Esperancita… la pobre “de pedir”.

Cataclismo: una serie que puede nacer… si tú quieres

Ya hemos hablado muchas veces de que tener una profesión creativa (léase guionista, actor, director, escritor, diseñador, cocinero…) puede ser maravilloso y también una putada. Uno se pasa la vida haciendo cosas para enseñarlas a los demás, sometido a un juicio perpetuo.

Pero hay otro matiz del que se habla menos, y es, ¿qué pasa cuándo son tus amigos los creativos? ¿Qué pasa cuándo son ellos los que te enseñan cosas a ti y te ves obligado a improvisar una opinión pública que muchas veces no coincide con la opinión íntima, sincera, la de verdad? Eso también es una putada. Yo me he visto en esa situación y creo que ya lo he probado todo: mentir descaradamente, mostrar un entusiasmo templado, decir la verdad con tibieza, decir la verdad con brutalidad… Todas las posturas son incómodas y al final uno no sabe cuando está siendo más mezquino.

Por eso lo ideal es lo que me ha pasado hoy con mi amiga Estíbaliz. Me ha enseñado algo que ella y otra colega han hecho… y me ha encantado.
Por eso no tengo ningún pudor en poner aquí eso que han hecho y decir abiertamente: vedlo, y si os gusta, entrad en la web de Nikodemo TV y votad por ellas.

Se trata de un piloto de una webserie. Nikodemo TV ha organizado este concurso de pilotos. Los que resulten ganadores conseguirán presupuesto para seguir haciéndo capítulos y colgarlos en la web.

El de mi amiga se llama CATACLISMO, dura 7 minutos y parte de la siguiente premisa:

¿Qué pasaría si llegara el fin del mundo y descubrieras que la única persona viva a tu alrededor es tu ex?

Lo dicho: si os ha gustado y pensáis que no os haría daño ver cómo continúa esta historia, entrad y votad.

La ronda de votaciones se acaba el lunes (incluído).

Sustitutos para Lost: Treme, Romanzo Criminale y Fringe.

Bueno, pues ya está llegando a su fin la semana Lost, que algunos recordarán por ser aquella en la que se quedaron locos, mu locos… Tal que así:

Otros pensarán en ésta como en “la semana de la furia”, aquella en la que de la mala leche que se les puso, a punto estuvieron de invadir Polonia:

Y, cómo no, también están aquellos pocos iluminados que atesorarán en sus corazones, dulces como la fruta escarchada, un bello recuerdo de estos días, porque ellos han visto un final emotivo, coherente… Precioso.

En cualquiera de estos casos, hay una realidad que es la misma para todos: esto se ha acabado. Y aunque el cadáver aún esté caliente, ya va siendo hora de decirlo:

EL MUERTO AL HOYO, EL VIVO AL BOLLO

Así que ¿qué otras series interesantes hay por ahí?

Acaba de empezar Treme, una serie sobre las vidas de la gente de Nueva Orleans tras el paso del Katrina.

Lleva la garantía de los creadores de The Wire (ambas series son emitidas por TNT)…

Yo he visto el piloto y he de deciros que me ha encantado. Tengo muchas esperanzas puestas ahí, pero voy a esperar a ver unos cuantos capítulos para hablaros más sobre ella.

Hay otra serie a la que tengo muchas ganas de echarle un ojo: Romanzo Criminale. Es una adaptación televisiva de una película que Sergi comenta aquí.

Aparte de que me atrae el tema (delincuentes y polis en la Italia de los 70), me apetece ver una serie que no sea americana, para variar. Ángela me ha hablado muy bien de ella, así que, como mínimo, ha de ser interesante.

Y por fin llegamos a otra serie, de la que sí os puedo hablar con un poco más de conocimiento de causa, pues ya estoy metido hasta las ingles en la segunda temporada, y eso que empecé a verla sin mucho entusiasmo.

Se trata de Fringe.

Sí, J. J. Abrams, es uno de los creadores y Bad Robot es la productora, así que si estáis buscando una serie sustituta a Lost, ésta puede ser la apuesta más lógica.

Fringe tiene, sobre todo al principio, un aire a Expediente X. La protagonista es Olivia Dunham, una agente del FBI, que en el episodio piloto intenta salvar desesperadamente la vida de su novio, víctima de un extraño atentado químico… Para lograrlo debe conseguir la ayuda de Walter Bishop, un científico que lleva años recluido en una institución mental y que únicamente podrá salir de ella en el caso de que su hijo, que le odia, acceda a convertirse en su tutor legal. Olivia consigue convencer al hijo, y la ayuda del científico. Si salva al novio o no ya lo comprobará quien quiera verlo.

Lo hay que saber es que a partir de entonces quedará constituida la división Fringe, formada por Olivia, Walter Bishop y su hijo, que se encargarán de investigar para el FBI sucesos extraños relacionados con avances científicos. Las investigaciones son autoconclusivas en cada capítulo pero todas ellas están relacionadas con una trama mayor, que se hará más presente según avanza la serie.

Me mola porque me lleva a un terreno en el que me siento cómodo: la ciencia-ficción, y que echaba mucho de menos desde que se fue mi amada Battlestar Galáctica.

Esto no es lo mismo, pero se ve con alegría.

¿Y vosotros, qué series proponeis como sustitutas a Perdidos?

El Papa opina sobre el final de Lost

La oficina de prensa del Vaticano ha emitido esta mañana un comunicado(*) en el que Benedicto XVI ha expresa su satisfacción por el devenir de los acontecimientos en el tramo final de la serie de televisión Lost.

“Al final todo ha salido como yo esperaba”, dice Ratzinger. “Me parece un acierto que la última secuencia importante de la serie transcurra en la casa de Dios”.

El Papa considera que Lost ha resultado ser un “vehículo ideal para llevar la religión a los jóvenes”.

Ha añadido que “sabe que Él también está contento” y espera que muchos de los fans de la serie abracen la fe católica tras visionar el último episodio.

Nada más hacerse público este comunicado los habituales puestos de imaginería religiosa de la plaza de San Pedro han empezado a vender deuvedés de todas las temporadas disponibles de Lost.

Hasta este momento se desconocía que Benedicto fuera seguidor de la serie.

Fuentes cercanas a él han declarado que “el Papa estaba muy enganchado. Lo que ocurre es que no había querido decir nada hasta ver el final por si acaso los guionistas optaban por una resolución poco acorde con los principios de la Iglesia”. Dicha fuente aclara que “al final no ha sido así, y Benedicto se ha sentido muy aliviado por poder compartir su secreto con el mundo”. “Su personaje favorito era Sayid”

Algunos periodistas han pretendido sonsacar la forma en que Ratzinger ha accedido a los capítulos al ritmo en que se iban emitiendo en los EEUU, sospechando quizás que habría sido por métodos nada legales.

A este respecto la misma fuente ha declarado que “es completamente incierto que un soldado de la guardia del Vaticano le suministrara los episodios descargados de la Red”, pero tampoco ha explicado cómo Benedicto podía verlos.

*Este comunicado y toda la noticia es una broma, al igual que el final de Lost.

Las reinas del Drama

Cuando trabajé, hace años, en una no-exitosa serie de televisión (no preguntéis, no os acordaríais), aunque parezca mentira, teníamos siempre un tremendo cachondeo con una de las actrices, ya mayor (una clásica) que, como hija de la tradición actoral-teatral de su época, tendía a la sobreactuación hiper-teatralizada.

Vamos, que llegó incluso a ponerse la manita en la frente al decir alguna frase de desolación.

Desde entonces, a cualquier persona que viéramos con una manita en la frente, le decíamos que estaba sobreactuado.

Era una reina del drama, metida en una comedia de situación. Pobre.

Las reinas del drama nos rodean, amigos. Igual que los reyes del drama, sí, pero siempre he tenido predilección por las prima donas. Nos han rodeado y han estado ahí siempre, haciéndonos a la vez reír, sufrir y por qué no, sentir penilla en plan “ay pobre…”. Señoras encumbradas fuera de su sitio en el espacio-tiempo interpretativo y social. Señoras que dan personajes como estos, magistralmente definidos por 2 genios del guión (y la dirección, posteriormente), como Wilder y Allen.

Una es Norma Desmond, personaje interpretado por la Swanson en “Sunset Boulevard” (El Crepúsculo de los Dioses), de Billy Wilder. La drama queen por excelencia…

Y otra, Helen Sinclair, personaje interpretado por Diane West en “Balas sobre Broadway”, de Woody Allen. Una joyita que le valió el Oscar, haciendo reir a todos los invitados a la gala de los premios con sólo oir en el vídeo que recordaba las nominaciones una frase: “Don’t speak!”

¿Y hoy en día hay drama queens? Pues bien, las hay, disimuladas y en versiones más así asá. Muchas lo intentan por la tele, pero claro, comparadas con estas versiones cinematográficas, se quedan en nada (Lo siento Carmen Maura). Aunque un pequeño anuncio del “Young Director Award” me ha abierto los ojos a la esperanza. Hay una cantera ahí fuera… y es magistral:

De todas formas, no se crean. En casa tenemos también drama queens. Aunque estas no fingen, viven así. Ni son actrices. Ni siquiera son… bueno. Son así. Viven en la sobreactuación. Y… ¿a quién no le va a gustar vivir en la sobreactuación? Es de gustar muchísimo!

Chuck Norris, presidente de Texas

El otro día quedé con un amigo a tomar unas cañas y, no sé cómo, la conversación derivó en Chuck Norris. Las verdades como puños sobre el actor que circulan en Internet y que han inspirado al mismísimo Buenafuente, son ya un tema conocido en esta web.

Lo que yo ignoraba, y me contó mi amigo, es que Chuck Norris tiene una faceta política. No me estoy refiriendo a que acuda a los mítines republicanos en plan “actor que apoya a” como hacen muchos otros actores con uno y otro partido. Eso lo hace, sí, pero es un papel que a un ranger como él se le queda pequeño. ¡Estamos hablando del hombre que se enfrentó a Bruce Lee!

Y tampoco es que pretenda convertirse en el gobernador de su amada Texas, al igual que Arnold Schwarzenegger lo es de California. No, eso son mariconadas…

…porque él lo que quiere es ser presidente… de un futuro y nuevo país llamado Texas.

¿A que no sabíais que en Norteamérica también hay movimientos independentistas? Yo creía que los estadounidenses se sentían demasiado orgullosos de ser eso, estadounidenses, como para querer ser otra cosa. Pues según Norris, el estado de Texas siempre ha querido la independencia.

Y es que para Chuck las cosas ahora están muy pero que muy malitas por culpa de Obama:

“Si la Virgen viviera en la época de Obama habría abortado. Jesús no habría nacido ¿y qué sería del mundo ahora?”

Esta afirmación me parece terrorífica, y no precisamente por su contenido político, sino porque deja patente que para Chuck, Cristo era norteamericano.

Quizás penséis que sus afirmaciones son tomadas como los delirios de un loco. Pues no. Las opiniones de Chuck son leídas por miles de personas en un periódico y Mike Huckabee, competidor de John McCain en el partido republicano, llegó a proponerle como secretario de Defensa.

¿Os imagináis a Chuck como secretario de Defensa de los EEUU?

Esto podría haber sucedido.

Ahora, ya os digo, está a otras cosas: a encabezar una revolución independentista, ni más ni menos.

“A lo mejor me presento a la carrera para la Presidencia de Texas. Y eso puede que suceda mucho más pronto de lo que creemos. Si no soy yo, puede que alguien se presente para ser el presidente del Estado de la Estrella Solitaria, si la situación de nuestro país continúa en ese camino de convertirse en un enemigo del propio país… Cualquiera que haya estado en Texas durante algún tiempo sabe exactamente qué es lo que deberíamos hacer si las cosas se ponen feas en Estados Unidos

Mucho ojito con Chuck. El que avisa no es traidor.

Chatroulette: Míreme usted al ojo cuando le hablo!

Últimamente estoy de un experimentón que no me reconozco. Yo que soy muy de mis cosas de siempre, la rutina rozando el autismo severo y las escasas intenciones de socializar con desconocidos.

El otro día me “presentaron” un nuevo invento de este demonio que es internet. Tras el twitter (en ese no he caído), los blogs (en ese… sí) y facebook (he vuelto, ya os lo dije), llega la nueva taradez social: Chatroulette.

El “Chatroulette” no es hablar mientras Zidane te dribla dejándote en ridículo así:

No. Es un concepto… distinto, del chat. Vamos, del chat no pero sí de la elección de tu compañero de chat. De hecho, es un concepto de no-elección. Te toca el que te toca.

Sí. Tu abres la página de chatroulette, le das a “de que sí” en el tema de conectar tu webcam y tu microfonito y entonces, empieza el juego…

…porque puede tocarte cualquiera que en ese momento esté conectado al invento. Cualquiera. Es aleatorio. Cualquiera y de cualquier lugar del mundo.

Tu le das y ves al/la colega. ¿Que te apetece decir algo? Le dices y chateas. ¿Que no? Le das al botoncito “Next” y pasas al siguiente, por random. Eso si antes no te ha mandado él a Parla. Algo humillante cuando son féminas, da igual que pinta tengan. Es más, hasta cuando son tíos. Joder. ¿Quién se cree que es para descartarme? ¡Si me conociera se haría gay! Quizá eso le hace darle al botón… bastardo.

Así que podéis imaginaros lo que aparece: gente muy rara, gente probando, gente muy normal (demasiado, demasiaaaadooooo, que aburrimiento), grupos de colegas que le dan “pa la risa”, gente con una guitarra que a la mínima te sueltan su canción, gente disfrazada buscando ver qué cara se te queda cuando conectas, auténticas performances e incluso gente maja… Aquí tenéis ejemplos de todo eso:

Pero ahora, os voy a decir la verdad, niños. Internet no es para encontrar gente maja. Ni para buscar información. Ni para que los abuelos puedan ver a tu hijo sin tener que llevarlo a su casa y aguantar la chapa de “trae, trae que no sabes tratar a un niño”. No. Internet, como ya decían en un musical, es para el porno.

Y chatroulette no es la excepción.

Inexorablemente, da igual la hora del día, 1 de cada 2 personas con las que contactas ahí… es un pene.

Una tranca. O un pito. Según. Pero vamos, un pene.

Vas a hablar a un programa y de pronto, te ves con un pene. Es… delirante.
Me imagino que hay un paso más de delirio, cuando un pene le da a “next” y le aparece otro pene. ¿Qué harán? ¿Hablarán? ¿Le darán al “next” huyendo de otro como él o comentarán cosas de penes? No lo sé. No he hablado con penes.

No sé que esperan estos pobres diablos. Estuve una noche haciendo el tonto y os aseguro que jamás me tocó hablar con una vagina. Así que, que lo sepáis, en internet hay un amplio grupo de penes solitarios que buscan hablar de sus cosas y no tienen quien les escuche profundamente.

Aun así, me hizo gracia el invento y la de gente que estaba conectada dándole al “next” de manera compulsiva y a la vez, siendo expulsado por “nexts” de la gente, al más puro estilo de la selección natural.

Y la gente seguía. Ibas dando botes sin que nadie te saludara, de Next en Next y al rato… volvía ese tipo de antes. Ese grupo de chicas. Ese pene. Seguían todos ahí, intentando encontrar, intentando ver algo.

Una historia. Un minuto en la casa de otra persona. Una imagen con la que desarrollar una fantasía de cómo debe ser esa otra vida, al otro lado del espejo TFT.

Curioso experimento. Pero estas cosas no son para mi, gracias.

Pero eso sí, puedo afirmar con rotundidad: Chatroulette es la polla.

Literal.

Almodóvar: su top-five de Youtube

Parece mentira que sólo tenga cinco años.

No me refiero a Pedro Almodóvar, sino a la web de contenidos audiovisuales Youtube.

Si me pongo a pensar la última vez que fui al dentista no existía Youtube. Ni la última vez que fui de acampada. Ni la última vez que me bebí un gin-tonic. Ni la última vez que quise abrazar para siempre. Ni la última vez que casi me doy de hostias con alguien.

Y sin embargo ahora esta web está tan presente en mi vida que no hay día que no la visite. Supongo que eso cambiará en poco tiempo, porque así es Internet. De hecho, muchas de las cosas que antes buscaba en Youtube ahora las busco en Spotify. Pero de momento, mientras siga escribiendo este blog Youtube es para mí una herramienta de trabajo.

Pero dejemos de hablar de mí, aunque sea el único tema verdaderamente interesante del que podemos hablar.

Yo de mí y tú de ti.

Eso lo sabe bien Almodóvar, gran hablador de sí mismo, que en esta ocasión, para homenajear los cinco años de Youtube, se ha lanzado a contarnos cuales han sido sus hallazgos favoritos en esta web.

Ignoro el orden de preferencia, así que pondré los vídeos en el mismo orden en el que aparecen en la noticia:

EL TOP-FIVE DE ALMODÓVAR:

1- Le mépris (El desprecio).

La película de Jean-Luc Godard tuvo un trailer que Almódovar califica de “revolucionario” y de “joya del pop”. Yo me limitaré a decir que Brigit Bardotte sale medio en bolas.

2- “Ne me quitte pas”.

El segundo vídeo citado por Almodóvar es de una canción de Jacques Brel. Parece ser que una de los alicientes de este visionado es contemplar la mala dentadura del cantante.

3- “Como me la maravillaría yo”.

Otra canción. Ésta la canta Lola Flores en la película Casa Flora. “Surrealismo y dadaísmo español”, según Pedro, que también califica a Lola como “inventora del hip-hop”.

4- Vecinas de Valencia.

Y así llego emocionado al cuarto vídeo elegido por Almodóvar. Emocionado porque lo he visto mil veces y me encanta. ¿Cuántas veces habré oído decir a mis amigos lo de “puta, sin ser yo nada de eso”? Almo dice que el vídeo debería recogerse en las antologías de cine de terror. A mí siempre me ha llamado mucho la atención el moño de la señora (antes de ponerse la bolsa en la cabeza). Una persona que se peina así no puede estar mentalmente sana, por mucho que su vecina le tire orines, estoy convencido de que ella es la loca de este psicodrama:

5- “Woman”

Llegamos al final del top-five con Cher y Raquel Welch cantando a dúo esta canción, intentando estar cada una más buena que la otra y cayendo sin querer en lo “global-gay-chic”, según Almodóvar, y en lo superhortera según yo:

¿Qué os han parecido los cinco vídeos seleccionados por el director?

¿Hacemos entre todos una lista de vídeos homenaje a Youtube?

Robin Hood: Detrás de la leyenda se esconde la NADA

Alguna vez lo he hablado y sabéis que me pongo nervioso viendo determinadas aberraciones culturales e insultos al sentido común histórico que pueblan los estrenos de la cartelera: películas con ya no anacronismos si no paletismos, faltas de rigor y de lógica y tonterías parecidas… y hay que decir que 2 películas de Ridley Scott siempre me han resultado especialmente aberrantes en ese aspecto. Gladiator y El Reino de los cielos.

Películas que, como se ve rápido, sólo un americano podría aprobarlas. Alguien que no ha mamado el legado de su tierra. Alguien para el que la antigüedad es algo así como el libro de Peter Pan, donde se pueden contar las historietas que uno quiera. Total, pasó hace tiempo “nadie se va a acordar”.

Así que he ido a ver Robin Hood con ese miedo en el cuerpo. Con el miedo de que la estupidez (o el tomarme, como espectador, como tal por parte de los productores) se estampara en mi cara. Pensaba que por cuestión histórica.

Pues no. No ha sido por eso: ha sido por preguntarme… ¿para qué?

He perdido 2 horas y media casi de mi tiempo en ver algo que ya había visto.

Ya he visto esa historieta mil veces. Ya la he visto filmada así. Y ya la he visto con ese protagonista.

He visto Braveheart. He visto Gladiator. He visto Salvar al Soldado Ryan.
Te he visto el plumero, Scott.

Una sinfonía de lugares comunes, historias huecas y flechas que vuelan (tampoco crean que mucho). Y todo… ¿para qué?

Ridley, tú eres un maestro, hombre. ¿Por qué pierdes el tiempo en esto? Dime que tienes algo en la manga, una flecha trucada para hacer un tiro de gracia… y necesitabas el dinero. Porque si no, no lo entiendo, de verdad.

En el sentido “histórico” tranquilos que aparecen los absurdos, como no: Cementos del siglo XII, músicas modernillas folk y reyes vendidos según convenga a la historia (Ricardo el grande -fue un patán, asesino y acusadísimo de homosexualidad rampante, lo cual está guay, pero oye, que se diga – y Juan el malvadísimo – el pobre hizo lo que pudo con el reino que dejó su hermano – y el otro hermano Godofredo, reducido a señor que mira corvo de lado y quiere cositas).

Pero lo que más duele, es el ver todo ese equipo, ese directorazo, esos actores, desperdiciados para una película que no aguanta ni en un videoclub…

Así que, yo me quedo con estos Robin Hoods, que por lo menos, tenían chicha. Y algunos, son una maravilla:


Ranking de mis Robin Hoods favoritos:

7- Versión “Mel Brooks”, idiota, pero mira, al menos, tenía algo de original (poco, sí). Lo mejor, el título: “Robin Hood, hombres con leotardos”

6- El Robin Hood de Shrek, con su alegre hermandad de hombres bailarines. Mágico!

5- En “Los Héroes del Tiempo”, de Terry Gilliam, vemos a John Cleese haciendo de un Robin Hood… muy Cleese y Pythoniano (nianoniano).

4- Al menos, tenía aventura y… a un IMPRESIONANTE Alan Rickman (aquí empezamos a enamorarnos de él). Igualmente, Morgan Freeman acompañaba un buen pack. Pero la papada de Costner… en fin. “Robin Hood, príncipe de los bandidos”.

3- El clásico por excelencia. Maravilloso cuentecillo donde Robin es más majo que las pesetas y nos lo pasamos genial con Little John. Juan sin tierra es malote, pero oye, es una de dibujos!

2- La leyenda. Podemos decir que aquí, empezó todo. Sólo Flynn puede llevar esa ropa y… que le respetemos. Todo un gasto en cine color y una película de aventuras genial.

1- El mejor. El más grande. Lo más maravilloso que se ha hecho con esta leyenda. Inconmensurable película. Ya os lo dije cuando la incluí en el ciclo de pelis que elegí para emitir en TCM, pero lo repito: Obra maestra, tan tan tan realista (con concesiones) que podría ser cierta.
Y a la vez, mágica. Puro cine. “Robin y Marian”.

Corran a verla y olvídense de la tontería de Ridley Scott, por favor.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: