Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Archivar para el mes “febrero, 2010”

Ayudas (subvenciones) al guión y el desarrollo: primero habría que desarrollar a sus asesores ¿no?

Amigos, estamos de enhorabuena. Como dijo Guardans, mientras nos hacía un gestito como el de la foto, pero no nos dábamos cuenta, el cine importa y mucho al Ministerio de Cultura y dentro del cine, los guionistas somos el motor de la industra e importantísimos.

Por eso, sabéis, se redujo el número de ayudas y la cantidad de pasta total a entregar (bueno, lo hizo para llegar a la misma cantidad que hace 2 años -han ido subiendo sustancialmente con los años-, supongo que cosas de la crisis) pese a que aumentó la dotación a cada guión/proyecto elegido. Pero venga, vale, que los guionistas vamos a ser importantes. Que para dar ayudas a las pelis, primará que se hagan de guiones subvencionados… guay…

Pero va y nos llega el gran listado del Comité asesor de ayudas para la elaboración de guiones y al desarrollo de proyectos, el que decide qué proyectos se subvencionan en cuanto a guión.

Anteriormente, en este mismo post, hice un desglose persona por persona de la lista, pero en fin, no quería convertir esto en un ataque personal que algunos (no los afectados, que no han dicho nada, pobres) han entendido. No tengo nada contra esas personas ni valoro aquí su profesionalidad (en cuanto a dignidad al hacer su trabajo) ni que sean tias y tíos majísimos, que estoy seguro que lo son (ambos aspectos). Ni digo que sepan o no de cine y hayan leído mucho. Hablo del aspecto “comité de ayudas a guión de cine”.

Pero, leyendo la lista que publica el BOE, es pública y otros la publican por ejemplo, aquí (recordad, hablamos de las ayudas a guión), la conclusión a simple vista, y recuento de gente que se gane la vida escribiendo guiones y tenga una amplia experiencia en ese rol: Eeeehm… venga, vale. Uno. Y luego hay 2 que tienen una tv-movie co-escrita, sí.

Ole y ole.

De 12 personas que van a valorar los guiones que recibirán una ayuda para ser desarrollados, que decidirán que proyectos son profesionales, bien escritos, bien planteados y merecen la pena, sobre PAPEL (recordemos que recibirán un tratamiento secuenciado), 8 no han escrito en un vida un guión de largometraje o Tv-Movie profesionalmente. Y de los otros 4, 2 sólo han co-escrito una tv-movie, como decía y otro ha co-co-co-escrito sobre un trabajo ya realizado de los guionistas primigenios.

Hablo de una mayoría de gente que va a recibir un tratamiento secuenciado de un guión y no se ha enfrentado jamás a uno de ellos profesionalmente ni de ninguna otra forma. Gente que jamás ha desarrollado una historia en los tiempos que pide un largometraje.

Acojonante, Ignasi.

Y por no hablar de lo “conocido” de los trabajos de los mismos elegidos. Me refiero a obras de una solidez tal que haya sido reconocida como tal. Hablo de un referente guionístico que digas “ah, coño, es que esta/e escribió tal obra…”. Que oye, tendrán cosas dignísimas, no digo yo que no, pero por favor…

¿Qué les costaba contar con, por ejemplo, el sindicato de guionistas ALMA, a los que ni se han molestado en consultar, amigos del Ministerio, para que les pase una lista de nombres más que cualificados? O con cualquier otra asociación, yo que sé…

¿Por qué en unas ayudas tan POLÉMICAS y seguidas no se curan en salud e intentan formar un equipo de valoradores, cuanto menos, difícil de discutir?

Y sobre todo ¿por qué no ponen a guionistas referenciales o respetados (ya me entienden, no es que les deba faltar ningún respeto a los elegidos) por la profesión para dignificar el resultado?

El sindicato ALMA ya ha protestado con una carta al Sr. Guardans (sus historias tendrán) y en fin, en parte lo entiendo.

Yo, personalmente, lo flipo.

Anuncios

Jim Carrey: los yayos ya no son lo que eran

Perdonarme la frivolidad, pero es domingo, me he comido un kilo de paella familiar y la poca sangre que me llega al cerebro se me acaba de coagular al leer esta noticia:

Jim Carrey acaba de ser abuelo a los 48 años.

No es que sea un big deal. Basta con echar un polvo imprudente a los quince años y que quince años después tu hijo repita la jugada para que te veas sufriendo la crisis de los 30 con un nieto en tu regazo.

Aún así, insisto: Jim Carrey es el yayo de alguien.

Eso ya es nacer molando.

Cuestión de género

A raíz de los comentarios que he leído en mi último post he hecho un interesante descubrimiento. Resulta que hay series para chicos y series para chicas. Pelis para chicas y pelis para chicos. Libros para chicas y libros para chicos. Música para chicas y música para chicos. Latas de mejillones para chicas y latas de mejillones para chicos. Y así con todo.

Parece que el mundo está dividido en dos clases de consumidores.

La estadística lo dice, me aseguran. Acepta la realidad, Escrito.

¿La estadística? Vaya, hombre, precisamente la menos fiable de todas las ciencias. La estadística en la familia de las ciencias es como aquella prima que le robó los ahorros a la abuela y no se supo nada de ella en años.

En fin, yo no soy un experto en estadística, pero por algún motivo me cuesta creer en una ciencia cuyo mayor principio parece ser la metonimia: tomar la parte por el todo.

Además, me he dado cuenta de que la estadística es la única ciencia que la gente practica de forma libre y creativa. Uno llega a casa y no se pone a cristalografiar células. En cambio, uno sí llega a casa y dice tranquilamente “las mujeres no saben conducir” o “los hombres son más agresivos al volante”.

Cualquiera practica la estadística. Y algunos de esos practicantes esgrimen sus estadísticas como si fueran oficiales. Lo hacen casi sin darse cuenta, porque creen en ellas y quieren que tú también creas en ellas.

Yo sé que en el 80% de los casos en los que la gente dice “esto es así porque tal estadística lo dice” son afirmaciones sacadas de la manga.

¿Que de donde me he sacado lo del 80%? Me lo he inventado. ¿A que mola?

Pero no quiero ser hipócrita. Yo entiendo los motivos por los que me aseguráis que Sexo en Nueva York es una serie para chicas.

Los temas son el amor, la amistad, las relaciones de pareja, la maternidad, el trabajo y la realización personal. Todo tratado desde la experiencia de un grupo de mujeres.

Ergo…

Las conclusiones, los matices que van a aparecer en las tramas van a ser de interés tradicionalmente femenino. Y su público así lo será.

¿Pero es realmente así?

Yo miro a mi alrededor (esto también es estadística) y creo que no.

Miro a mi alrededor y veo a un ejecutivo de treinta y tantos enganchado a Gossip Girl. A un músico con síndrome de abstinencia de Big Love. A una bibliotecaria de treinta que aborrece Sexo en Nueva York y cree que no podrá sobreponerse al final de Battlestar Galáctica. A una abuela de ochenta y nueve que se parte con Qué vida más triste (es que le dices la palabra “Basauri” y se mea). A una recepcionista de veinticinco que se emociona con Generation Kill. A un adolescente de quince que jamás se pierde Cuéntame.

¿En qué quedamos entonces?

Lo único que puedo decir es que la gente necesita evadirse. Vivir por unos minutos en un entorno de ficción alternativo a sus vidas reales. Y que cada cual elige el entorno al que más le apetece escaparse. En ocasiones, cuanto más alejado de su propia realidad, mejor. No siempre apetece lo mismo a las mismas personas. La gente no es como te esperas. Cuanto más les conozco más lo sé.

Series para nenas y guiones que se escriben con las manos esposadas

He aquí un libro que seguramente compraré:

Y lo haré a pesar de que acabo de leer algo muy estúpido que ha dicho su autor. Ha dicho que hay series que son para chicas y series que son para chicos. Lo recoge el blog de Spoiler y este otro de aquí. No hace falta que explique por qué esta afirmación me parece una tontería, ¿verdad?… Bueno, desde aquí os veo negando con la cabeza y me congratulo de tener los lectores que tengo.

¿Y por qué sigo queriendo comprar su libro?

Primero, porque nadie es perfecto. Y segundo porque este sujeto imperfecto fue guionista en una serie perfecta (que podéis ver en TNT).

También fue él quien escribió el guión de El color del dinero (junto con Scorsese, supongo) y de Clockers, aunque esta última película apenas la recuerdo.

Richard Price, que así se llama, estuvo la semana pasada en el Caixa Forum de Barcelona y dijo que uno de los fallos de The Wire era que David Simon no quería que la serie tuviera un protagonista. Además, dejó claro que para él lo meritorio es escribir literatura, no guiones, y que tanto The Wire como Los Soprano serían novelas mediocres.

Además, dio su opinión sobre todas las series que le vino en gana, o puede que sobre todas las series que propuso el público asistente. No lo sé porque no estuve allí, si alguien estuvo que nos cuente.

Pero estas son algunas de las cosas que ha dicho:

“Sexo en Nueva York, Los Tudor y True Blood son series para chicas”.

Mad Men se basa en la nostalgia de algo que nunca existió”.

“Dexter tiene su gracia”.

Deadwood vale la pena por el malo”.

“Lost es lo más estúpido jamás hecho, aunque el gordo me cae bien”.

Esto de Lost no es tan hiriente. Más hiriente fue lo que dijo en esta entrevista:

“Yo podría escribir sus guiones dormido y con las manos esposadas a la espalda”.


Aún así, ya os digo, pienso comprarme su libro.

¿Que por qué pongo un vídeo de Bad? Pues porque Price escribió el guión.

Por cierto, sobre Michael Jackson también tiene opiniones encantadoras:

“Cuando M.J. murió yo estaba en Harlem. Todos lloraban y pensé: ‘Vamos, si era un maldito pederasta’. Un viejo verde que quería ser una mujer blanca. ¡Por Dios Santo!”

“Leost”, Perdidos: Shutter Island

Ayer vi la última de Scorsese. Sí, la de Leo, ese actor del que ya os conté que sufría el “síndrome de las carpetas” y que me parece estupendo.

Y que vuelve a estarlo, de la mano del maestro Martin, en esta película.

A ver, seamos sinceros… Martin es un crack, pero ahora mismo, como tantos otros, está sacando proyectos que no son unos retos cinematográficos al nivel de los anteriores. Pero los está sacando cojonudamente hechos.

En Shutter Island, de la que os puedo hablar poco para no destripar, Martin crea un ambiente y un clima acojonantes desde el primer segundo y luego va presentando la historia sutilmente, hasta que las hipótesis vuelan por doquier.

Una historia donde acompañamos a DiCaprio por un viaje sin retorno, una historia en la que vemos que los personajes han acabado en una isla remota, abandonada de la mano del hombre (cuerdo) con sus propias leyes y en la que ocurren misteriosos sucesos, cosas extrañas. Gente que desaparece. Gente que aparece. Mentiras. Verdades. Dudas. Sueños. Visiones…

¿Os suena?

Hasta hay un calvo ahí con secretitos, amigos.

Lo único, que no llegan ahí por un accidente de avión. Pero vaya, el resto es una intriga buscando el “qué coño está pasando”, de manera más que interesante, como la de “Lost”, pero más por la mente que por la ciencia ficción.

Una película que tarda un poco en cobrar “sentido”, pero que al final, atando cabos, uniendo ideas, cayendo en la cuenta de otras magistralmente dejadas por ahí en ese momento “nevera” que contaba Hitchcock (en el que, a la noche, de vuelta a casa, vas a coger algo a la nevera y dices “aaaah coño, por eso… claro!”) y te deja reconfortado con el cine bien hecho y las cosas bien contadas. Como siempre ha hecho el tito Martin.

Y Leo es un monstruo. Que tío. Y eso que el pobrecito sufrió depresión por estar un rato currando y tal… aquí nos lo cuentan.

En fin, una película que tengo MUCHAS ganas de volver a ver, porque estoy seguro de que veré mil detalles maestros de “aaaaaaah, clarooooo”. Como, supongo, os pasa también con Lost. Y nos pasará cuando acabe. ¿O no?

Desde luego, es una película muy muy muy guionizada y detallada desde el papel. Todo un juego sutil y maestro de cajas chinas que se van abriendo, un clásico, estupendamente hecho.

P.D: Hay un plano de Leo que parece que esté mirándose a si mismo en Titanic. Alguien pilló el chiste también?

Chloë Sevigny eyes

Hace tiempo escribí un post titulado “¡Increíble! Chloë Sevigny viste peor que yo”. Ha pasado mucho tiempo desde entonces (dos años), han pasado muchas cosas. Y una de esas cosas que ha pasado es que he aprendido a querer a Chloë Sevigny.

Cerveza, café, aceitunas y Chloë Sevigny. Gustos adquiridos.

Chloë ha pasado de ser para mí “la guapifea que salió con Vincent Gallo y luego se vistió de mamarracha”, a ser una de los rostros que más puede alegrarme ver en una pantalla.

Estaba estupenda en Zodiac, pero en Big Love está soberbia.

Ésta es una serie de la HBO sobre una familia polígama de Utah. Chloë es una de las tres mujeres con las que está casado el protagonista. Y padece, entre otras patologías, el “síndrome del hermano mediano”, aplicado al matrimonio plural. Es decir, que anda rabiosa porque tiene celos de la primera y de la última esposa. Es comprensible, ¿no?

El mayor atractivo de la serie para mí es seguir las acciones y reacciones de su personaje, Nicolette Grant, hija del profeta de una secta mormona que además es el archienemigo de su marido.

Nicolette es el prototipo de bitch mangoneadora y egoísta, con extra de mirada torva y sarcasmo a flor de boca. Sufridora. Eso también lo es un rato.

Un personaje de esos que bordaría Bette Davis.

Digámoslo ya: Chloë Sevigny me recuerda a Bette Davis.

Porque ambas tienen unos ojos, una narizota y un frontispicio memorables. Y sobre todo, un gran magnetismo.

Moraleja (en honor a Louella, que me tiene muy triste): en este blog no siempre se habla mal de los actores.

Y ya que hablamos de los Goya…

Algunas preguntas, en el aire, que dejé en mi anterior post:

¿Por qué me da la impresión de que el marido de Paz Vega (Orson) es un celoso cutrón y Paz Vega un poco idiota? Ya lei hace tiempo que se negaba a hacer desnudos porque le molestaba a su marido que se la viera pero el otro día en la gala, que se le acerque Buenafuente y le haga el chiste de, poniéndose al lado, decirle “no, no me beses aunque lo estés deseando” y tenga que hacer el gesto de “Sí vamos, anda!” y poner cara de “yo no lo beso ni loco a este, qué se ha creído” cuando era evidente que era un chiste, no lo entiendo. Niña, parece mentira que vengas de hacer “7 vidas”… no sé si fuiste tú o el moño que llevabas, pero, serénate, bonita.

¿Por qué Marisa Paredes, que lleva mil años en las tablas y en las galas (por eso fue presidenta) fue la única que se trabó? Ni la señora esta contable, oiga. Pero Marisa, ahí estaba, para presentar a “los actores al mejor actor de reparto”. Tal cual.

¿Por qué el productor de “Planet 51” tiene tan poca vergüenza al recoger el Goya (cantado) como para decir que gracias al Ministro Sebastián porque ha demostrado que apoya el talento que hay en España, que es mucho y merece ser apoyado y él mismo larga a un guionista español que le da una idea clave y contrata a otro americano, a mil veces su precio, que le da la misma y le hace un guión que es una basura? Os lo conté aquí.

¿Por qué el realizador de la gala no acierta JAMÁS un puñetero plano? Siempre llega tarde, siempre va a destiempo. Mi tía pensó que cuando Marta Etura dedicaba el Goya a su amor “por quererla tan bien”, esta era lesbiana y le molaba una mujer que lloraba por ahí, que no tenía nada que ver. Y así mil casos. Y ya el caso grave: los excesos de “primerísimos planos” tras el homenaje emotivo a los fallecidos de este año, en el que no sacó NI UNA carita preocupada o compungida. Habían ido a ver si caía una lagrimita y nada de nada. Patánes amarillistas!

¿Qué le ha pasado a Iván Aledo? Yo no me entero de mucho (por ejemplo, lo de Mercero no lo sabía, pobre), pero… ¿le pasó algo? Admiro mucho a este señor y le dedicaron un goya en plan casi póstumo. ¿Qué ha pasado?

¿Por qué Ouka Lele parecía Carolina Ferre un mal día?

¿Por qué no vuelve Rosa María Sardá a presentar la gala? Barra libre y hale… a tirar. Se comió a Buenafuente, la mujer. Que pena que ya no esté para estos trotes, vaya.

¿Por qué se elige para los Oscars una película que no gana un puñetero Goya y no se elige la que gana todos los importantes? Mejor película, mejor guión adaptado, mejor director, mejor actor, mejor actriz, mejor actor revelación, mejor montaje, etc, etc… Pero no, va la de Trueba, que como ya ganó algún Oscar, por si cuela, aunque sea un truño. Señores, seriedad.

¿Si reaparece Garci al final de la gala en plan reconciliación, la gente se hubiera levantado para aplaudir, o para salir corriendo?

¿Por qué está todo el mundo hablando de “reconciliación de la Academia con Almodovar” si el único peleado era él? Eso y que habló de “vuestro presidente” así que me da a mi que…

Y sobre todo:

¿Por qué siento vergüenza de varios premios que me implican a mi y a mis colegas especialmente?

Me refiero a la tomadura de pelo del premio a Mejor Cortometraje, que fue a parar a un corto de… Mateo Gil.

¡Un corto de Mateo Gil!
¡¿¿¿Pero qué broma es esta???!

¿Un tío que lleva 15 años currando en esto como guionista y director de largometrajes de primer nivel de producción?
Ya la nominación era para hacérselo mirar a la Academia, pero que entregara el premio Eduardo Noriega (encima) y lo presentara como “la escuela de los futuros cineastas” era ya recochineo. ¡Anda ya!

Aunque bueno, tras la decisión de premiar como “actriz revelación” a una argentina que lleva 20 años de carrera a sus espaldas, puedes esperarte cualquier cosa. Que cuajo.

Encima, el Goya de cortometraje sube a recogerlo su protagonista: Fele Martínez, (que por cierto, está derivando preocupantemente en Enrique Bunbury) y su colega femenina de reparto y se montan una fiesta absurda de dedicatorias. A Fele le sale el chiste mal (una cosa más, Fele) y ella queda absurda (y por cierto, no era negra?).

Pero no contentos con esto, le dan el premio al mejor guión original a… Alejandrito Amenabar y Mateo Gil, otra vez, por Ágora.
¡Por Ágora!

Para empezar, como ya os conté en la porra que hice, lo de “guión original” en este caso, me da risa. ¡Pero es que era un truño de historia y de narración! Vale, sí, te has montado unos decorados del copón y lo que quieras, pero la trama no podía ser más plana, insulsa y topicaza, por favor…

Menos mal que el mejor guión adaptado se lo dieron a Garricaechevarria y Daniel Monzón. El primero todo un guionista que aprovechó para dedicárselo a todos los colegas del gremio del guión y lanzar un capote de apoyo. Su frase, de “Descubriréis que todo el mundo sabe mucho de guión. Todo el mundo te pasa notas sobre tu trabajo. Decidir cuales tienen razón y cuales no es parte de vuestro trabajo”. Grande.

El otro que tuvo el detalle de agradecer a los guionistas fue Luis Tosar, todo un campeón de la noche. No había dudas.

Pero en fin, mi verdadera duda viene de un artículo de ayer en “El Mundo”. Habla de la visita de los premiados a la Moncloa, al día siguiente, para la foto de ZP (Se tomó literal el ofrecimiento de Álex de la Iglesia a que les utilizara, el tío). En ella, se lee esta frase:

“El cine español “siempre resucita, pese a agoreros” y no sólo es “una fábrica de sueños”, sino también de puestos de trabajo”

Vaya por dios, ZP. Estoy muy de acuerdo contigo:

“El cine español siempre resucita, pese a agoreros“.

Y es que vaya coñazo de película. Aun se llevó muchos premios…

Consideraciones estéticas sobre los Goya

1. Según Jordi Mollá y Eduardo Noriega, el tupé es tendencia. Pero yo me voy a abstener. Aprovecho para decir que el único hombre con tupé al que respeto es Loquillo.

2. La gala me entretuvo, no me dio vergüenza ajena y hasta hubo dos cosas que me gustaron MUCHO.

Una, el trailer cachondo que hicieron de Celda 211.

Y dos, la aparición sorpresa de Almodóvar y posterior alocución. Qué gracia tiene este hombre contando sus cosas.

3. Avistamiento de caras de Bélmez:

Esto es lo más que llegó a sonreír Amenabar en toda la gala. Decir que estaba serio es quedarse corto. Cada vez que le pinchaba el realizador, un angelito lloraba en el cielo.

Otro que tal, Fernando Trueba. Pero en su caso lo entiendo. De ocho nominaciones no se llevó ni una.

4. Fenómenos paranormales:

El increíble parecido entre la actriz de El baile de la Victoria y Sofía Coppola.

El desconcertante intento de Óscar Jaenada por parecerse a Johnny Depp:

“Somos actores. ¿A que no se nos nota?”

Y por último, observad atentamente esta imagen. Sé que da miedo, pero he descubierto una realidad científica que hará que merezca la pena…

Y ahora observad esta otra:

¡¡BIMBA BOSÉ Y TILDA SWINTON SON LA MISMA PERSONA!!

Notodofilmfest ya está en marcha

Ya está en marcha el Notodofilmfest y empiezan a llover cortos majos y entretenidos entre los pequeños videoaficcionados. El año pasado ya hablamos de los ganadores, pero antes de que ese listado aparezca, me gustaría destacar algunos de los que han ido apareciendo en tirereta, día tras día…

Por ejemplo, este, que me tiene loco de descojone estúpido, de Adrián Ramos y Oriol Segarra: Ritmosis.

Me encanta el papel de Teresa Soria, justo en el punto desesperado, muy abrazable, pero destaca sobre todo el de Daniel Pérez Prada. Hace tiempo que me hace risa, ya en publicidad, pero en concreto empezó la cosa con el corto de unas amigas, “Mañana”… donde hacía un papel secundario, pero muy bien. Soy un gran fan de los actores que tienen la comedia escrita en la frente.

Pero hay otras cositas que he visto por notodofilm. Por ejemplo este, muy cachondo, sobre el estado real de la industria del cine y del cortometraje… de Diego Puertas y José Angel Soto. “Industria”.

Y por ejemplo, este otro, de mi admirado Alberto González V. (ya saben, “querido antonio”), que este año… me sorprende, pero me deja raruno con ese final. “Ensayo sobre la Ceguera”. Vean:

Vosotros, teneís favoritos ahí metidos? Contadme… quiero más!

Ya vienen los Goya, con sus aguinaldos

Los Goya, ese motorcito del cine español que intenta llamar la atención sobre alguna película perdida en el marasmo de la cartelera blockbuster y decirle al ciudadano: “Ey… igual esta mola”. Un bonito regalo para algunas películas, que debe ir a más.

Según leo en una entrevista de mi adorado (juju) Gregorio Belinchón a Alex de la Iglesia, presi de la Academia, la ceremonia de este año… no vale. Es una ceremonia y punto. Que la que mola, es el año que viene, que la Academia cumple 25 años y se va a montar la de Dios es Cristo. Y que van a tener proyección y presencia internacional y prometen ser un cambio radical en el concepto “Galas premio rollo“. ¡Ojalá!

Pero bueno, esta gala de “transición” (que raro que no sea de “guerra civil“) la presenta Buenafuente y eso, de entrada, ya me da un buen rollo cojonudo. No es el pesado de “yoyoyoquegraciososoy” de Corbacho ni la “sí,-sólo-me-conocéis-de-Aida-y-cuando-trabajo-acabo-haciendo-el-papel-de-Aida-pero-yo-soy-mucho-más-que-Aida-,gilipollas” de Carmen Machi o algun actor que no sabe presentar shows y resulta soso. No. Es un showman, como era Rosa María Sardá (nunca tuvimos mejor presentadora) y como es Wyoming (otro que lo hizo muy dignamente). Así que… adelante, Andreu. Hazme disfrutar viendo a los colegas nerviosos.

Pero es tiempo de quinielas y aquí va la mia. Luego, si acierto, espero que me hagan “plasplasplas” por la calle a mi paso y me digan: “usted sí que sabe, Escri”. Si no acierto ni uno, espero que me digan: “usted sí que sabe, Escri, no como el cine español, que no da ni una”. Miéntanme!

################ QUINIELA GOYESCA ##################

Mejor Película:
Ágora
Celda 211
El baile de la Victoria
El secreto de sus ojos

Aquí voy a tirar de corazón y voy a decir que gana Celda 211. Porque con una diferencia ENORME, es la mejor. Pero estas cosas no siempre van así. Así que la elijo también porque al final votan un montón de actores y les debe haber hecho mogollón de ilusión a todos no tener un puñetero papelito en Ágora. Las otras dos no les veo oportunidad: una ganará a mejor de habla hispana y ya y la otra vamos a hacer como que no ha pasado, ¿vale?.

Mejor Dirección
Alejandro Amenábar por Ágora
Fernando Trueba por El baile de la Victoria
Juan José Campanella por El secreto de sus ojos
Daniel Monzón por Celda 211

Aquí ya tengo mis dudas. El coleguismo es lo que tiene y en España el coleguismo funciona. Puede ser la “sorpresa”, aunque debería ser, a mi modo de ver, para Daniel Monzón, que se lo merece para tener el reconocimiento de esta película y porque el resto, no lo necesitan y en este caso, creo que tampoco lo merecen (desde luego, Trueba y Amenabar, no).

Mejor dirección novel
Álvaro Pastor y Antonio Naharro por Yo, también
Borja Cobeaga por Pagafantas
David Planell por La vergüenza
Mar Coll por Tres días con la familia

Aquí tengo mis dudas, pero voy a arriesgarme: Mar Coll. Sí, la de Planell ha tenido mucho bombo y puede ser la alternativa, pero yo creo que el apoyo de los premios en cataluña a Mar Coll va a ser decisivo. Esa película es una joyita. Luego queda “Yo, también” que ya es un premio aparecer por aquí y “Pagafantas” que será ignorada por ser comedia para gente joven, pese a tener uno debilidad por ella y por el Sr. Cobeaga en particular. Como autor, Sr. Cobeaga, no se emocione.

Mejor guión original
Alberto Rodríguez Librero, Rafael Cobos por After
Alejandro Amenábar, Mateo Gil por Ágora
Daniel Sánchez Arévalo por Gordos
Pedro Almodóvar por Los abrazos rotos

Cada vez que leo “Mejor guión original” y veo que está el de Pedro Almodovar de “Los abrazos rotos” y “Ágora” de Amenabar y Gil, necesito releer lo de “original”. Porque vamos, muy originales no eran. Todo lo contrario. Aun así, puede ser el camino de “reconciliación” de la academia con Pedro y me temo lo peor. Apuesto por este goya absurdo para que Pedrito nos de un discurso, si es que va. Si le veis por la gala, sospechad.

Mejor guión adaptado
Antonio Skármeta, Fernando Trueba, Jonás Trueba por El baile de la Victoria
Daniel Monzón, Jorge Guerricaechevarría por Celda 211
Eduardo Sacheri, Juan Jose Campanella por El secreto de sus ojos
Jaoquin Górriz, Miguel Ángel Fernández, Miguel Dalmau, Sigfrid Monleon por El cónsul de Sodoma

En mi debilidad personal, aquí veo el premio para Monzón y Guerricaechevarría (el colega del presi) por Celda 211. Y creo que se lo va a llevar. Flipo con El Cónsul de Sodoma y por los Trueba.

Mejor actor
Ricardo Darín por El secreto de sus ojos
Antonio de la Torre por Gordos
Jordi Mollá por El cónsul de Sodoma
Luis Tosar por Celda 211

Sin discusión: Luis Tosar. Está cantadísimo y yo, encantadísimo de que así sea. Cualquier otra opción sería una taradura digna de consideración.

Mejor actriz
Lola Dueñas por Yo, también
Maribel Verdú por Tetro
Penélope Cruz por Los abrazos rotos
Rachel Weisz por Ágora

Madre mia, vaya reparto de papeles absurdos… Que sí, que son actrices que han hecho cosas antes muy dignas e incluso muy buenas varias de ellas, habitualmente, peroooooo… que mal está el mercado, chicas, si estos son los mejores roles del año. Dado que no lo van a declarar desierto, puedo temer o una paletada tipo: “Se lo damos a la Weisz pa salir en la tele fuera” (que luego ya os digo cuanto vamos a salir, NADA) o el de “se lo damos a Pe y así apoyamos su candidatura a los Oscars, aunque sea con otra película distinta”. Igual les puede el tema de “a esta, que es muy buena y hace una peli con un síndrome de down, que implicada es” o el de “Maribel, que rodó con Coppola”. Pero a la última le dieron el Premio Nacional y ya tiene de sobra. Así que ni idea! Venga, me lanzo: Pe.

Mejor actor de reparto
Antonio Resines por Celda 211
Carlos Bardem por Celda 211
Raúl Arévalo por Gordos
Ricardo Darín por El baile de la Victoria

Uhm… a Darín le podrían premiar por la de Campanela, pero por esta me da que no. Aunque sigue siendo Darín. Resines es Resines, que cuando duerme, sueña series de temporadas enteras. Y Bardém es el niño chungo de la familia que todavía no le toman en serio (no me extraña). Yo se lo daría a Raún Arévalo por simpatías pero ni de coña. Me da que “homenajearán” a Resines, que la verdad, no lo hace nada mal en la película “de moda”.

Mejor actriz de reparto
Marta Etura por Celda 211
Pilar Castro por Gordos
Verónica Sánchez por Gordos
Vicky Peña por El cónsul de Sodoma

La doble candidatura de “Gordos” puede perjudicar, pero yo creo que se lo lleva Pilar Castro. Vaya usted a saber por qué. Vale, sí, lo fácil sería decir “Marta Etura” pero es que está espantosa.

Mejor actor revelación
Alberto Ammann por Celda 211
Fernando Albizu por Gordos
Gorka Otxoa por Pagafantas
Pablo Pineda por Yo, también

Quién me gustaría: Gorka Otxoa. ¿A quién creo que se lo darán? A Alberto Ammann. El resto, acompañan y tal… Eso sí, como se lo den a Pablo Pineda me bajo de este autobús pero ya.

Mejor actriz revelación
Blanca Romero por After
Soledad Villamil por El secreto de sus ojos
Leticia Herrero por Gordos
Nausicaa Bonnin por Tres días con la familia

Tengo una especial simpatía a Blanca Romero, una mujer de gustos refinados. Pero me daaaa… que se lo llevaaaa… Leticia Herrero. Hala. Es una apuesta para romper quinielas. Ahí lo tenéis.

Mejor película extranjera de habla hispana
Dawson: Isla 10
Gigante
El secreto de sus ojos
La teta asustada

Aquí las 2 nominadas a los Oscars tienen muchos puntos pero creo que está claro que se lo lleva de calle Campanela.

Mejor película europea
Bienvenidos al norte
Déjame entrar
La clase
Slumdog Millionaire

Slumdog a estas alturas me parece un poco absurdo. La Clase también tiene más tiempo que la tos. Apuesto por un buenrollo de “Bienvenidos al norte”, aunque sabéis que a mi “Déjame entrar” me encantó.

Mejor película de animación
Animal Channel
Cher ami
Pérez, el ratoncito de tus sueños 2
Planet 51

Ehm… ¿hace falta? Pese a que las formas no molen, como os conté… ganará Planet 51 por obvio.

Mejor documental
Cómicos
Garbo, el hombre que salvó el mundo
La mirada de Ouka Lele
Últimos testigos: Fraga Iribarne-Carrillo, comunista

Por favor, menos Ouka la Lela, lo que sea. Por apostar, le doy al Fraga-Carrillo, que el cine español otra cosa no, pero nos puede la política.

#####################################

Y ya está. Esta es mi quiniela. Sí, faltan mil categorías, pero es que paso de poner aquí toda la multitud.

Y también paso de poner las de los cortometrajes. No estoy nada de acuerdo con la elección y me parece una sección terriblemente representada, año tras año. Basta de esta farsa!

Contadme, ¿cuales son vuestras apuestas?

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: