Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Un bastardo entrevista a Tarantino

Nunca olvidaré este momento. La foto que he encontrado y que véis aquí a la derecha es demasiado pequeña, así que igual no se aprecia, pero lo que hay es un reportero del CQC español obsequiando a Tarantino con una pata de jámón serrano vestida con el chándal de Kill Bill. Creo que fue en el festival de Sitges 2005.

Cuando lo vi por televisión me dio grima, vergüenza ajena y hasta un punto de admiración por lo chapliniano de la ocurrencia. Y digo chapliniano porque Chaplin fue precursor en dar a los objetos usos inesperados, como chupar clavos de una suela como si fueran huesecillos de pollo… Pero ése es otro tema.

El caso es que me llamó la atención lo calurosísimamente que Tarantino acogió un chiste tan malo. Fue como ver a un perrito dando saltos de alegría, pidiendo que le tirasen la pelota otra vez. Muchos otros habrían puesto cara de palo. Imaginad a Lars von Triers o a Clint Eastwood encajando una payasada así. No way, man.
Pero bueno, que Tarantino es un tipo cachondo no es novedad. Lo nuevo para mí es comprobar que además es un tipo paciente.

Y lo digo después de haber leído una entrevista que le han hecho por la promoción de Inglourious Basterds. La he encontrado en el blog de Tarantinospain y al parecer es una traducción de una traducción y no se sabe muy bien de qué medio o país procede el periodista… Lo que sí se intuye es que está estreñido, que desayuna té de nenúfar y que considera a Tarantino un cineasta indigno de la Segunda Guerra Mundial.

No voy a poner la entrevista completa porque es demasiado larga (la podéis leer aquí) pero sí voy a exponer aquellas preguntas en las que el periodista delata su postura sobre la película sin ningún pudor. Porque como todos sabemos, “informar” es un trabajo muy soso… ¡Eso cualquiera puede hacerlo! Lo que mola es ser un líder de opinión, como Risto Mejide. Eso sí que es creativo.

La cosa empieza con una batería de preguntas entre capciosa y condescendiente. Hay una que me gusta mucho por la contestación de Tarantino, quien en respuestas anteriores ya ha intentado explicar que el rigor histórico no ha sido su prioridad. Aún así el periodista insiste:

Pregunta: “¿No sobrestima la capacidad de diferenciación de muchos espectadores? Sólo una cuarta parte de los alumnos de instituto norteamericanos saben que Hitler gobernó Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Seguro que no se sorprenderán nada que en su película se cometa un atentado contra Hitler en un cine de París.”

Respuesta: “¿De dónde sacáis esas cifras? No me lo trago. Eso es propaganda difamatoria. Seguro que los chavales han tomado el pelo a los que hacían esas encuestas”.

¡Bien! Por fin alguien defiende a los escolares yankis, esa panda de retards que pese a sus limitaciones lleva décadas dominando el mundo. Aquí Tarantino ya podía empezar a intuir lo que se le venía encima. El periodista sólo estaba enseñándole el dedo antes de meterlo en lo que él piensa que es una llaga muy gorda:

“La pregunta es si el Tercer Reich se puede usar como material cinematográfico de una manera tan despreocupada como por ejemplo la lucha entre indios y vaqueros en el salvaje oeste”.

“No tengo ningún problema, al contrario: los soldados de la resistencia de mi película se comportan como indios en pie de guerra: acechar, matar, arrancar la cabellera. Para mí se trata de contar una historia de aventuras. Una historia emocionante, como en los films de los años 50 y 60 cuando no se tenía ningún remordimiento de conciencia en pasarlo bien viendo una cinta bélica en el cine”.

“¿Para usted dónde se acaba la diversión? ¿En el Holocausto?”

“¡También hay películas de los años 50 y 60 que mostraban el Holocausto y que fueron chocantes! ¿Conocéis Operation Eichmann (Asesino Nº1), de 1961? Una película nada mala. El maravilloso Werner Klemperer, judío, que después se hizo famoso con la serie de televisión Los Héroes de Hogan, interpretaba a Eichmann. Fue el primer largometraje que llevó al espectador a las cámaras de gas, de una forma que ni siquiera Steven Spielberg se atrevió a hacer en La Lista de Schindler.”

“Spielberg se acobardó frente a lo más extremo”.

“Soy una gran fan de La Lista de Schindler. Pero en los últimos veinte años o treinta prácticamente sólo se han rodado películas de guerra centradas en la tragedia y en las víctimas, la culpa alemana y esas cosas. Siempre acompañado de violines que acentúan la horrorosa miseria que evocan estos films. A la larga se hace monótono.”

“Pero es un tema muy serio”.

“A mí, muchas de estas películas serias sobre el Tercer Reich me hacen reir”.

Y luego sigue…

“El personaje carismático en su película es el contrincante de los Bastardos, el hombre de la SS Hans Landa, encarnado en Christopher Waltz. Es culto, encantador y domina la situación. Por otra parte, muestra a los judios como gente cafre, tanto o más brutales que los alemanes. Las víctimas también son verdugos”.

“Es cierto que Landa es perturbadoramente carismático. Pero no es ninguna casualidad, la película sigue una idea fundamental: “everybody is everybody“.

“¿Eso qué significa?”

“No hay ningún bueno claro ni ningún malo claro, en este film.”

“¿Y no es precisamente ese el problema? En el Tercer Reich se trazó claramente la frontera entre víctimas y verdugos”.

“En la película hay una escena en la que los Bastardos interrogan a un sargento alemán. La violencia en esa escena tiene componentes cómicos…”

“Es difícil de aguantar”.

“Pero Brad Pitt está muy divertido con su acento del sur con chicle. Y después hay una especie de catarsis cuando uno de los Bastardos ha de matar a un alemán con un bate de béisbol. Si lo único que yo hubiera querido conseguir en esta escena fuera que el público gritara “¡sí, elimina al nazi!” entonces hubiera pintado a los alemanes como cobardes miserables. Pero este sargento alemán de mi película no tiene miedo. Es un soldado claramente valiente e íntegro.”

“¿Qué nos ha de enseñar eso?”

“El tema está en que la realidad de la guerra fue complicada”.

Me gusta cómo responde Tarantino. Argumenta y no pide perdón por haber hecho la película que ha hecho, mientras que el otro sigue empeñado en hacerle ver que no le parece moralmente aceptable rodar una historia cachonda sobre la guerra y que los judíos deben aparecer siempre como personas bondadosas, como si lo contrario legitimara su asesinato… En fin.

Siempre existirán estos meapilas, siempre habrá alguien que diga que está mal rodar La vida de Brian y que El último tango en París en una aberración. Lo que no habrá nunca es otro Tarantino, ni otro Scorsese, ni otro Spielberg. Los habrá igual de buenos. Pero no serán ellos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

14 pensamientos en “Un bastardo entrevista a Tarantino

  1. Que pereza me dan esos incapaces!

    ¿Se creen que las películas son todo putos documentales o qué?
    Encima una de Tarantino, cágate… si fuera Ken Loach…

  2. Paquito Franco en dijo:

    ¡Creo que voy a contratar al señor Tarantino para que haga una película sobre nosotros, los nacionales! ¡Que nos saque simpáticos y no como nos sacan siempre en el cine español – ver Laberinto del Fauno, por ejemplo- siempre amargaos! ¡Con las risas que nos echábamos en los fusilamientos de los rojos, je, je, je, je…!

    ¡En pie, flechas de España!
    Falange es victoriosa.
    Dame el fusil pequeño,
    que suena ya una clara voz:
    -Para que yo creciera
    sobre una Patria hermosa,
    mis hermanos mayores
    cayeron cara al sol.
    Un día dejaremos
    los viejos camaradas;
    escuelas y talleres
    e iremos todos a formar
    en un soto florido,
    al pie de las espadas
    porque la Patria joven
    ha amanecido ya.

  3. Juano El Betranejo en dijo:

    Paquito, demagogo mio, ¿ha visto la película?
    Seguramente no.

    A los suyos les gusta hablar sin saber bien de qué.

  4. MANUEL BARRAGÁN en dijo:

    PERO HOOMBE JU ANO EL BEEETRANEJO CHI CHA CHE VE QUE PAQUITO CHOLO QUIERE HACHER DE REÍÍÍ AL PERCHONAAAAL…

  5. Carmen Collares en dijo:

    ¡Claro, igualico, igualico que Quentin!

  6. AL Swearengen en dijo:

    La ficción lo tiene cada vez más dificil, queridos. Sea del tipo que sea.
    Un estúpido, plano, simplificadísimo y pervertido sentido de la verosimilitud se ha apoderado del personal. La tele tiene mucha culpa de ello.
    .. y la gilipollez en general.
    Besos ficticios, pero creibles, para todos.

  7. Coincido con usted en que esa necesidad de hacer el show en ruedas de prensa, presentaciones y demás es bastante de vergüenza ajena… Yo lo veo y lo paso mal… Sobre todo porque la mayoría de los implicados en la payasada se ven un poco forzados a poner sonrisa en favor de la sacrosanta promoción.

    En todo caso creo que, el caso de ese “periodista” sin identificar, no es una cuestión de informar o de opinar (esos debates están muy gastados ya). Tiene más que ver con respetar a la persona a la que entrevistas. Tú puedes ponerle incómodo, puedes posicionarte intencionadamente para conseguir una respuesta, puedes dar tu opinión, en definitiva, pero siempre con respeto y ESCUCHANDO la respuesta, que parece que es lo que no hace este muchacho. Eso sí que es una moda… Ponerle la alcachofa a alguien de quien lo que buscas no es sacar algo interesante, sino ponerle en ridículo. Me temo que todos los géneros están un poco contaminados por esto.

    En todo caso, se le agradece, porque después de leer la entrevista tengo más ganas (si cabe) de ver la película. Cómo envidio a esta gente que es capaz de responder con tanta lucidez y agilidad mental… Y si encima esas contestaciones iban acompañadas de su careto de chalao, tuvo que ser digno de verse.

  8. Marcelo Cabrera en dijo:

    Si algo tiene de bueno Tarantino (con el que no comulgo en todas las misas), es su incorrección política y su testarudez extrema a la hora de mantener un discurso en que cree a pie juntillas, evidentemente. En otro orden de cine, anoche vi Antichrist, de Von Trier, y pensé en lo mismo; y también me pasa con las películas de Apatow. salvajes hay en todos los géneros, gracias a Dios!
    Muy bueno este blog. Los invito a conocer el mío, si les apetece: http://aventurasdeunguionista.blogspot.com/.
    Abz a todos!

  9. Grom el Único en dijo:

    Teniendo en cuenta que mi cerebro lleva un par de meses con dedicación exclusiva a la revista “Pañales y Sonajeros”, le ruego me disculpe si me equivoco, estimado Escrito Por, pero juraría que en “Maridos y Mujeres”, Julliette Lewis abronca al personaje de Woody Allen cuando éste le propone ir a ver “El Triunfo de la Voluntad”, de Leni Riefensthal (directora a la que por cierto cita Tarantino en la entrevista), pues aquélla considera indignante que un judío vaya a gastar el tiempo en ver un descarado manifiesto a favor del nazismo. Y Allen, genial como siempre, le contesta diciendo que lo importante de las obras de arte reside precisamente en eso, en su arte, más allá de lo que propugnan o defienden…

    En mi humilde opinión – que es la correcta -, el cine no se debe encargar de moralizar ni de “mensajear” ni de enseñar Historia; para esto último, por ejemplo, ya están los profesores.
    Bueno, para eso y para recibir ostias de los alumnos.

  10. Pues a mí no me parece mal q el cine se utilice xa enseñar historia o “mensajear”, estimado Grom. Creo q si un cineasta quiere defender sus ideas a través de sus películas puede hacerlo y me parecería muy legítimo. Ya lo hicieron con “Espartaco” o “La ley del silencio”. Y vaya 2 títulos q he ido a elegir, eh? no es x casualidad amigos.
    En cualquier caso, creo q tanto si haces una película… llamémosla “moralizante” como si haces un película… llamémosla “bastarda”, tienes q ser honesto con el público y decir a las claras lo q has querido hacer. No como esos directores q hacen una peli de sustos, x ejemplo, y luego en las promociones se ponen a fantasear diciendo q quisieron hacer un terror más psicológico, profundizar con los personajes y q utilizaron la casa/bosque/plataforma petrolífera como”un personaje más”. Vaya mamonadas.
    Saludos a todos y gracias x el celebrities de Muchachada, mooola.

  11. Grom el Único en dijo:

    Es posible que me haya expresado mal, estimada Sar, (bueno, qué coño, si siempre lo hago…): no veo erróneo el que un cineasta pretenda con su película explicar, adoctrinar, mensajear, manipular, transmitir, detallar o, incluso, repugnar – de ésos hay bastantes y, en la mayoría de los casos, de manera involuntaria -.

    A lo que me refiero es que el cine no deja de ser un medio más como los son la televisión o la pintura, por ejemplo: sin haber visto la película, pero en base a lo oído/leído, Monsieur Tarantino se ha limitado a ofrecernos otra (¿brillante?) muestra de su capacidad de entretenernos mediante sus delirantes refritos. Y nadie debería echarle en cara que da una visión distorsionada de la Segunda Guerra Mundial, de los nazis o de los judíos.

    Lo preocupante, y ahí estoy de acuerdo con Vd., querida amiga, es el “artista” que pretende con su obra “mostrar la cruda realidad del conflicto XXXX”, y acaba realizando un panfleto maniqueísta con el único objetivo de satisfacer el fagocitante estómago de los que mueven el cotarro.

    Vamos, en mi cabeza suena mejor, pero ésa es la idea…

  12. Hombre Amarillo en dijo:

    Bueno compañeritos, tengo la necesidad de escribir sobre la peli del Tarantino y nada me va a detener. Es más voy a escribir sobre el guión, ozú, con ánimo de que se anime alguien a replicarme y nos darnos de cachiporrazos.

    De todas formas esto es

    SPOILER

    SPOILER

    Y esto es lo que digo: La peli es buena y el guión también, pero… ¿no esperabamos algo más del Mayor y del Único?. Pues yo sí lo esperaba sobre todo despúes de salir del Death como de una experiencia religiosa.

    Al grano, lo primero la actriz esa, la chica del cine, hay mi madre cuanto echo de menos a Uma (a poder ser en sus primeros tiempos), y de aquí a la pregunta del millón ¿pero que narices de tramas a metido el Tarantino este?, qué +^¿& tiene que ver la chica del cine con los Bastardos?, ¿pero como se come esto?, ¿macarrones con alubias?. Bueno no sé si pido mucho o poco pero me chirría me chirría, el único hilillo es el tipo ese el de la gorra… pero que caraí de hilillo cutre. Esto es como si al empezar a escribir el guión se te ocurren dos finales: venga esto termina con los nazis asados en el cine y a la vez se te ocurre, carai, esto termina con un atentado fallido de los bastardos. Vale hasta aquí bien, pero joder esto hay que AGITARLO. Y continuamos con el segundo pero: Mosquís… ¿qué narices hacen los bastardos?, matar nazis vale pero ¿Y?. Es como si pregunto ¿para que estaba el boxeador?, y tú me dices pues para pegar puñetazos y yo replico: Ja, ¿pero en la peli?. Vale que ha intentado quedar un “minino” conflicto con Hitler pero… bueno… a mi no me basta con verlo cabreado golpeando una mesa. Dios que desperdicio de Brat Pitt… JOOOOO yo lo quería ver tocando los güebos al tio de la gorra, y todo se reduce a reduce a darle un cabezazo cuendo le mete el dedo en el ojo, (bueno y algo más): señores míos esto es pluff. Vamos con el tercero, ay, que el amigo Taranti me perdone por lo que voy a decir, esto es muy gordo: ¿qué pinta la tiparrapa espía esa que se cuela en mitad de la peli?. Bueno… esto no lo digo yo, lo dice otro, sí, un amigo… pero que es un avispa: La tiparrica se cuela porque al Taranti le faltan recursos para jugar con las cartas que se ha repartido, y la tiparraca es ruido y es pase torero para zoquetes. No me extraña que se la haya cargado luego a lo guarro, alguna reverberación extraña mental, un zumbido de impotencia vamos. Esto lo dice mi amigo, que además sé que lo hace él cuanto se atasca en el 2º acto. Pero mi amigo es un canelo que no ha vendido un guión en su vida.

    Bueno a parte de eso me gusto mucho, eso sí el tiroteo no me alcanza al de la tostadora de Pulp. Dos detalles brillantes que ya de por si valen más que muchas películas: las pipas y el vaso de leche y la noticia olvidada cuando se encuentra el de la gorra y la del cine.

    Como corolorio la impresión es que el colega se ha cortado con el tema, eso u ¡horror! es que ya esta pensando en producir…

    Un saludo

  13. Yelow man! espera no te embales que estoy terminando post sobre Malditos Bastardos y enseguidita lo publico.

  14. Estos dos vídeos son hilarantes. Las chicas son tan calientes a pesar de que en realidad no verlos en acción, me encanta. En realidad son estrellas, no puedo esperar para verlos hacerse famoso.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: