Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

La Película en el Prado

Ayer por la tarde estuve en El Prado.

Me gusta ir allí. Creo que es fundamental para cualquier persona que se quiera dedicar al audiovisual visitar pinacotecas porque, a parte de las cuestiones estéticas, colores y temas, cualquier plano/tiro de cámara/planificación de una secuencia YA ESTÁ AHÍ. Es maravilloso.

Normalmente en el Prado siempre me digo: “hoy voy a ver algo que no haya visto mucho”, pero no hay manera, siempre acabo viendo los Velazquez, Goya, El Bosco, Tintoretto, Tiziano y los flamencos. ¿Qué le vamos a hacer…? Es una fuerza irremediable. Intento tirar para otros lados pero es que si no, me siento como que “¿pa qué?”.

Y he vuelto a ver unos cuadros que siempre veo en silencio, como si de un “códice secreto” se tratara. Unas tablas que me producen intriga, interés, simpatía y rechazo. Y admiración, la verdad.

Son de Botticelli. Y se titulan “La historia de Nastagio degli Onesti. Supongo que los habrán visto más de una vez si han ido por el Prado. Y si no, espero que el rubor en sus mejillas no les deje ver nada más. ¡Vergüenza debería darles!

Se trata de una historia contada en 4 cuadros. Y está contada en una técnica parecida al cómic, a pesar de ser del siglo XIV. Pero claro, si fuera un cómic por mucho que fuera de un genio sería un truño sin valor y al ser un cuadro, merece estar en El Prado. Pero ese es otro tema.

El tema ahora y aquí, es que me encanta ver un cortometraje en cuadros. Una historia en 2 dimensiones contada hace más de 5 siglos por un cineasta renacentista.

Os cuento la historia (para los que no la saben), que es de el Decamerón de Bocaccio (un relato dentro del libro), directamente sacada de los cuadretes:
.

1er CUADRO

Aquí vamos a ver la historia, de izquierda a derecha.

Empezamos con Nastagio, un chavalín majo de Rávena al que le mola una chati, pero que le ha pedido “de salir” (en esa época, casarse) y la otra como que pasa. Y eso le duele. Así que decide ir al bosque, bien a pensar, bien a suicidarse, bien a combatir la “tensión” que le provoca el recuerdo de la chica…

Y se encuentra con una estampa aterradora. Una mujer a la que atacan unos mastines. Y en pelotas (la mujer y los mastines). Y claro, se sorprende.

Está aterrorizado el chaval. Así que coge un palito y decide azuzar a los perros. Que al fin y al cabo, una tía en bolas es una tía en bolas y vaya usted a saber si con la tontería, hoy va a ser un día con final feliz, que ya va siendo hora. Así que dale que dale al palito a ver si se van los perros…

…cuando llega un caballero fantasmal con armadura…

Y se acojona, claro. “Esta ya está pillada, creo”.
.

2º CUADRO

Y entonces la escena continúa:

Nastagio se asusta un poco amaneradamente (quien sabe si es esto lo que echó para atrás a la que quería que fuera su mujer) por la escena que ve:

El caballerete baja del caballo y mata a la mujer, rajándola y sacándole el corazón…

…para que lo coman sus perros…

… y acto seguido la historia vuelve a repetirse en el bosque.

Nastagio habla con el caballero que le explica su drama: Fue un tipo que declaró su amor a una dama, ella le ignoró, él se suicidó por el rechazo de su amor… y a ella le dio igual. Así que al morir, esa pecadora fue al infierno, condenada a ser perseguida por el caballero y sus mastines y a que su corazón fuera comido por los perros los viernes de tantos años como meses le rechazó la mujer.

Agárratelos bien. Telita con el castigo.

Todo eso, por ir de estrecha.

Y a Nastagio le cuentan eso y dice… ¡tate!
.

3er CUADRO

Nastagio monta, casualmente, un banquete en ese bosque.

E invita a la muchacha que quiere seducir y a su familia, además de a los de su sangre, para que, a mitad de la comida… ¡zasca! ¡Aparición espectral!

Evidentemente, la chica se asusta, como todos los demás.

Pero Nastagio, presto (prestooooo!), explica lo que están viendo:

– Que tranquilos, colegas. Que son fantasmas. Pero yo explico la historia… “esto era una tía cabrona que pasaba del chico y…”

Y les cuenta como puede acabar una chica que hace eso. Y pone gesto de “yo no digo nada pero…”

Y lo pillaron. Captaron el concepto. De hecho, a la derecha del cuadro (el “final” en el sistema de lectura occidental, como en los cómics) vemos a la dama de compañía de su “amada” que negocia con él…

Y le dice que bueno, que vale, que igual sí acepta casarse. Así que llegamos a la conclusión del asunto.
.

4º CUADRO

¡El bodorrio!

Nastagio queda contento y casado y en fin, a los espíritu de los otros que les zurzan. Él es feliz.

¿Que ha chantajeado con la amenaza de pasar una eternidad lanzando el corazón de la mujer a los perros si se niega? Bah. Minucias.

Es un grande, Nastagio. Lo que hace el amor, eh… que pillín.

Este último cuadro no está en El Prado. Lo tiene la familia Pucci.

Y lo tiene la familia Pucci porque esta serie de cuadros fueron un encargo a Botticcelli para regalarlo un miembro de la familia Pucci.

¡Uno que se iba a casar!

Y pensaron que era una bonita historia para decorar una sala de esta joven pareja y que era el regalo de boda ideal.

¡Toma ya!

¡Esto sí que es tacto!

En fin, la película está muy interesante, la historia tiene su miga y el fondo es asombrosamente machista. Pero es ¡el arte!

Esto es lo que Berlusconi no entiende que no entendáis, malditos. Es un genio del renacimiento y vosotros con que si machista, que si sexista… ¡como sois!

Anuncios

Navegación en la entrada única

17 pensamientos en “La Película en el Prado

  1. qué mal te está sentando el regreso de las vacaciones, no?

  2. ¿Perdón?

  3. Al Swearengen en dijo:

    Me quito el sombrero y te invito a lo que quieras, Escrito Por.

  4. Estrellita Castro en dijo:

    ¡Dí que sí, Alito! ¡Que le ha quedao el bloc de lo más bonito, con esos santos tos coloreaos!

  5. Felicidades. Me ha encantado este post marciano. Y me encantan esos cuadros. Son hipnóticos!
    Me apunto a un guía de museo como usted contando las historias en plan “es que era muy estrecha…” tiene que ser muy divertido.

  6. qué buen post!

  7. Buenísimo, un placer el post

  8. qué divertida la explicación! muchas gracias

  9. Qué interesante! Me ha encantado el post!

  10. Grom el Único en dijo:

    Más allá de que yo sí que no entiendo qué tipo de trauma oculto le lleva a Vd. (y al estimado y genial Carlos Clavijo) a obsesionarse por Silvio el Sátiro, he de reconocer, simple y llanamente, que es uno de los mejores posts que he leído en mucho tiempo. Bravo, estimado Escrito Por!

  11. Nacho Gazpacho en dijo:

    Otro comentario más para hinchar su ego. ¡Muy buen post, cultura y entretenimiento!

  12. Pero, Escrito, no te aburres un poco de tanto comentario positivo? Q hay de las fans de Johnny Deep y Hannah Montana? Ande andarán?
    Bueno, a mí tb me ha gustado mucho. Como decía tu profesor de guión? brilliant?

  13. Estoy dándome cabezazos y pensando: ¿En qué he fallado?
    Sin insultos de fans de Botticelli ni nada… ¿qué pasa, que no sale por Disney Channel? Snif…

  14. Sólo te ha faltado que Johnny Deep hiciese el papel de Nastaglio.

  15. franka potente en el papel de la tía en bolas?

  16. Bravo por el Post! felicidades me ha encantado!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: