Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Ciclo de pelis: Cotton Club (y la música entró en mi vida)

Mientras dure este refrescante agosto yo seguiré con mi ciclo de pelis.

Hoy voy a hablaros de un musical dirigido por Francis Ford Coppola. Cotton Club fue una superproducción ruinosa que dejó con mal sabor de boca a sus inversores (los propietarios de dos casinos en Las Vegas) y también al propio Coppola, que en más de una ocasión ha manifestado el poco cariño que le tiene a este hijo hecho por encargo.

Y ya que estamos, no creo que su guionista quedara especialmente encantado tampoco. No me refiero al resultado final, sino al proceso, que debió ser tan agradecido como alicatar un baño con pegamento de barra.

En un principio fue Mario Puzo el que se encargó de la historia pero le reemplazó otro guionista/escritor, William Kennedy, que si la wikipedia no miente tuvo que rumiar entre 30 y 40 borradores antes de dar en el clavo.

Cotton Club es una película coral. Sus personajes son los artistas y los clientes del mítico local de Harlem, al final de los años 20 y comienzo de los 30. Los personajes históricos (gangsters y estrellas de cine) interactúan con los netamente ficticios en un puñado de tramas que resultan bastante esquemáticas… Sí. Hay que decirlo cuanto antes:

En esta película no hay una gran historia.

Vale. ¿Y qué?

Igual que hay historias que son bigger than life, hay películas que son más grandes que el cine mismo. Y para mí ésta es una de esas películas.

Recuerdo el descubrimiento que supuso para mí la primera vez que la vi: “o sea, que existe otra música distinta a la que suena en la radio”.

Y me fascinó que existiera. ¡No todo es Mecano y Hombres G! Hay gente que toca canciones con los zapatos:

Gregory Hines y John Barry me contaron ese secreto. Me pusieron en alerta sobre una música y unas coreografías que me hipnotizaron desde los títulos de crédito:

Ésta es una película que visualmente no te deja en paz. Imposible abstraerse de los ambientes que retrata, del ritmo de su montaje.

Aquí está el maestro Coppola haciendo de las suyas:

Francis: Mira, pequeño Escri, hacer el amor es como jugar a las sombras chinescas. ¿Ves que bonito?

Pequeño Escri: ¿En serio? Pensaba que era más como jugar a “churro va”.

Más allá de la música, la fotografía, la ambientación (y una Diane Lane que cruje) Cotton Club es una película en la que me gustaría vivir.

¿Recordáis esa sensación? Cuando no sabíamos analizar el cine. Simplemente queríamos ser el cine. Las películas molaban y punto. Indiana Jones y tú érais hermanos gemelos separados al nacer. ¡Eso es para mí el auténtico cine 3-D!
Yo de mayor, entre otras cosas, iba a tocar la corneta y tener una novia flapper. La vida iba a ser tan superficial como yo mismo. Las cosas graves sucederían con el único objeto de no aburrirme y únicamente tendrían lugar en montaje paralelo con un número de claqué…

Y si no me creéis mirad esta secuencia de muerte y baile. Como ya he dicho antes, Coppola haciendo de las suyas:

(El vídeo está en alemán y al principio sale un muñeco parecido a Mr. Potato. Lo siento, pero no he encontrado otro).

¡Grande Gregory Hines!

Cotton Club se emite en TCM la madrugada del domingo 24 de agosto a las 00:25, justo después de Grupo Salvaje (otra película del ciclo sobre la que os hablaré esta semana)

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “Ciclo de pelis: Cotton Club (y la música entró en mi vida)

  1. Una novia flapper, no pedías tú nada!

  2. Escrito por en dijo:

    No sabia lo que era. Yo sólo quería una como Diane Lane.

  3. Al Swearengen en dijo:

    Vivir en un musical. He soñado con eso toda mi vida.
    Yo también quería una novia así. Y una reconciliación entre hermanos cantando y bailando “Crazy Rhythm”, y que un amigo me vacilase rompiéndome el reloj y regalandome otro mejor, que me llevasen a la carcel como a Owney Madden, que los polvos fueran tan bonitos, que los malos fueran tan malos, que la luz fuera tan especial y que las sensaciones estuvieran tan por encima de cualquier esquema posible.
    Ni siquiera es ficción, es otra cosa.
    Y me encanta.
    De vez en cuando me tomo un copazo en el Cotton Club. Siempre lo paso de puta madre.
    PD.: Francis, ya se que no te gusta mucho la peli y que no te salió como querias. No eres el único al que le pasa, no te preocupes más y, si acaso, jodete. Además ya no es tuya, es mia y de mis amigos.
    Santa Rita, Rita….

  4. a mí me costó apreciarla, pero una vez hecho, madre mía. cómo me gusta… y cómo me gustaría ver esa hora y cuarto que robert evans se cargó a golpe de tijera y que hizo que él y coppola estuvieran a punto de liarse a tiros…. y en alta definición… madre mía, me he puesto cachondo ante una (im)probable versión del director en blu-ray

  5. Estíbaliz en dijo:

    Mi profesor de claqué es un fan absoluto de Gregory Hines. Dicen que era el tap dancer (que suena mucho más cool que bailarín de claqué) más rápido, y lo sigue siendo aún.

  6. Al Swearengen en dijo:

    No desesperes jp3, nunca se sabe. Mira Corazonada, la acabó restaurando y recauchutando para ponerla a la venta. El problema es que Coppola no parece muy motivado y no son películas con las que hacer negocio.
    Yo, todavía tengo tirar de Laser Disc para ver mi querida Tucker…
    Gregory Hines molaba que te cagas.

  7. Pues a mí esta peli no me gusta nada. Y mira q me gustan los musicales. Y las pelis de Francis Ford Coppola. Esta película me tendría q gustar el doble y sin embargo me aburre soberanamente.
    Eso sí, el vestuario se sale.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: