Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

V de Vendetta, G de Guionistas.

Hoy he leído una noticia que me ha hecho mogollón de gracia (la palabra mogollón también me hace mogollón de gracia, hace unos meses intentaba explicársela a un norte-americano y no sabía yo como expresarle tal significado sin que sonara pobre) hoy en la prensa (o bueno, en lo que sea esto) y he dicho: “anda que no”.

Os la explico: Una mujer, Sarah Goldfinger, guionista para más señas (mujer y guionista, sí, ya dirán muchos: “ya se está inventando la noticia!”. Que no, que no…) va y quiere comprar una casita. Bueno, al parecer, una mansión. La tiene ya a punto pero al final, por problemas -deducimos que por culpa de los agentes inmobiliarios- no se efectúa la compra por parte de Goldfinger (Joder, como mola, hostia, eres guionista, de CSI: Las vegas y te apellidas Goldfinger, el mundo está repartido como el culo, cabrona). Y a la guionista, le jode pero no dice nada, porque es discreta. Y claro, los guionistas somos cobardes y supersticiosos, como los malos de Batman pero también rencorosos… aunque sonriamos mucho en las pocas fotos que nos hacen.

Así que la mujer decide escribir un guión de un capítulo de su serie (que es nada menos que CSI: Las Vegas) como mini-venganza en el que aparece un matrimonio de agentes inmobiliarios que se apellidan igual que estos, tienen pintas parecidas (ya que al parecer eligieron actores parecidos) y va y la esposa muere asesinada y el marido es el principal sospechoso (a parte de alcohólico y consumidor habitual de porno, una de cal otra de arena, supongo). ¡Y va y se pican! ¡Salen en CSI y se pican! Y denuncian.

Así que ahora Sarah Goldfinger tiene una bonita denuncia del matrimonio Tamkin, por según ellos, “difamación e invasión de su vida privada” ya que, además, “clientes potenciales podrían haber sido disuadidos de hacer negocios con los agentes por culpa del episodio de ‘CSI: Las Vegas'”. Así que alegan daños a su imagen y reclaman seis millones de dólares en compensación, tócate los cojones, mariloles.

De esta historia maravillosamente humana, sacamos dos conclusiones:

a) A un guionista de Estados Unidos le da su sueldo para comprarse una mansión. Joder, joder, chatina. Me cago en todo lo que se menea. ¡Me he puesto muy muy muy loco! Espero que sea más por su faceta de “productora”, que también está ahí, porque si no es tan loco que me da por llorar (y morirme de envidia).

b) La venganza “artística” sigue ocurriendo, cada día, en la tele y el cine, como antes ocurría en la literatura y hay gente que no tiene sentido del humor.

Y es que casos como estos se viven día a día en la vida de un guionista. Hay miles, millones de personajes basados en gente que nos hemos cruzado en la vida y con los que queremos “ajustar cuentas”. Algunas veces a mala baba, otros por simple atracción de comportamientos o maneras de ser. Ya lo hizo Welles con su Ciudadano Kane -y Rosebud, jejeje, cabroncete-, y de ahí en adelante podéis encontrar millones de ejemplos.

Pero ¿de ahí a denunciar? Hombre, yo creo que los Tamkin se han pasado. No creo yo que hayan podido tener una lesión de ningún tipo por 2 personajes absurdos por mucho que salgan en una serie de éxito como CSI: Las Vegas. Todos sabemos que es ficción pura y no creo que nadie se dedique a recordar apellidos de los capítulos que ha visto. Además, a última hora se les cambió (según dicen) el apellido a los protas para que sonara distinto: Tucker. Así que ya sin siquiera identificación nominal, más fino lo hilan.

Pero vamos, que ya ha habido demandas ganadas por cosas más tontas. Por ejemplo, la que tuvo Todd McFarlane, famoso dibujante de cómics (y ahora fabricante de muñequitos), por haber incluido en su serie “Spawn” (se hizo una peli infumable, si recuerdan) un personaje malvadísimo, un mafioso, de nombre “Tony Twist“, igual que un jugador de Hockey sobre hielo. Pues bien, el jugador -pese a que llevaba tiempo medio retirado- le demandó por menoscabo de imagen y le obligó a pagar un pastizal acojonante (15 millones de dólares) además de cambiar el nombre del personaje a Antonio Twistelli. Y eso que por parte de McFarlane el tema era más de homenaje que otra cosa, porque es aficionado al deporte en cuestión…

Así que amigos: cuidadín con los “homenajes” a gente en los guiones si trabajáis en un sistema tan judicializado y absurdo a veces como el norteamericano. Por suerte, aquí la cosa no suele ir a mayores, aunque algún colega te llama alguna vez en plan: “cabrón, ese personaje…” o “esa frase no es…”. Pero poco más. Total, si nadie ve la ficción nacional ni se la descarga por Internet ¿quién se va a mosquear, no?

Yo entono el mea culpa y admito que en más de un guión he colado pequeñas venganzas con maestros de escuela, profesores de instituto y de universidad imbéciles cuyos apellidos y “maneras de vivir” han servido para hacer personajes mediocres y malvados y espero que no me demanden. De hecho espero que hagan cosas mucho más divertidas como ahogarse en sus gargajos pero eso ya es otra historia. Igualmente, hay colegas majérrimos que también aparecen genialmente retratados y no espero jamones.

Pero… ¿vosotros queréis confesar algún pecadillo? Venga, que los abogados no leen esto. Sólo Grom y es majete.

Si queréis, podéis comentar alguna “venganza” guionistil que conozcáis, aunque no sea vuestra. Que seguro que la hay. ¿Verdad?

Y la risa que dan…

Anuncios

Navegación en la entrada única

10 pensamientos en “V de Vendetta, G de Guionistas.

  1. Scarlatta en dijo:

    “Mogollón” lo traduciría como “A bunch”. Me recuerda a un par de escenas de Fargo en el que ella dice “thanks a bunch!”, que es como decir “mogollón de gracias”. Pues eso.

  2. Así a bote pronto (eso también es complicado de explicar a los guiris) se me ocurren al menos 3. pues hay una bonita novelita basada en un presidencillo de los EEUU llamada Primary colors”… ahí es nada. Los personajes protagonistas de “S1m0ne” de Andrew Niccol se parecen sospechosamente a William Friedkin y su esposa, presidenta de Paramount pictures, curiosamente el estudio que compró “El show de Truman” y no le dejó dirigirla. Y ya a nivel patrio está el caso de Amenabar, quien le puso el nombre de un profesor de su facultad al malo de “Tesis”. Y esos son los conocidos…

  3. No tiene nada que ver con el tema que tratas pero tu mogollón me ha recordado un libro de Ramón J Sender con el que disfruté muchísimo- “La tesis de Nancy” -nos cuenta las aventuras de una americana para entender algunas de nuestras expresiones

  4. levothroid en dijo:

    A mí me gustaría ver una película tipo Scream en la que vayan cayendo uno tras otro todos los jefes que he tenido a lo largo de mi corta pero laboriosa vida.

  5. Al Swearengen en dijo:

    Ummmmmmmmm
    Es dificilillo…. venganza…. Sinuhé el Egipcio: les pondría a todos de extras, llevando esas piedras enormes de un lado a otro, con ese calorazo.
    O cualquier presonaje de cualquier película de J Medem.
    Eso para empezar, que hoy estoy espeso.

  6. Chica cielo en dijo:

    Soy el comentario número 6. ¿Qué pasa? A que no hay webs de marcarse un 7?

  7. Pancracio Martínez de Bagüés en dijo:

    ¿Por qué no aprendes castellano? Es mi lengua materna, y te puedo asegurar que, bien hablado, y bien escrito, es una lengua preciosa. Y no te vendría nada mal hacer un curso de estilo literario; lo necesitas como el aire que respiras. Y no te hagas el gracioso: no tienes gracia.

  8. Al Swearengen en dijo:

    What the fuck do you mean Pancracio?

  9. Pancracio, para dar lecciones deberías aprender a puntear bien los textos. Todos tus signos de puntuación parecen caídos sobre la pantalla de forma totalmente aleatoria. Es como un muestrario de comas mal puestas.
    Respecto a la palabra “castellano” debe usarse, según la RAE, si se refiere al idioma en relación con las otras lenguas propias de España (cuarta acepción). Habría sido más correcto decir “español” en este caso.
    Y disculpa, es que me ha resultado inesperado que, siendo la “c” minúscula, hayas tenido estos deslices. Pero claro, la letra c te va como anillo al dedo…

  10. Grom el Único en dijo:

    Estimado Escrito Por, una de las venganzas que más gracia me ha hecho ha sido, por su “doblez”, la existente en “Wag the dog” (traducida en Hispania como “La cortina de humo”, por eso de que “Menea el perro” suena a biopic sobre cantante reggaeton): el personaje interpretado por Dustin Hoffman, el productor que monta toda la patraña para ocultar el escándalo presidencial, no sólo recuerda a John Rendom – el guionista David “¿A que no te esperabas este twist-plot?” Mamet se basó en el fundador del grupo de relaciones públicas “The Rendom Group”, quien también orquestó una campaña de propaganda durante la Guerra del Golfo con el (falso) rescate de la soldado Jessica Lynch -,… sino que el propio Hoffman adoptó la estética y ademanes del egomaníaco productor Robert Evans (hay un documental muy interesante sobre su vida titulado “El chico que conquistó Hollywood”).

    También el gran Blake Edwards le lanzó un viaje a Roberts en su psicotrónica “S.O.B.” – también conocida como la película en la que Mary Poppins enseñaba las tetas – en el personaje de Robert “Pepe Sonrisas” Vaughn.

    Afectadísimos y quincenoviembreros saludos.

    PD.- Vd. sí que es majete, amigo.

    PD.2. Tranquilícese: la mayoría de abogados no saben leer; sólo escribir.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: