Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Tratando de no ser un in-documentado: Documenta Madrid’09

Sé que la mayoría estaréis de puente y esto lo vais a leer el lunes, como muy pronto, pero me da igual: yo sigo aquí, levantando el… en fin. Hago lo que puedo. No me voy a poner a levantar a 4 millones (que no es lo mismo que levantar 4 millones, pregunten a Pepe el del Popular), que estoy un poco vago y me cuesta cada día levantarme a mi solito.

El pasado jueves asistí, porque a uno le gusta eso, asistir, como a Xavi o Silva, a la inauguración del festival Internacional de Documentales: Documenta Madrid 09. Lo leo así seguido y es como raro. Lo voy a poner como lo ponen ellos:

DO
CU
MEN
TA
MA
DRID
09

Ya. Seguro que así quiere decir algo que yo ni entiendo. Aunque parezca la letra de una canción de Sonrisas y Lágrimas a medio hacer, no lo es. Es un festivalazo que va por su sexta edición y que empezó el 1 de Mayo y acabará el 10 (y espero que me inviten a la clausura, ya desde aquí lo digo).

La gala tenía un aliciente especial, a parte de mi presencia anónima: iba Michael Nyman. El compositor de las bandas sonoras de “El Piano”, “El Contrato del Dibujante”, etc… ¿Y qué pinta Michael Nyman en una inauguración de documentales? Pues oigan, pregunté lo mismo. Y me respondieron: que es que él es director también. ¿De orquesta?. No, ¡de cine!. O bueno, de cosas que se mueven en la pantalla. El tío hace cortos un poco… como así… como su música, pero… en fin, que hace cortos y peliculitas.

En el acto (vamos, en la gala, no que fuera ahí inmediatamente), se nos deleitó con 2 de ellos, que se llamaban “Love Train” y “Witness 2” (Witness significa “testimonio”, cosa que NADIE nos dijo allí, pero yo soy majo y os lo digo). Todos nos preguntamos dónde estaba el Witness 1 y si nos íbamos a perder algo al ponernos el 2 así a cascoporro. Incluso un miembro destacado de la Asociación del Internauta se levantó gritando que tenía un portátil con wifi y que podía descargárselo para que lo viéramos gratis, porque la cultura era gratis y era fascista obligarnos a ver el 2 sin ver el 1 y que seguro que nos hacían pagar… Vale, me lo he inventado, no se levantó nadie, pero a mi me daba cosa ver el 2 antes de ver el 1.

Eso sí, cuando empezó me quedé igual, porque no entendí nada. Era muy visual (si por visual se entiende que salen cosas en una pantalla) y muy musical, claro. Y ya. El de Love Train, en cambio, pese a repetitivo, tenía su chiste, su aquel: Era una danza de cortejo romántico-carantoñil entre 2 bolardos de esos que hay entre vagones de tren, para que no choquen. Muy bonito, con música de Nyman y eso. Supongo que es un precio a pagar por que venga Nyman y toque un poco y traiga la prensa, pero en fin, por lo menos, era curioso. Ahora, que he visto cosas menos pretenciosas en universidades de pago, eh. Y con peor música, también es verdad.

Pero la gala transcurrió estupendamente, ligera (mucho más que el TOCHAZO de catálogo del festival que nos regalaban en ella. Madre mía. Ese libro pesa más que el piano de Nyman, aunque me consta que está estupendamente redactado). La verdad es que cuando vi salir a Rosa Mª Mateo a presentar pensé dos cosas:
a) Nadie me había dicho que iba a ser una gala de palabreo, madre mía, Informe Semanal…
b) Esta señora está como siempre.

Lo segundo se confirmó (maja como ella sola) y lo primero se desmintió: gala entretenida, ligera y sin excentricidades ni intentos de ser lo que no se puede ser. Y oye, Rosa Mª, maja, te ganaste mi amor incondicional cuando decidiste saltarte el guión, hacer un aparte y pedir un aplauso para los guionistas, “sin los que ninguna historia se habría podido contar y que permiten que gente como yo podamos hablar con vosotros y explicar una historia”. Grande, grande, dios… casi suelto una lagrimita, Rosa, eso no se hace…

Entre medias, se nos fue presentando uno a uno los distintos ciclos, entre los que destaca el dedicado al gran Matusalén del cine: Manoel de Oliveira, en el que nos mostrarán una faceta desconocida del centenario directorcete, la de documentalista. Un tipo que empezó a rodar en blanco y negro sin sonido y sigue haciéndolo en digital, a lo loco. Un crack (seguro que cuando se sienta o dobla las rodillas, lo es aún más). Otro ciclo está dedicado a Manolo Summers (que puntazo!), el famoso autor de clásicos de cámara oculta como “To er mundo e güeno”. Sí, ya, yo también me quedé así, pero qué queréis que os diga, me parece un gran hit el ciclo este.

Otras propuestas son la retrospectiva de Frederick Wiseman (icono del cine documental), la de Chris Marker, la de Andres Veiel y una interesantísima (a mi modo de ver) sección llamada “La risa oblicua”, que une documental y humor, presentando obras con fondo de coña. Mola.

Y entre todo eso, nos pusieron un corto. Un corto mágico, que me encantó. Un corto que, como en Documenta Madrid están empeñados en proyectar piezas inéditas este año, no os lo puedo poner aquí, pero que se llama “Límite: 1ª Persona” y es de Elías León Siminiani. Una pieza muy buena que destruye la estructura documental para dar paso a una dramática de una manera muy divertida. He intentado buscar la pieza… pero no hay manera. Eso sí, he conseguido un corto primigenio, con el material que luego utilizará para el que os cuento, que se llama “Zoom”. Os podéis hacer una idea del corto, pero desde luego, merecería mucho la pena ver el que acaba de estrenar (En los Cines Princesa el sábado 2, a las 22h, y en el Círculo de Bellas Artes el martes 5, a las 20:30)

Al final del acto, lo que todos veníamos a ver: Michael Nyman. El señor bajito, calvo y con gafitas que tiene pinta de ser muy raruno y vivir rodeado de números, salió a poner música al piano, en directo (y al parecer, improvisando, el tío, según dice), a 2 cortometrajes documentales históricos y uno suyo: Witness 1. ¡Por fin la primera parte!

Los documentales fueron “Manhatta” (sí, sin n), Charles Sheeler y Paul Strand, de 1921, sobre… Manhattan. Y “A propose de Nice”, de 1929, de Jean Vigó, sobre la burguesía de Niza. Witness 1 era como Witness 2, pero en vez de fotos superpuestas de gitanos de un campo de concentración de la 2ª Guerra Mundial sobre una tela, eran superposiciones de fotos de judíos de campos de concentración sobre trozos de madera de los barracones.

Y oye, el tío, toca muy bien.

Os dejo con un poco de musiquita de Nyman, para que os animéis. Y de paso, os animo yo también a que vayáis a ver los tropocientosmil documentales que se van a proyectar esta semana en Documenta Madrid. Hay de todo tipo, gusto, condición y duración. Y merece la pena.

Aquí tenéis toda la información -> AQUÍ.

Hala, que no os llamen indocumentados.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Tratando de no ser un in-documentado: Documenta Madrid’09

  1. levothroid en dijo:

    Manuel de Oliveira es un crack y aún más cuando se sienta o dobla las rodillas… JAJAJAJA. ¡¡Taspasao!!

    Pues algún documentalito sí me gustaría ver, sobre todo si es de Chris Marker, así que le echaré un vistazo al programa.

  2. Escrito por en dijo:

    Gracias por el soplo, Condenasty. Le echaré un vistazo.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: