Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Vaya personajes están hechos…

El otro día, no me acuerdo ni en que cadena de televisión (juraría que fue La 2) de pronto cortaron la programación para conectar con la cena de los Premios Nadal, donde entregaban el premio al ganador y el finalista. No, no son unos premios de Tenis ni de calzones, son unos premios literarios (para los más despistados). La ganadora, oh sorpresa, fue Maruja Torres y el finalista, un señor gris al que no conozco (tampoco es difícil, me sacan del cine, la familia y las cajeras del sex-shop de mi calle y no conozco a nadie) que responde al nombre de Rubén Abella.

Me hizo gracia el tema porque suponía que son premios que se otorgan a la obra, sin saber su autor, que va con pseudónimo, en un sobre, bla, bla, bla… Y va y Maruja Torres, nada más recibir el galardón (que parecía un cenicero raruno) por su obra “Esperadme en el cielo“, cuenta que los protagonistas son el espíritu de Terenci Moix, el de Muñoz Molina y ella misma, que hablan de las cosas de hoy en día. Ella misma. Maruja Torres. Me imagino al jurado, leyendo una novela en la que la protagonista se llama Maruja y habla con Terenci Moix y Vázquez Montalbán, ahí, todo despistado, pensando… ¿será de Delibes? Pero no, al parecer no es obligatorio el mandarlo con pseudónimo. Bien por Maruja y el Jurado.

Pero lo que me fastidió (es un decir) fue el discursito del finalista: Rubén Abella. Primero, porque no lo conozco y era un tipo gris (eso fastidia y predispone) pero sobretodo, porque el tío habló ahí como si fuera un literato e intelectual intenso en ciernes. Que oye, igual lo es, pero vamos, que a mi la pose Ray Loriga no me llama nada. Y va y habla de su novela, que para empezar, se llama “El libro del amor esquivo”. Que ya es… Pero sigue y habla de sus personajes. Y va… y lo dice: “Los personajes son fulanito un paparazzi, menganito un maduro fracasado en el amor, zutanito que es un paleto en la gran ciudad… y la ciudad de Madrid, que es un personaje más de la novela”.

¡Vete a la mierda!

Estoy HARTO de los que dicen que una ciudad es “un personaje más” de su novela/cuento/película/cortometraje. ¿Qué me vendes, chaval? ¿Un personaje? Sí, vale, quizá si hablamos de un documental cuele, pero no es el caso. ¡Lo que estás es marcándote un farolazo de pose, gañán! De hecho, hasta Maruja podría decir esa tontería (la suya transcurre persistentemente en el barrio de El Raval de Barcelona) y no lo hace.

¿Cuándo oiremos a alguien decir, simplemente: “No, es que todo lo que escribo pasa en Madrid, porque es que… es lo que conozco, ¿sabe?”? Que no pasa nada, hombre. Se dice y se queda uno tan contento. Es NORMAL que uno escriba más cómodo sobre lo que conoce, que sea más personal, más detallista, más expresivo, con herramientas que conoce o que conocen los demás. Le pasa a Woody Allen (y cuando sale fuera a ciudades que no conoce, tipo Barcelona o Londres, se pierde y se nota), le pasaba a Berlanga, le pasa a muchísima gente. Y no es malo.

Pero ese rollito de intentar convertir un “defecto”, una herramienta, o un simple decorado en una virtud para venderlo como “he comprendido que la ciudad es un ente con vida y lo he plasmado (la palabra plasmar es fundamental en estas retóricas) en mi novela” me da grimilla.

Mira, Abello, no te conozco y no conozco tu novela. Pero ya me has caído mal. Y que hables de tí en tercera persona (“Una editorial seria que más que confiar en mi novela confía en mí como escritor, en un proyecto de futuro con Rubén Abella”) no ayuda. Si no pregúntale a Pedro Ruíz y Aída Nizar.

Si es que ya lo decía Umberto Eco, que lo mejor es analizar la obra sin escuchar al autor. Pero es que yo siempre he sido poco semiótico. Pero mi ciudad igual sí. Ya le pregunto, a ver…

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Vaya personajes están hechos…

  1. levothroid en dijo:

    Ja, ja. ¿No se presentaría usted al premio Nadal, por casualidad?

    Eso de que la ciudad es un personaje más lo dicen mucho los críticos de cine, pero yo creo que en realidad lo que quieren decir es que la película tiene muchos exteriores.

  2. Yo recuerdo una entrevista en Lo + Plus a Pedro Maestre y Juana Salabert, ganador y finalista del Nadal de 1996. Allí, en el plató, se pelearon y Salabert dijo que jamás leería la novela de Maestre, de la que muchos dijeron que era un asco por su lenguaje excesivamente coloquial, lleno de valencianismos (el señor es de Elda, Alicante), y con una puntuación muy poco ortodoxa.

    Respecto a Maruja Torres, ¿cómo sabes que era ella? Porque si iba descalza era, en realidad, Pedro Guerra. Mirarles los pies es la única manera de distinguirlos.

  3. Chico, Escrito, como te has puesto por un comentario desafortunado del chaval. El chico es tímido, qué le vamos a hacer. Seguro que tú también has dicho alguna chorrada en un momento así… deben de ser los nervios del momento, la emoción…

  4. Escrito Por en dijo:

    Sí, sí, si yo digo mil chorradas. Por eso muchas veces me mandan a la mierda hasta en los comentarios, jeje. Pero bueno, es que el tipo me entró mal, y me entró mal!

  5. Qué atrevida es la ignorancia…Además de la mala educación por mandar a la mierda a alguien que te da mil vueltas en esto de escribir y de llamarle gañán…Ya sabes, cuando quieras escribes unos cuantos libros y ganas los tres premios que ha ganado él, (por si lo desconoces, ese tipo gris ha ganado el VArgas LLosa, el Torrente BAllester y ahora finalista del Nadal ¿eh?Yo creo que lo que tienes tú es pura envidia chico..

  6. Bien por Marta!!!!!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: