Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El suspense: así me lo aprendí yo

Rebuscando entre viejos papeles he encontrado una nota que le escribió una profesora a mi madre, hace veintitantos años. Dice así:

Escrito por está aprendiendo y progresando mucho pero, como siempre, no se refleja en sus notas debido a su lentitud y despiste. Sólo algunas veces termina sus tareas y creo que sería conveniente ir exigiéndole un poco más”.

Señorita Inmaculada… si yo le contara. Me maravilla tanto que usted me calara con aquel ojo clínico como que yo tuviera tan definida mi personalidad a los siete años. Y confieso que la he menospreciado todo este tiempo: recordando las toñas que me metía en la cabeza (con el puño cerrado) y las tortas que me estampaba en la cara (con la mano abierta), así como aquella vez que encerró a un niño discapacitado en el armario de clase (en esa época decíamos “niño subnormal”).

Con usted aprendí el concepto del SUSPENSE que tan útil me ha sido en mi vida profesional…

Me refiero a aquella vez que obligó a una niña llamada Vanesa a quitarse sus gafitas de color rosa para que ella y todos los niños adivináramos sin lugar a dudas que le iba a meter una buena hostia. Tan grande iba a ser que las gafas corrían el riesgo de salir volando y por ese motivo le pedía que se las quitara. ¿Por qué si no? La pobre niña ya lloraba cuando dejó las gafas sobre su mesa. Usted levantó teatralmente la mano y la mantuvo arriba unos segundos, como una espada de Damocles esperando a caer sobre su cara. Toda la clase contemplaba la escena, expectante y aterrorizada. Y entonces… retiró la mano. ¿Lo recuerda? Fue magistral.
Siempre me he preguntado en qué momento decidió no dar el tortazo. ¿Fue cuando vio caer las primeras lágrimas? Nooo. Usted y yo sabemos que no fue por pena.

Dígame, señorita Inmaculada, ¿cuando comprendió exactamente que era más efectivo el terror imaginado que el propio golpe en sí?

Me gusta pensar que usted lo tenía todo planeado, como un Hitchcock de primaria, que nosotros los niños éramos su público y que escogió castigar a Vanesa por el juego que le iban a dar sus gafas.

Pero cambiemos de tema, señorita Inmaculada: quiero que sepa que yo P.A.

Progreso Adecuadamente. Ahora ya termino todas mis tareas, aunque lo mío me cuesta. Ahora, por ejemplo, tendría que estar escribiendo un guión de 45 páginas. Y aquí me tiene, haciendo eso que los guionistas pedantes llamamos procrastinar. Lo que quiere decir que hace un rato le he sacado brillo a todos los azulejos de la cocina y después me he puesto a ordenar viejos papeles. Así he encontrado su nota y he podido seguir procrastinando, escribiendo este post sobre usted: cualquier cosa con tal de no ponerme a hacer la tarea.
Como llevo tantos años procrastinando (nótese que a los siete años ya lo hacía) he tenido mucho tiempo para reflexionar sobre ello: hay dos motivos para la procrastinación. Por un lado está la legendaria atracción humana por el precipicio. El tiempo va agotándose y cada vez es menos probable que terminemos el trabajo, con todas las consecuencias desastrosas y excitantes que eso conlleva: el despido o el porrazo de la señorita Inmaculada.
El otro motivo es menos complejo. Se trata del miedo. Miedo a hacer mal la tarea. Quien no hace nada no se equivoca. Por eso retrasamos el momento de hacer. Mientras no escribimos, somos unos guionistas cojonudos. Cuando empezamos a escribir, empezamos a descartar posibilidades y por lo tanto, a cagarla.

El miedo y la atracción por el precipicio se retroalimentan, pero con el tiempo se aprende a encontrar la justa medida de los dos. Es por esto que no debe preocuparse por mí. He desarrollado un sexto sentido que me dice exactamente cuando debo dejar de procrastinar y empezar a hacer la tarea.

Este sexto sentido lleva ya un rato pitándome el oído.
Así que me despido de usted, señorita Inmaculada. Quizás hasta dentro de otros veintitantos años. Gracias por sus enseñanzas.

No sé qué estarán haciendo el resto de los niños que acudían a aquella clase en aquel pueblo, pero sería grato descubrir que nos hemos convertido en una promoción de guionistas: la Inmaculada promoción.

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “El suspense: así me lo aprendí yo

  1. Procrastinando que es gerundio…

    Dejé de escribir hace tanto tiempo, que a estas alturas ya debo ser el nuevo William Faulkner.

    Magnifica definición de suspense, por cierto.

  2. Excelente post, no sabia que existia esa palabra para aplazar las cosas que necesitamos hacer, como el trabajo que debo de realizar ahora y en vez de eso escribo este comentario. Que grande hahahaha.

    Saludos y muy muy buen post. Lo más porbable es que Hitchcock haya tenido una maestra asi.

  3. Yo tb tenía una profesora así en segundo de preescolar, pero la llamábamos sor Carmen. Y la muy puta iba siempre vestida con el hábito blanco. Sería x akelo de la pureza?
    Saludos

  4. eliagiratoria en dijo:

    Me ha encantado el post de hoy, qué manera de contar lo que es el suspense, sencillamente genial.
    Y lo de procrastinar… yo aún tengo que desarrollar ese sexto sentido; así que, aunque quería haber dejado el ordenador hace ya media hora, me temo que seguiré aquí aún un rato más…

  5. Ja, ja. Muy buen post.

  6. Schopenhauer en dijo:

    Escrito Por, escribiendo es usted sensacional, esa manera de expresarse me parece sublime, lo mejorcito que hay por aquí, me gustaría que un día le diera rienda suelta a sus sentidos y escribiera algo sobre los compositores, como Bernard Herrmann o Jhon Williams…por qué las bandas sonoras son también una parte del cine, no lo creé usted? Espero que considere mí petición, saludos.

  7. Muy bueno escrito, me haces recordar otros tiempos

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: