Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Mamet: NO SOMOS DIGNOS

El domingo ví “Cinturón Rojo”, la última de David Mamet.

No somos dignos, como dirían en el mundo de Wayne.

Últimamente Escrito Por, aparte de ser un tío familiar y llevar a sus sobrinos al cine, frecuenta a varias mujeres, muchas de ellas relacionadas con el mundillo, y parece estar en pleno “BUSQUE, COMPARE, Y SI ENCUENTRA ALGO MEJOR, PRESÉNTEMELO”.

Lo que pasa con Escrito Por es que es un corazón solitario que va rebotando como en el juego éste.

Sólo tiene un amor, sólo tiene una esperanza, pero mientras el destino hace encajes de bolillos con la fortuna de este humilde plumilla, me dejo invitar al cine por cualquier directora de cine guapa que se precie. (Y eso también va por ti, Kathryn Bigelow.)

Y fui con una amiga a ver “Cinturón Rojo” y tanto me gustó la peli que se me olvido que estaba allí. Me sentí completamente subyugado por la historia de Mike Terry (Chiwetel Ejiofor), un maestro de Jiu Jitsu que se ha mantenido apartado de la competición y que vive con honor.

Una cadena de eventos convierten la sencilla vida de Mike en una encrucijada.

La película tiene un clima hermético, y una atmósfera sofocante y cerrada, que te atrapa completamente.

Y aunque el final no me convence, tiene toques del mejor Mamet.

Mamet se distingue por su habilidad para crear giros argumentales. Pero no lo hace con modestia y esfuerzo, como la mayoría de los guionistas mundiales, lo hace casi siempre con una potencia descomunal, como quien sacara, en vez de un conejo, un animal prehistórico de la chistera.

Los giros de Mamet casi siempre llevan la historia en una dirección inesperada. Y hacen que el escritor aprenda algo. Que si quieres sorprender a alguien lo más fácil es hacerlo demostrando que las cosas casi nunca son lo que parecen. Al menos, ese es el universo de Mamet. Está lleno de publicidad engañosa.

Por ejemplo, en un suceso de la peli hay dos caminos o explicaciones cuando sucede en el presente. Más adelante, una tercera explicación anulará los otros dos caminos posibles, y aunque estaba delante de nuestras narices, no la hemos visto.

Me encanta que Mamet me engañe.

Nadie lo hace como él.

Sus cadenas de acción y consecuencias son siempre arrolladoras y llenas de golpes de efecto. En este caso, muestran como la virtud, en un mundo corrupto, no acarrea más que problemas.

¿Por quién os gusta sentiros engañados?

¿Quién lo hace mejor?

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “Mamet: NO SOMOS DIGNOS

  1. levothroid en dijo:

    Por Shymalan no, desde luego. Muy bueno eso de la chistera y el animal prehistórico.

  2. peregrintuk007 en dijo:

    Pues a mí me encanta que Shyamalan me engañe, siento discrepar. Jejeje

    XD

  3. A mi me encante que Shyamalan me tome el pelo, menos en la Joven del Agua, que se lo toma a todo el mundo todo el rato, desde el productor hasta los actores llegando al best boy.

    No sé qué hace un best boy.

  4. Escrito Por, yo acabaré con tus noches de insomnio y soledad.

    A cambio, te daré más insomnio aún.

    ¿Resistirás?

  5. lo he leido en cinexilioescrito por Sailor Troilor

    yo no veo el guión de Cinturón rojo tanto un ejercicio de giros o prestidigitación como una acumulación o un encadenamiento de sucesos cuya suma de ellos dan como resultado la situación del climax final.

    Al climax final se llega por la suma de las líneas argumentales paralelas que se desarrollan a lo largo de la historia y que Mamet se encarga de ir llevando hacia delante. No es tanto un ejercicio de engaño y de ocultación que al final se desvela, si no que el guión se construye en base al encadenado de un acontecimiento lleva a otro y éste, sumado al anterior, desencadena una tercera situación.

    Es eso lo que da a la cinta también el aspecto de transcurrir en un microcosmos hermético, donde se ha prescindido de la paja y donde todo lo que sucede es importante y afecta a la historia. Donde cada personaje es a su vez una especie de representación de una idea o concepto y donde la historia deviene en una especie de fabula moral, de “camino de samurái”, sobre la honestidad y donde el climax final acabo adquiriendo gráficamente el aspecto de una especie de viacrucis o carrera de obstáculos que el “héroe” debe superar para “salvar su alma” porque siempre hay una salida.

    No sé si la palabra “giro argumental” define bien lo que hace Mamet con su guión. Yo más bien veo la historia sustentada en una de las premisas que él mismo defiende en algún escrito: en el hecho de que la historia se ha de construir sobre el deseo de avanzar que experimenta el espectador, en que una escena abra las puertas de la siguiente y que nos intriguemos y deseemos seguir avanzando. Y eso lo logra Mamet no tanto encadenando giros o enigmas absurdos e inverosímiles (a lo “LOST” o como si de un vulgar Joe Eszterhas se tratase) si no dibujando poco a poco una historia que sabe atraparte con ingenio y dibujando un personaje atractivo al que quieres seguir hasta el final.

    Creo que su guión es más rico y su concepción es algo más trabajada que un encadenado de giros con sorpresa. A mí me resultó una de las películas de Mamet donde se ve bastante clarito desde un principio quienes son los hijoputas y quien el íntegro y donde no hay cambio de papeles a dos minutos del final. Otra cosa es que se acepte la historia en el registro en el que la entrega Mamet (fábula hermetica y naif) o se le exija una serie de factores que la harían más verosímil y realista, pero tal vez menos simbólica y que la alejaría de lo que, creo, es su intención final.

    Echando un vistazo a sus guiones más significativos (y asumiendo que llamen más su atención aquellos donde las sorpresas abundan), ¿de verdad debe calificarse a Mamet el guionista de los giros y los engaños. o más bien sus historias poseen otras virtudes?

    Cinturón rojo
    Edmond
    Spartan
    El último golpe
    Hannibal
    State and Main
    El Caso Winslow
    Ronin
    La cortina de humo
    La trama
    El desafío
    American Buffalo
    Oleanna
    Vania en la calle 42
    Hoffa
    Glengarry Glen Ross
    Homicidio
    Nunca fuimos ángeles
    Las cosas cambian,
    Casa del juegos
    Los Intocables
    Veredicto final
    El cartero siempre llama dos veces

  6. Escrito Por en dijo:

    Hablas como si los giros argumentales fueran algo malo. Como si una tía pudiera tener demasiadas tetas.

    Está claro que es un guionista muy completo. Lo que digo es que tiene habilidad para sorprenderte. Gracias por tu análisis.

  7. Maravillosa comparación con lo de “como si una tía pudiera tener demasiadas tetas”… grande pibe!!!

    …me da a mí, que de eso, y también de otras cosas, Mamet sabe un puñao.

    Un saludo..

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: