Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Archivar para el mes “julio, 2008”

Historia de W.

Como dice Woody Allen,

“¿Debo casarme con W.? No, a menos de que no me revele las restantes letras de su nombre?”

W. es un gran misterio. W. es una figura llena de sombras. W. suscita un montón de preguntas a su alrededor, y quizá la más frecuente de ellas es:

“¿Cómo llegó semejante mongoloide a presidir Estados Unidos?”

El gran Oliver Stone (en mi humilde criterio, grande, grande) formula esa pregunta en este gran trailer (grande, grande.)

En el trailer, Josh Brolin, uno de los actores más cool del momento, interpreta a George W. Bush, la caracterización (en las fotos) no está nada mal. James Cromwell hace de su padre, y luego, como podéis ver en el vídeo, todos los nombres importantes de la administración Bush están clonados. Alucinante el caso de Condi Rice.

Oliver Stone siempre habla del poder. Ya sea en la bizarra Alejandro Magno, o en la genial JFK, Stone siempre proporciona un análisis sobre figuras de trascendencia que no deja frío a nadie. ¿Tendencioso? Quizá. El caso es que este tipo nunca se corta a la hora de opinar, ni se reprime a la hora de mostrar su visión de los hechos y quizá sea esa una de las características que distinguen a la gente de talento, o cuando menos a la gente que “lo logra” en terminología del sueño americano, la personalidad, el atrevimiento, la capacidad de mojarse y hacer reflexionar a la gente.

Admiro muchísimo a Oliver Stone. ¿Por qué? Aparte de ser un director que me ha encantado desde que soy un imberbe (no como ahora, que soy pura virilidad) ha escrito pelis como “El expreso de medianoche”, “Conan el Bárbaro” y “Scarface”. También ha escrito sus propias pelis y ha producido montones de ellas. Y todavía no hemos hablado del corazón púrpura que ganó en la batalla de Vietnam, ni de cómo su padre Louis Stone le llevó a un burdel a perder su virginidad a los quince años, ni de su cameo como borracho en “Torrente 3.”

Increíble pero cierto.

Mientras rueda W., ya anda preparando “Pinkville”, otra peli que dirigirá y que retrata la masacre de My Lai, en la que cientos de vietnamitas perecieron a manos de soldados estadounidenses.

¿Qué desayunará este hombre?

En cualquier caso, estoy muy inquieto esperando la historia de W. Con que sea la mitad de buena que Wall Street me conformo.

¿Cuál es vuestra peli favorita de Oliver Stone?

Anuncios

Weblog de una mujer gorda, al cine

Me he enterado en esta entrevista. La productora española Tornasol ha comprado los derechos del blog Más respeto, que soy tu madre para hacer una película. Hernán Casciari es su autor. Sí, ese tipo que cuando me enlazó en Espoiler casi me mata de susto (y de gusto). Desde entonces, cada vez que termino un post y voy a darle a la tecla “PUBLICAR” se me encoge el culo y lo corrijo una vez más, no vaya a ser que justo ese día a Hernán le dé por pisar Escrito por.

Si eso ocurre no creo que vaya a ser hoy, pues ahora mismo Casciari está de visita en la Argentina y tendrá muchas cosas que hacer. Una de ellas, promocionar su libro España, decí alpiste (editado en España con el título de España, perdiste), y que es una compilación de los textos que publica en su blog Orsai.

Por cierto: Orsai = buena literatura.

Te lo había dicho ya, ¿verdad? No importa, hazte un tatuaje de todas formas.

Pero volvamos a lo de la película
(puff, qué pereza da a veces hablar de cine, pudiendo hablar tambien de literatura, aunque sólo sea un poquito, para variar).

Juan José Campanella va a dirigirla. Me parece una buena noticia, por eso de que es compatriota de Hernán. Doy por sentado que habrá un pequeño porcentaje de matices, un no sé qué y un qué sé yo, que si no eres argentino se te escape cuando lees una obra costumbrista como es el Diario de una mujer gorda.

En otro sentido, Campanella es un director más que potente. Mirad su currículum en IMDB. Da vértigo: El niño que gritó puta, El mismo amor la misma lluvia, El hijo de la novia, capítulos de House, 30 Rock, Seis grados de separación, Ley y Orden… ¿De qué va? ¿qué pretende? ¿petar la televisión? ¿ser el puto amo de todo?

Y ahora sí, lo que para mí es el plato fuerte de la noticia: Carmen Maura va a protagonizarla.
Carmen será Mirta Bertotti, el ama de casa que tiene que cargar con tres hijos border line, un marido pegón y un abuelo excéntrico… ¿Os suena de algo? Sí, supongo que los de Tornasol también tendrían en mente ¿Qué he hecho yo para merecer esto? cuando la eligieron.

Ahora me quedan dos dudas: ¿de verdad Carmen Maura va a hacer de argentina? ¿con acento y todo?

Y lo más importante: ¿contarán con Hernán Casciari para escribir el guión? Espero que sí.

Seinfeld y el Mítico Mr. Bookman

El día más caluroso del año. Lo mejor que se puede hacer es reírse y esperar a que bajen las temperaturas. Esta es la escena que más me gusta de Seinfeld, que expresa la virtud de aquellas personas que aunque tengan trabajos aparentemente nimios los engrandecen con su vehemencia y su agresividad. Mr. Bookman me recuerda a algunos analistas de guiones que viven entre las rendijas de los guionistas de este país. Gente que no sabe leer pero que disfruta enormemente ejerciendo la autoridad o enjuiciando a los autores que no conoce, intentando englobar su obra y su personalidad en un tipo de película u otro, sin salirse jamás de los esquemas y de las películas tipo que ya ha visto, sin pensar jamás en las que querría ver.

Os la traduzco para que la véais con cierta ayuda (no está en español ni subtitulada, pero la encuentro imprescindible), y deseo que os lo paséis tan bien como yo (aunque si os dedicáis a analizar/destruir en vez de a crear/construir, igual no la entendéis.)

Antecedentes: El detective Bookman va a por Jerry porque no devolvió un libro que sacó en 1971. Está interpretado por el genial Philip Baker Hall.

APARTAMENTO DE JERRY. INT / DÍA

JERRY: Me alegro de que esté aquí, así podemos solucionar el asunto. ¿Quiere una taza de té?

BOOKMAN: ¿Tienes café?

JERRY: ¿Café?

BOOKMAN: Sí. Café.

JERRY: No, no bebo café.

BOOKMAN: Ya, no bebes café. ¿Ni siquiera café instantáneo?

JERRY: No, no tengo…

BOOKMAN: ¿No tienes café instantáneo?

JERRY: No, es que no suelo…

BOOKMAN: ¿Quién no tiene café instantáneo?

JERRY: Yo no.

BOOKMAN: Te compras un tarro de Nescafé, lo pones en el armario, y te olvidas. Entonces cuando lo necesitas, está ahí. Dura para siempre. Está hidrolizado.

JERRY: ¿De verdad? tendré que recordar eso.

BOOKMAN: Sacaste este libro en 1971.

JERRY: Sí, y lo devolví en 1971.

BOOKMAN: Ya, ’71. Aquel fue mi primer año en el trabajo. Mal año para las librerías. Mal año para América. Los hippies quemando los carnets de las librerías, Abby Hoffman diciéndole a todo el mundo que robase libros.
No juzgo a un hombre por lo largo que lleva el pelo ni por la música que escucha. El rock nunca me gustó. Pero has de ponerte un par de zapatos cuando entras en mi librería, colega.

JERRY: Mire, Sr.Bookman. Devolví ese libro, lo recuerdo muy bien.

BOOKMAN: Eres un comediante, haces reír a la gente.

JERRY: Lo intento.

BOOKMAN: ¿Crees que esto es una gran broma, no?

JERRY: No, no lo creo.

BOOKMAN: Te ví una vez en la tele, recordaba tu nombre, de mi lista. Lo comprobé, y eras tú. Crees que porque eres famoso las leyes no se aplican a tí, crees que puedes pasar de ellas, ¿eh?

JERRY: No, no lo creo.

BOOKMAN: Bueno, déjame que te diga algo, chico chistoso, Sabes ese sello, el que dice “New York Public Library”? Puede que para tí no signifique nada, pero para mí sí y mucho. Muchísimo.
Adelante, ríete si quieres. He visto a los de tu clase antes: fardones, montando el numerito, haciendo alardes. Sí, ya sé lo que estás pensando.
¿Qué hace este tío liándola tan gorda por unos libros antiguos? Bueno, pues déjame darte una pista, junior.
Quizá tú y yo podamos vivir sin ellos, gente como tú y como yo. Si, somos demasiado viejos como para cambiar el mundo, pero qué hay de ese niño, sentadito y abriendo un libro, justo en una sucursal local de la librería, y encontrando dibujos de culos y meadillas en “El gato en el sombrero y lso cinco hermanos chinos?” Mira. Si crees que esto va de multas y libros perdidos, deberías pensar en ello dos veces. ¡Esto va del derecho de ese niño a leer libros sin que su mente se pervierta! Aunque quizá eso te pone cachondo, Seinfeld. Así es cómo se te ocurren las gracias. Tú y tus amigotes. Pues tengo un notición para tí, tío alegre: se acabó la fiesta. Tienes siete días, Seinfeld. ¡Es decir, una semana!

Mr. Bookman se marcha dejando a un pasmado Seinfeld sin saber qué pensar.

Antes que el diablo sepa que has muerto

Estos días rindo cuentas con los estrenos de la temporada, pues he estado tan enfrascado en la operación bikini que son muchos los títulos que se me habían escapado. Uno de ellos, Antes que el diablo sepa que has muerto.

¡Pardiez! Qué buena es. La escena en la que Philip Seymour Hoffman le propone a su hermano pequeño atracar la joyería de papá y mamá me puso la piel de gallina. En ella está la premisa de la película, tan simple y tan buena: atracar la joyería de papá y mamá. ¡Claro! Es de esas ideas que te llevan a darte cabezazos con la butaca de delante y a lloriquear, “¿por qué no se me ha ocurrido a mí antes?”.

Y como suele pasar, todo el mundo habla de lo machote que es Sidney Lumet, rodando esta pedazo de película a sus 83 años (que sí, que le aplaudo), pero nadie habla de Kelly Masterson, el tipo que escribió el guión hace 8 años e intentó venderlo hasta que Lumet se interesó por él.

El portal de Abcguionistas colgó una entrevista a Materson que podéis leer aquí.

Y aquí podéis leer otra entrevista a Masterson, en inglés, publicada en la página de Writers Guild of America, west (uno de los dos sindicatos que organizaron la pasada huelga de guionistas). En ella le preguntan que le impulsó a escribir este guión:

“Era invierno, y supongo que estaba deprimido cuando lo escribí. Estoy fascinado por la naturaleza humana. Me encantan esa clase de personajes con los que puedes empatizar, pero cuyos estúpidos actos nos llevan a menear la cabeza. Es probable que por mi “pasado teológico” me interesen los grandes temas como la bondad y la maldad y el hecho de que seamos una combinación de ambos. Intentamos ir por el buen camino, pero todos tenemos impulsos mezquinos en nuestro interior.”


Y es que Kelly Masterson iba para cura.
Dejó el seminario para escribir obras de teatro. Y se mantenía trabajando en un banco. El guión de Antes que el diablo sepa que has muerto es su mayor éxito y el primero en su currículum como guionista.

Habrá que seguirte la pista, Kelly. Ahora que ya no tienes que currar en el banco, ¿de qué serás capaz?

El cronocrimen de los Serrano

No quiero seguir diciendo por qué me gusta tanto la peli de Vigalondo, ya lo hice aquí. Hoy os quiero hablar de los cronocrímenes de a pie, de los crímenes que se hacen EN EL TIEMPO y CON EL TIEMPO.

La mayoría de los errores están muy relacionados con el marco temporal en que suceden. Dicho de otra manera, el tiempo, según cuál sea, podría ser un atenuante en el juicio de las torpezas que cometemos. O un agravante, según se mire.

Por ejemplo, cuando estás borracho y te pones a hacer llamadas absurdas a amores del pasado a las tantas de la mañana. Es una tontada que se amplía por haberla hecho a una hora estúpida, es un crimen temporal, un cronocrimen de madrugada. Es una cosa muy de escritor. Si no lo has hecho nunca, es que no estás vivo. (Excusatio non petita, accusatio manifesta…)

También el crimen de infidelidad está asociado al tiempo. Tanto, que en inglés, existe un verbo que significa ser infiel a alguien: To two-time somebody es ponerle los cuernos.

Otro cronocrímen, es, en mi opinión, el final de la popularísima serie de Globomedia “Los Serrano”. Diego Serrano se despierta después de suicidarse y resulta que Lucía está viva, y no sólo eso, sino que se acaban de casar.

Si mal no recuerdo, la serie comenzaba con la boda entre ambos. Una serie que comenzó en abril de 2003 y que acabó su andadura el pasado día 17 de Julio. Quiere decir, por tanto, que todos estos años han sido mentira, y que el tiempo que los espectadores le han donado a la producción ha ido a parar a una mentira dentro de la mentira que supone la ficción. Aunque le tengo muchísimo respeto a “Los Serrano” y creo que ha sido una serie histórica para nuestra televisión, y que ha dado un montón de momentos muy emotivos y otros simplemente hilarantes,

he de admitir que nunca he sido seguidor suyo. Porque si lo fuera, creo que estaría bastante enojado, y que sentiría que me han tomado el pelo, que han cogido mi tiempo y lo han abaratado con ese final. Han asesinado mi tiempo: un cronocrimen de libro, como el final de Doraemon.

El final supuestamente se presta a varias interpretaciones. Una, la primera y más evidente, que toda la serie ha sido un sueño. Siempre que me encuentro ante un final de esos me cago en todo, no lo puedo remediar. Para el guionista es algo estupendo: te permite plantear cualquier situación, por extrema que sea, sin necesidad de explicarla. La pega (y no es pequeña) es que los espectadores suelen molestarse.

Segunda, que Diego se ha ido al cielo y allí se encuentra con su familia, o es un limbo familiar-costumbrista raro. Bien, si esto es así, estamos ante una serie “blanca”, “para todos los públicos” en la que la madre muere atropellada y el padre se suicida. Menudo ejemplo, ¿no? De repente parece una peli de Iñárritu, o “Requiem for a Dream”.

¿Qué os parece el final?

¿Cómo habriáis acabado la serie vosotros?

Cenicero de Nembutal

He pasado unos días haciendo el guiri por tierras vascas, disfrutando del festival de jazz y de los pimientos rellenos. Y también he tenido ratos muertos (entre los conciertos y los pimientos) en los que me he dedicado a vagar por las calles de Vitoria. Y así, sin querer, he acabado en la exposición “De película” que muestra un sinfín de objetos utilizados en rodajes de películas míticas, como por ejemplo esta lámpara de mesa del set de Casablanca…

… las botas que calzó James Dean en Rebelde sin causa…

…el bastón de Fred Astaire…

…la cryptonita de Christopher Reeve sostuvo en sus manos, las ametralladoras de Los Intocables de Eliot Ness, el muñeco vudú de Indiana Jones, una chaqueta usada por Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses, una maqueta de la Estrella de la Muerte, las cuchillas de Eduardo Manostijeras (¡Johnny Depp!)… y así podría seguir muchos párrafos porque la colección es interminable y yo tengo una memoria saludable.

Pero sin duda, lo más curioso de la exposición son los objetos personales de las estrellas de cine. Entre ellas podemos encontrar desde un contrato de alquiler firmado por Dustin Hoffman, a un peine de Joan Crawford, un reloj de bolsillo regalo de Bacall a Bogart… y así hasta llegar a Marilyn Monroe.

Y es que Marilyn Monroe es el tema central de la exposición. La propietaria de todos estos cachivaches es Maite Mínguez, gran admiradora de la actriz que se ha hecho con muchos de sus vestidos (como aquel mítico de la rejilla del metro), fotografías, etc.
Pero como la línea que separa lo mitómano de lo macabro es, más que fina, inexistente y lo único que diferencia a una puta friki de una elegante coleccionista es el dinero de su cuenta corriente, esta mujer también se ha agenciado otros objetos bastante morbosos, como el cenicero cargado de Nembutal que fue encontrado junto al cadáver, o la placa de su lápida.

He encontrado esta entrevista a Maite Minguez, la dueña de la colección. Es interesante, pero después de leerla os juro que sigo sin entender un carajo el fenómeno fan. Ni siquiera teniendo ante mis ojos el guión de E.T. firmado por Steven Spielberg he sentido el más leve cosquilleo, no hablemos ya de una señora erección…

En fin, peor para mí si soy mitofrígido. Aún así agradezco a esta señora que haya llenado de forma tan amena un largo rato muerto entre concierto y pimiento relleno.

ACTUALIZACIÓN: Maite Mínguez en persona me echa un rapapolvo en comentarios por compararla con una “puta friki”. Además, nos invita a conocer su web www.coleccionmaiteminguez.com

Os dejo con un fragmento de la última entrevista realizada a Marilyn:

Atención: ya están disponibles las soluciones del concurso de las Citas cinematográficas.

E-S-T-Ú-P-I-D-A

Esta chica tan guapa, Katherine Heigl, se ganó hace una semanas el epíteto estúpida (deletreado hace más daño, ¿verdad?) al declarar que ella se retiraba de la posibilidad de ser considerada para los Emmys porque el material que los guionistas le habían dado en la última temporada no era suficientemente bueno.

Chica, eres una absurda.

A partir de ahí, llegaron los rumores de que Shonda Rhimes, creadora de la serie, se iba a cargar al personaje, con el que Heigl ganó un Emmy el año pasado (¿por qué no lo entrega de vuelta si está tan cabreada?)

Y la polémica ha ido creciendo. A pesar de que Shonda es muy política, un insider de la serie dice que se rumorea que Izzie, el personaje de Heigl, tendrá un tumor cerebral y morirá. “Es la forma de jorobarla”, dice el insider, “no sabrá si vivirá o si morirá”. Además en ABC han confirmado que el actor Jeffrey Dean Morgan— que interpretó a un paciente al que ella amaba pero que acabó por más o menos matar-volverá a aparecer en algunos episodios. La fuente anónima asegurá que saldrá en las alucinaciones que el tumor le provoca a Izzie. Muy fuerte.

Al parecer, la veleidosa y vikinga (parece una vikinga total, deben de ser muchos kilos de rubia) actriz se ha puesto un poco tontina después deLío Embarazoso y el más o menos éxito 27 vestidosy ya la serie que la vió nacer le parece una minucia. ¿Cómo puedes ser tan absurda de atacar a aquellos que ponen las palabras en tu boca, Katie?

Cualquier día de éstos te ponen un transtorno mental y te hacen comer mierda de perro.

O te lían con Antonio Resines, como les pasa a otras chicas jóvenes y guapas, como la Verbeke y Jaydy Mitchell.

También te pueden hacer adicta al riesgo y lanzarte en puenting sin cuerda.

Ay, pobre Izzie, ¿cómo ibas a saber que el parapente estaba roto? y encima, después de participar en el concurso nacional de ¿Quién se come más perritos calientes?” donde su personaje se zampaba 150.

Vamos, que si no le hubiera matado la caída al mar en parapente desde una altura de trescientos metros, el corte de digestión lo hubiera hecho.

Ah, qué bonito es dejar vagar la imaginación. Después de todo, quizá Heigl no sea tan tonta; un tumor cerebral es sufrimiento para los espectadores pero lucimiento para una actriz que, además, después se vería libre para interpretar todos los bodrios que quisiera, bodrios hollywoodenses que casi con toda seguridad harían que los guiones de Grey parecieran Chinatown.

Y cuando digo que es lucimiento, lo digo porque recuerdo al Doctor Greene, y el proceso de su enfermedad es una de las experiencias más terroríficas y profundas que he vivido viendo una serie. (Ojo, spoilers. Y los que ya lo hayan visto… les reto a que lo vean sin ponerse tontos.)

Anthony Edwards, eres el mejor.

¿Qué otras formas empleariáis para matar a Izzie?

El nuevo guión de Tarantino: HOLY SHIT

Que viene a ser algo así como “mierda sagrada”, la “reostia en compota“, la “**lla en vinagre”, o si nos ponemos delicados, “miel sobre hojuelas” o “canela en rama”.

Así lo asegura esta web que recoge las primeras reacciones al nuevo guión de Tarantino, “Inglorious Bastards”, que ya ha sido misteriosamente filtrado. Se prevee que la peli comenzará a rodarse en Octubre, para que pueda estar lista para Cannes 2009. La peli, inspirada en la italiana “Quel maledetto treno blindato”, de Enzo Castellari, que en Estados Unidos se conoció precisamente como “The Inglorius Bastards”, se estrenará dividida en dos partes. Éste es el cartel original de aquella:

El argumento (y otros detalles) ya os lo contábamos aquí, pero yo os lo refresco:

Un grupo de soldados aliados que, durante la Segunda Guerra Mundial, transporta a varios criminales hacia su ejecución son sorprendidos por los nazis con una emboscada y todos, excepto los criminales son asesinados. Los prisioneros deciden huir a la neutral Suiza, pero deberán escapar de las garras de los nazis y de los aliados para llegar a territorio suizo y estar a salvo.

Por si esto fuera poco prometedor, el papel prota ha sido ofrecido a Brad Pitt.

¿Qué? ¿Os habéis puesto a tono ya con todo lo que os cuento? Pues hablemos de la materia prima tan supuestamente acojonante que nos trae Quentin. Al parecer está a punto de crear un género llamado Jewsploitation (después del mítico Blaxploitation), utilizando un contexto histórico como excusa para desencadenar un “viaje de ida y vuelta al infierno.” Judíos que le abren la crisma a nazis con un bate. A otros les levantan la cabellera, como se les hacía a los indios. Vamos, que menos buenas palabras parece que en esta peli de presupuesto salidísimo de madre va a haber de todo.

Las opiniones a mí van haciendo entrar en un cierto calorcillo:

“Coges el rollo guay cabrón de Reservoir Dogs, el aire super cool y la estructura de Pulp Fiction, le lanzas el ángulo vengativo y escorado de Kill Bill, y lo colocas en la Segunda Guerra Mundial y el resultado es “Inglorious Basterds”. (Al parecer, en una copia manuscrita de Tarantino, Quentin lo ha escrito de ese modo: basterds. A los genios que los compre quien los entienda.)

A pesar de ser su primera peli de época, no debemos esperar las típicas hechuras de este tipo de filmes. QT se rebela ante esto:

“No quiero que parezca una peli de época. Quiero que parezca actual, de ahora mismo. Una de las cosas con las que tengo que batallar es contra todas las pelis sobre los treinta años de ocupación nazi, en las que todos hemos visto las grandes calles, los coches antiguos y las esvásticas, y lo hemos visto hasta la náusea.
Esta es una peli moderna, una peli in-your-face (intraducible). No es una peli de época.”

Así es Tarantino. Pone a judios a repartir ostias en un marco tan controvertido como la II GM, y rodará una peli de época con la obsesión de que no lo parezca.

No sé vosotros pero yo me muero de ganas por ver las dos partes en las que se estrenará IB. Ya lo he dicho muchas veces: a los genios muchas veces se les distingue por su capacidad para sorprender, para ser capaces de lanzar un discurso basado en una forma de pensar alternativa. Y si encima, como en el caso de QT, siguen sorprendiendo sin dejar de ser fieles a sí mismos, entonces sí, estamos ante un gran caso de HOLY SHIT.

Confidencias del guionista cabreado de Kung Fu Panda

En este blog se puede leer una carta de un guionista anónimo y no acreditado del nuevo hit de Dreamworks “Kung Fu Panda”, peli de animación sobre un panda que reparte tortas como panes.

Leer historias de procesos de escritura chungos, ya sea de un blockbuster estadounidense o de una serie nacional, se parece mucho a escuchar historias de cuernos o amoríos imposibles: al final de la exposición, el oyente siempre tiende a soltar un “¿QUÉ?” como una casa. Pero sí, lo increíble siempre se repite, y cada vez de formas más caprichosa. Lo hemos dicho muchas veces. La realidad tiene mucha menos coherencia que la ficción.
El guionista vengador que escribe el relato cuenta cómo se trabaja en Dreamworks, la productora regida por Jeffrey Katzenberg.

Primero se hace un storyboard de la película entera. Sin guión, sólo a partir de la historia.

“¿QUÉ?”

Entonces Katzenberg ve una animática de los dibujos y sentencia, “Esto necesita un montón de trabajo. Tenéis un mes.”

(Los “¿QUÉS?” a partir de este punto los ponéis vosotros, que me entra fatiguita.)

Entonces contratan al primer guionista, que sólo puede cambiar entre el 20 y el 30% del material del storyboard. Si no es el 20-30% acertado, entonces se despide al guionista, o al director y al guionista. A veces sólo despiden al guionista y contratan a un director extra para echar una mano, “dependiendo de quien es mejor señalando al otro con una mano mientras se cubre su propio culo con la otra”.

El anónimo cabreado empezó a trabajar y llegó con otros cuatro guionistas al proyecto. Las reglas del proceso eran tan aleatorias como absurdas: sólo podía cambiar el 30% de una escena o el 30% de las escenas. (Parece sacado de las normas de un juego de mesa, ¿verdad?).

El margen de trabajo era estrecho. En una escena cualquiera, el Panda sube unas escaleras llevando un cubo de agua, se resbala con una piel de plátano, les dice algo a dos gansos y hace una guitarra en el aire. ¿Las buenas noticias? Que puedes poner lo que te dé la gana en el cubo.

Ese es tu margen de actuación para mejorar la peli.

Después de lidiar con la búsqueda del mítico 30% secreto, pelearse con los tipos del storyboard, luchar por hacer entender a los demás la consistencia de sus ideas, y aguantar a Katzenberg, el guionista anónimo lo dejó, “o bueno, me despidieron”.

Lo escalofriante es que cuenta que “este ciclo lo hacen unas treinta veces, y el resultado es una peli, creada a lo largo de tres años por siete directores aterrorizados, veinte guionistas cabreados, ninguno de los cuales ve nada de dinero porque es un film animado, y por lo tanto, da igual lo malo que sea, proporciona beneficios como de ocho mil por ciento, y hacen otra y otra y otra hasta que Katzenberg muere por fin a los 117 porque utiliza todo el dinero que gana en rejuvenecer su cuerpo, usando la sangre de la pobre gente que muere a los 50 porque sus corazones se atascan de tanto comer Macmenús.”

Con lo simpáticos que parecen los bichejos.

Citas cinematográficas

¿Es a mí? ¿Estás hablando conmigo?… Bienvenidos al gran concurso de las citas cinemtográficas. Este post tuvo una primera parte. Lo que hay que hacer es adivinar a qué películas pertenecen estas citas. Y como sabéis, el único premio mi sonrisa y vuestra realización personal. ¿Qué más se puede pedir? Vamos con la primera:

“Si te enamoras de un casado, no te pongas rimmel”.

Pista: esta frase fue escrita por I.A.L. Diamond. Escuchando sus diálogos uno se pregunta ¿qué diferencia hay entre un guionista y un escritor?

La segunda cita:

“Cuando la gente cree que te estás muriendo es cuando en verdad te escuchan, en lugar de estar esperando su turno para hablar.”

Pista: aquí, en cambio, hay que reconocerle el mérito al escritor más que al guionista, pues la frase ya aparecía en el libro. El protagonista tiene los ojos de color “azul aciano”.

La tercera cita es un diálogo que aparece en una película típica de los años 90…

—”Mírate, eres de los que suplicaría por un poco de sexo.

—Uno siempre reconoce a sus iguales.”

…tan noventa es la película que Shanon Doherty está entre el reparto.

Cuarta cita:

“Él era tan duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de montura negra se agazapaba el vibrante poder sexual de un jaguar. Nueva York era su ciudad y siempre lo sería.”

Pista: ninguna. La propia cita ya contiene todas las pistas.

Quinta cita:

“¿Vas a darme la oportunidad de demostrar mi amor por mi chica o vas a ahorrarte la paliza? Compórtate como un caballero y pídele perdón.”

Pista: Escrito por siempre ha querido decir esta frase en la vida real pero el tupé y la chupa de piel de serpiente no le sientan nada bien.

Sexta cita:

“Es como les dije a las niñas; que su padre es un rey, y un rey sabe que hacer y lo hace, aunque sea difícil. Su padre hará lo que tenga que hacer por su familia, y eso es lo importante, porque los demás son débiles, todos menos nosotros y tú puedes gobernar esta ciudad.”

Pista: algunos dicen que esta película tiene “ecos shakesperianos” y creo que en gran parte se debe a esta frase, pronunciada por una lady Macbeth contemporánea.

Séptima cita:

– “No creo que vuelva a enfadarme con usted diga lo que diga.

– Vaya, otra mujer complicada.”

Pista: William Faulkner es uno de los guionistas que figuran en los títulos de crédito de esta película.

Y esta última cita es de consolación, para los que no hayan acertado ninguna (me cuesta creer que exista una persona así, pero si la hay seguro que es fan de Johnny Depp). Es tan fácil que no voy a dar ninguna pista:

“Se va Betsy abandonando a Travis en su cita…Y encima se va en taxi, teniendo yo el mío.”

RESULTADOS:
Cita 1 – El apartamento.
Cita 2 – El club de la lucha.
Cita 3 – Mallrats.
Cita 4 – Manhattan.
Cita 5 – Corazón salvaje.
Cita 6 – Mystic river.
Cita 7 – Tener y no tener.
Cita 8 – Taxi Driver.

Enhorabuena Peregrintuk007, has dado en el clavito. Y sí, por supuesto que tienes mi sonrisa como premio.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: