Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

El tiempo que me han robado

El otro día entré en una comisaría a poner una denuncia.

– ¡Oiga, señor policía, me han robado!
– ¿Atraco o hurto?
– Buena pregunta… mmm. No lo sé.
– ¿Le amenazaron con un arma?
– Pues sí. Metafóricamente hablando. Pero sí.
– Oiga. Hable más claro. Y con palabras de menos de séis sílabas.
– Perdone, agente. Es que estoy muy nervioso.
– Vamos a ver, ¿qué es lo que le han sustraído?
El tiempo. Me han quitado todo mi tiempo. Es una confabulación: entre mis jefes, mi casero, mi dentista, los bancos y el Mercadona que hay debajo de mi casa… Todos están en el ajo.
– ¿Es una broma?
– ¡De ninguna manera! Paso todo mi tiempo trabajando. Tengo pruebas. Me he grabado con una web cam… Y conste que a mí me gusta trabajar. El problema es que son todos trabajos de encargo, de los que pagan las facturas. No me queda tiempo para escribir mis grandes obras, ésas que haría gratis, las que soñaba con escribir cuando era adolescente.
– Ya. ¿Le importaría marcharse, loco de mier**?
– Pe… pero, agente, me hago viejo y tengo pánico a morirme sin escribirlas. Antes de que sea demasiado tarde, quiero poner una denuncia a mis jefes, a mi casero, a los bancos, a…
– ¡¡Fuera!!
– Yo no me voy sin poner la denuncia.

Aquella noche la pasé en el calabozo. Con Moisés, un atracador de viejas a tiempo parcial.

No he podido evitar escucharte antes – me dijo – y lo siento, pero me parece que exageras mucho. No me creo que tu trabajo no te deje tiempo libre… Por ejemplo, estás aquí ahora ¿no? En este rato podrías estar escribiendo tus chorradas.

Moisés – le contesté – tu sabrás mucho de bastones y de abonos transporte para la 3º edad, pero se nota que en esto de escribir eres neófito.

De repente, empezó a sangrarme la nariz. A Moisés se le amorataron los nudillos.

Perdóname, Moisés – rectifiqué – ha sido un error despreciar tu opinión tan a la ligera. Pero quiero que entiendas que escribir es un proceso que me exije mucho esfuerzo mental. Otro, a lo mejor no necesita esforzarse tanto, pero yo sí. Y tengo una cantidad de horas limitadas para dedicarme a ese esfuerzo… Si sobrepaso ese tiempo, todo lo que escribo me sale dadaísta, como este relato. Para tirar a la basura, abanicarse o, como mucho, colgarlo en un blog.

No digas sandeces – me interrumpió – hay gente que trabaja y escribe unos blogs estupendos. Auténticas perlas literarias. Si tú eres incapaz, te jodes. Además, a mí todo esto del tiempo me suena a excusa. Si quisieras, sacarías el tiempo para escribir esas grandes obras. Lo que pasa es que eres un vago, o te da miedo defraudarte a ti mismo. Así que no escribes con la excusa de que no tienes tiempo.

A esas alturas yo ya lloraba como una niña, y no sólo porque me doliera la nariz. El discurso de Moisés era más certero que sus puños. Me avergüenza reconocer que seguí protestando, entre hipos y mocos sanguinolentos:

“Pero, si dedico todo mi tiempo libre también a escribir, ¿cuándo voy a ver a mis amigos? ¿cómo voy a relacionarme con chicas? ¿Es que tengo que morir solo?”

Moisés me miró con la misma cara de pena que mi profesor de matemáticas cuando me sacaba a la pizarra.

“Ah, amigo. ¿Es que no lo comprendes?… La soledad es el regalo. El resto es una prueba de aguante”.

Perdonad este arranque literario. Os dejo con la última escena de Factotum, película que habéis podido disfrutar estos días en TCM:

Anuncios

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “El tiempo que me han robado

  1. Infiltrada en dijo:

    Te recomiendo la banda sonora de factotum, la letra la pone bukowsi, pero canta Kristin Asbjornsen:

    http://es.youtube.com/watch?v=2iTxSl70fJU

  2. mineral girl en dijo:

    Uff… me has dejado hecha polvo… es cierto que no hay un momento libre, tranquilo y especial para retomar esa “gran obra” que tenemos en la cabeza rondándonos desde hace mucho -demasiado- tiempo.
    Leerte hoy me ha obligado a pensar en ello y sobre todo a cuestionarme si no debería dejar las obras “alimenticias”, sacar mis ahorros de debajo del colchón y darme un año para empezar -y sobre todo terminar- esa “gran obra” que probablemente sólo me guste a mi, que nunca seré capáz de vender a nadie, pero que el sólo hecho de escribirla me hará feliz.

    ¡Excelente post! De verdad, excelente post.

  3. Tengo ya preparadas las respuestas
    para las entrevistas periodísticas
    que me hagan en la prensa radio y tele.
    Querrán saber qué opino y cómo soy,
    me mostraré ingenioso
    y espontaneo.

    Tengo ya preparadas unas listas
    de personalidades muy importantes
    e incluso redactados ya los textos,
    muy agudos,
    de las dedicatorias.

    Tengo ya preparadas las metáforas
    que servirán como brillante ejemplo
    o síntesis que aclare lo que exponga.

    Y tengo preparada mi postura,
    al sentarme o de pie,
    tono de voz,
    expresión de los ojos y la boca

    Todo está preparado
    Todo a punto,
    puedo empezar pues
    a escribir mi libro.

    José María Fonollosa

    Se acerca bastante a lo que dices.

  4. Cambio horas de soledad y duro trabajo por horas de polvos, lascivia y arrumacos. Razón: la perdí hace mucho tiempo.

  5. Estíbaliz en dijo:

    Muy bueno el post, y las respuestas también. Y no digo nada más porque tengo que ir al Rastro, que es domingo y es lo que toca, aunque también podría emplearlo en empezar una gran obra pero… buf, qué pereza, ¿no?

  6. Don Miguel Shakespeare en dijo:

    Sólo existe algo peor que te roben el tiempo que dedicarías a escribir tu gran obra y es que el casero te quite el piso porque nadie te roba el tiempo contratándote para escribir memeces por un sueldo… ¡Os acabo de deprimir! ¿Eh? “Prote viein epeita filosofein” (primero vivir, luego filosofar) Seguro que está mal escrito, siempre me cateaban en griego. Escritopor: consuelate. Siempre hay alguno que lo lleva peor y seguro que esa gran obra acaba saliendo.

  7. Miss Julie en dijo:

    Podría haberlo firmado yo (por el contenido) aunque nunca me hubiera salido un post tan fantástico. ¡Enhorabuena amigo mío, me has hecho llorar!

  8. Vulva Raquídea en dijo:

    Para lo que de verdad quieres hacer tienes tiempo. Para lo que no quieres hacer no. ¿Y por qué no lo quieres hacer? Porque sabes que no puedes hacerlo. O piensas que no puedes hacerlo. En el primer caso eres un inútil. En el segundo un cobarde. No le eches la culpa al tiempo que te roban.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: