Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Tristes y repelentes niños Vicentes

No me extraña que se vaya. 81 años de genio son muchos años. Es abusar. Nos hemos pasado. Le queríamos para nosotros todo el rato.

Cuando se metían con el cine español, nos encogíamos de hombros y decíamos: “Rafael Azcona”.

Cuando nos preguntaban qué a quién nos queríamos parecer… “Rafael Azcona”.

Cuando había que defender la tradición cinematográfica de nuestro humor… “Rafael Azcona”.

Era ridículo que presumiéramos de él, cuando el mérito era sólo suyo. Al final, en vez de parecernos a él nos parecemos a su Repelente Niño Vicente.
Vete. Pero que te quede una cosa clara: por mucho que digas, no te vamos a olvidar.

————————————————————————————-

PALABRAS DE AZCONA

…extraídas del documental “Rafael Azcona: Oficio de guionista”.

“Me siento responsable de mi aportación al cine, pero sin exagerar, porque cuando oigo hablar tan serio de los guiones me da la risa… Son unos miserables estos que hacen esos libros didácticos para escribir guiones. Son complicadísimos y muy trascendentes. Da la impresión de que quieren que se te quiten las ganas de hacer un guión”.

“Lo que aprendí en el cine se puede contar con pocas palabras. Yo creo que este oficio no se enseña… La experiencia solo me ha servido para acordarme de que algo que me está pasando ya me había sucedido antes. Para nada más”.

David Trueba: ¿Qué tiene que tener una historia para que aceptes escribirla?

“En la medida de lo posible me dedico a hacer un cine que viene de la vida. Luego hay otro cine que es el cine que viene del cine. Ése a mí no me interesa nada”.

“Cuando un director me llama lo primero que le digo es que yo no soy una persona fina, ni elegante. Que soy más bien de trazo grueso. Y que a mí lo que me gusta es la confusión de géneros. Porque el cine viene de la vida y en la vida no hay separación de géneros. Una vez dichas mis limitaciones, si a él le parece que le voy a servir, acepto el trabajo”.

“Con los directores hablo mucho antes de escribir el guión. Me reúno a hablar una o dos horas diarias. Más no, porque entonces te aburres y no sirve de nada lo que dices… Hablamos de todo lo que no sea la película: de que tienes un cuñao que va a venir, de lo que dice el periódico… Si tú haces eso durante dos o tres meses, al final tienes un argumento. Te sale. Y entonces yo voy a casa y lo escribo físicamente”.

“Yo no me imagino lo que pasa. Yo lo veo en el ordenador. Se me ocurre a la hora de hacer el guión, sobre la pantalla, no antes. A veces, por las noches, me digo voy a pensar esto, a ver cómo se puede hacer. ¡Nunca se me ocurre nada! Me quedo dormido. En cambio, sobre la pantalla, veo los nombres y sé lo que tiene que pasar. Está allí puesto. Sólo hay que descubrirlo”.

“Tengo muy pocas reglas. Una de ellas es que a secuencia escrita y mirando cara a cara al director, te preguntas ¿le pasa algo a la historia si quito esta escena? Y si no le pasa nada, lo mejor es tirarla. Es como ver la radiografía de un esqueleto con un hueso que sobra… Lo mejor es quitarlo”.

D.T: A la hora de escribir el diálogo, supongo que es importante tener el oído bien desarrollado.

“Sí, sí, pero ahora ya no lo tengo. Porque la sociedad ha cambiado… Cuando yo era joven me gustaba oír cómo hablaban los viejos. Y ahora que soy mayor me hubiera gustado frecuentar a los jóvenes. Pero los jóvenes no me dan cancha. Si les pregunto algo se evaden de la respuesta, y cuando intento escuchar lo que dicen, no les entiendo”.

D.T: ¿Tomas notas algunas veces?

“No. Estaré equivocado, pero yo creo que las cosas importantes nunca se te olvidan… Me pasó una cosa muy graciosa con un aspirante a guionista en un avión. Era islandés y el que hacía de intérprete me dijo que quería que le diera algún consejo. Pues el primero, le dije, es que cuando te entrevistes con un director nunca tomes notas… Y entonces el islandés sacó una libreta y apuntó no tomar notas”.

D.T: ¿Y has sabido alguna vez que es eso que llaman humor negro?

“Yo supongo que es una cosa inglesa. Los franceses en seguida se apuntan, porque es algo muy Intelectual… Pero yo no creo que en España exista el humor negro. No creo que Quevedo sea humor negro. Lo que sí que veo es un humor desgarrado. Para mí las fuentes del humor español están en un sitio que nadie se atreve a decir: en la tragicomedia, que es un género totalmente desprestigiado. Por lo que sea, yo veo que aquí el género de la tragicomedia se presta más a hablar de las cosas que nos interesan que otros géneros más finos como la ironía o el sarcasmo… La tragedia cómica, o la tragedia grotesca es lo que hizo el respetadísimo Valle Inclán cuando inventa el esperpento. Es lo mismo que el sainete, pero claro: la palabra sainete está mal vista. La crítica la ha desprestigiado”.

“La clave en esas historias es que te rías cuando las estás viendo y que después te avergüences de haberte reído.

En mí no ha habido nunca la pretensión de hacer reír. Lo que pasa es que a mí esta observación de la vida a veces me ha producido risa”.

D.T: Tú, Rafael ¿has sido feliz en el oficio de guionista?

“Tengo que confesar que no lo he pasado demasiado mal. Porque si lo paso mal, yo me largo. Yo no tengo alma de viajero pero el cine me ha traído y me ha llevado, me ha enseñado cosas, he conocido a gente. En ningún otro medio me podían haber tratado mejor. De verdad”.

Anuncios

Navegación en la entrada única

13 pensamientos en “Tristes y repelentes niños Vicentes

  1. guionistarayban en dijo:

    Recuerdo el día en que nos le trajeron a la ECAM para cerrar el curso con los alumnos de guión. El jefe de estudios le hacía de chofer y un profesor de guión le traía los cafés… pero esa deferencia no era por ser importante, que lo era, era por ser buena gente; todos nos dimos cuenta en el momento en que empezó a hablar.
    Descanse en paz

  2. Escrito por en dijo:

    Pues qué suerte y que envidia que os llevaran a Azcona. Fuisteis unos afortunados.

  3. Qué envidia. Yo tambien fui a la ecam y a mi me trajeron a gente que mola, pero ni punto de comparación con Azcona. Descanse en paz.

  4. marty mcfly en dijo:

    Sabía yo que de hoy no pasaba que escribieras sobre él. Te tengo calado escritopor…

  5. Escrito por en dijo:

    Sí, Marty. Hoy los blogs de guionistas y admiradores son tristemente previsibles… Yo me consuelo pensando que así descubriré alguna que otra cosa nueva sobre él.

  6. guionistarayban en dijo:

    Sí, y tuvo una anécdota que he contado en mi blog pero que aquí merece explicarse en profundidad.

    Resulta que alguien le preguntó que cómo hacía para escribir. El muy cachondo, no se lo pensó ni un segundo y contestó: “Muy fácil, encendiendo el Macintosh”.

    Yo acababa de comprarme un Mac, un Powerbook G4 que me llevaba a todos lados, y qué queréis que os diga, que esa tontería sirvió para que un pobre alevín de la profesión se fuese a casa sintiéndose un poco más guionista.

  7. Rafa Pucela en dijo:

    Me alegro que el gremio de guionistas haga este tipo de homenajes a uno de sus maestros. Para la gente que no somos de la profesión nuestro mayor homenaje es reconocer que su trabajo nos ha hecho felices en determinados momentos, pensemos o no, que detrás de una película, hay un director o un guionista. Trabajar bien para que la gente disfrute dignifica al hombre, y en el caso de Azcona, eso es algo evidente. Felicidades por el post.
    Descanse en paz.

  8. Escrito por en dijo:

    No me felicite, Sr. Pucela, que hoy estoy muy sensible y me echo a llorar hasta cuando veo desaparecer al muñequito verde de los semáforos. “Trabajar bien para que la gente disfrute” es una buena definición del trabajo del guionista (y también de cualquier trabajo del sector servicios).

  9. marty mcfly en dijo:

    Pues sí, ayer pensé en ti y en tus compis cuando ví la noticia. El caso es que si no hubiese seguido vuestros blogs hasta hoy, habría oído la noticia y probablemente no habría pensado en nada.
    Pero oyes, que sabía algunas cosillas de él y toooooodoooo y eso que no sé nada de esta tu profesión, yo soy más de tipos de interés.
    Me enriquece este blog, me enriquece (estoy un poco pelota¿? sorry).

  10. Le echaremos mucho de menos

  11. Otro guionista de luto en dijo:

    Era tan bueno que se nos escapa lo bueno que era.

  12. Un grande, sí señor.
    Me encanta lo de que no tome notas y que hasta que no se ponga delante del ordenador, no tenga pensadas las cosas. Ahora me siento un poco mejor.

    ¡Descanse en paz!
    Y que se siga recordando siempre.

  13. Rafa Pucela en dijo:

    El señor Azcona se ha caracterizado a lo largo de su vida por elegir la discreción en favor de un protagonismo que sin duda mereceria una figura como la suya. Trabajar bien, quizás suene a apreciación corta para sus méritos, pero tiene mucha importancia para mi. Cuando ves una película como El verdugo, un dia en que te sientes puteado, celebras que haya personas que hagan cosas asi.
    No fue el maestro de gente como mcfly o yo, pero no creo que escogiera su profesión sólo para enseñar a otros, lo hizo para que gentecilla como yo pudieramos disfrutar de una buena película.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: