Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

¿Quién era Ugo Pirro?

Un hombre trajeado entra en un apartamento donde le espera una bella mujer. Se besan apasionadamente.

¿Cómo me vas a matar hoy?, pregunta ella.

Te voy a rajar el cuello, contesta él.

Poco después están desnudos en la cama y el hombre degüella a la mujer con una cuchilla de afeitar.

Se limpia la sangre, se viste, se sirve una copa, descansa unos instantes y sale del apartamento.
A los pocos minutos entra en la jefatura de policía, donde sus compañeros le felicitan por su reciente ascenso, de jefe de la brigada criminal a jefe de la brigada política.

Así de espectacular comienza Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha, la película que TCM ha emitido hace pocos días y que se llevó el Óscar a mejor película en lengua extranjera en 1970.

Ésta es una de las películas que más me ha sorprendido últimamente, empezando por la música de Ennio Morricone, siguiendo por la actuación de su protagonista (Gian Maria Volonté, pasadísimo de rosca, excesivo, hipnótico…) y centrándome en lo audaz de su planteamiento argumental: un autoritario jefe de policía asesina a su novia para vengarse por las humillaciones sufridas y, sobre todo, como experimento para comprobar hasta qué punto un ciudadano como él está libre de toda sospecha.

Este planteamiento alcanza el máximo nivel de paroxismo en una escena en la que el protagonista grita a los cuatro vientos su culpabilidad, desesperado, porque nadie le quiere creer.

No en vano, lo último que vemos en la pantalla antes de los títulos de crédito es la siguiente cita de Kafka:

“Cualquiera que sea la impresión que nos deja, es un servidor de la Ley. Pertenece a la Ley y no responde al juicio humano”.

Lo que más me ha gustado de todo el pastel es la gruesa capa de ironía que lo recubre, un sabor que me ha recordado a La naranja mecánica, a Lolita, a Dr. Strangelove… mis preferidas de Kubrick.

Y cuando un pastel me gusta me intereso por el pastelero… Mira tú por donde ayer leí la noticia de que su guionista, Ugo Pirro, ha muerto a los 87 años.

Ugo Pirro era algo más que un guionista con nombre exótico (que no se crea Diablo Cody una pionera). Ugo Pirro era un guionista fundamental en la filmografía de su país, una especie de Rafael Azcona italiano.

Y la pregunta que encabeza este post, ¿Quién era Ugo Pirro?, ha sido contestada por él mismo (oh, milagro):

“Apenas un nombre en los títulos de crédito”

Éste es el título de su autobiografía, que me temo no podré leer, pues no está editada en castellano. Sin embargo, apreciése la gruesa capa de ironía que lo recubre. Mmm, deliciosa.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “¿Quién era Ugo Pirro?

  1. No se ve mal el trailer. De veras es tan mala?

  2. El vidente africano en dijo:

    Tiene sus momentos.

  3. Me pirro por Ugo, (tenía que decirlo), lástima que ya no esté entre nosotros. ¡Gran postino!

  4. guionistarayban en dijo:

    ¡Pero si era el guionista de Navajo Joe!

    ¡Dios le tenga en el cielo de los guionistas!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: