Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Sin miedo a rodar

La entrevista a Quentin Tarantino en el nº 3 de la revista Cahiers du Cinema España no tiene despercidicio.
Vosotros diréis “¿qué hace Escrito por leyendo esa revista? Qué gañán, se está tirando el pisto otra vez. Se quiere hacer pasar por intelectual, si a él lo que le gusta es el Marca y los desplegables del Cinemanía…”

Pues sí, reconozco que he intentado leerme la revista. De las críticas lo único que puedo decir es que me han hecho dudar de mi inteligencia, de mi capacidad para comprender textos y hasta de mi lugar de nacimiento. “¿Por qué no puedo concentrarme? ¿Seré hiperactivo?”, me he llegado a preguntar desde el agujero que con los años ha dejado mi culo en el sofá.

Otra cosa son las entrevistas, muy interesantes y exhaustivas, aunque el látigo pedante se les escape de vez en cuando: “¿Cómo se las arregla para restituir la palabra femenina?” le preguntan a Quentin Tarantino. Cuando en realidad lo que quieren decir es: “¿Cómo hace para escribir los diálogos de personajes femeninos siendo un tío?”.

Os dejo aquí un extracto de la entrevista de 7 páginas a Quentin Tarantino. Son las cuestiones relativas a la escritura. Llama la atención la naturalidad con la que este señor, que se siente tan escritor como cineasta, habla de su propio talento. ¿Qué es un director de cine? En el caso de Tarantino, un escritor con exceso de energía. Seguro que su sofá no tiene agujeros con forma de culo.

………………………………………………

¿Cómo escribe?

Lo redacto todo a mano. Dispongo de un buen test de calidad, porque tecleo muy despacio a máquina: ¡ni siquiera con dos dedos, sólo con uno! Si es demasiado largo para mi dedo, es porque la escena tiene un problema, la dejo estar. Después llamo a un amigo para leérsela por teléfono. No es tanto para recibir una opinión crítica, cuanto porque necesito volver a oír el texto a través de la escucha del otro. Los diálogos son como la música. Cuando escribo, los leo una y otra vez en voz alta. Leerlos por teléfono es el mejor medio de detectar las notas falsas.

Sus diálogos son a la vez muy triviales y muy complejos.

Quiero escribir diálogos de los que se hablará eternamente. Lo que escribo es a la vez muy cotidiano, muy natural, y muy construido, muy elaborado. No siempre son diálogos realistas, y sin embargo sí, tienen algo de realista. No son diálogos cómicos, y sin embargo sí, tienen algo de cómico. No son diálogos surrealistas y sin embargo sí, tienen algo de surrealista.
Alguien me dijo algo interesante a este respecto: que mis personajes pasan el tiempo definiendo y redefiniendo su lugar en la conversación, que no dejan de cuestionarse la jerarquía: nadie deja de preguntarse por su lugar y el de los demás, por el papel de cada uno dentro del grupo.

¿Le habría gustado ser sólo guionista, hace 60 años, cuando escritores de renombre trabajaban para el cine?

No. No le tengo tanto respeto a la escritura de guiones. No me considero guionista, sino un escritor que también es cineasta. Un escritor que escribe cosas para sí mismo a fin de escenificarlas. Dicho esto, mis guiones no sólo son proyectos. Han sido concebidos para funcionar literariamente, y me enorgullece que se hayan publicado: son legibles como tales, y creo que han sido muy leídos. En Inglaterra no los colocan en el guetto de libros sobre cine, sino en el estante “New Fiction”. Me encanta.
Si no hubiera nacido para ser cineasta, me habría convertido en escritor. Además, el modo en que me convertí en quien soy desde los inicios es toda una historia. La única razón por la que empecé a escribir es porque podía hacerlo solo, con un bolígrafo y papel. Pero siempre se trató de escribir cosas con el fin de llevarlas a cabo.
En cierto momento, en la época en la que trabajaba para el videoclub Video-Archieves, tuve ganas de mandarlo todo a paseo: vale, voy a escribir una novela, estoy harto de currar por un sueldo de miseria, y lo del cine no avanza… Una novela sobre mi propia vida, una novela que cuente cómo he llegado a escribir una novela. Redacté dos capítulos, que me exigieron meses y meses de trabajo. Reescribía sin cesar, repasaba sin parar. Hasta que quedé relativamente satisfecho. Entonces abandoné los dos capítulos. Se lo explico: en aquella época no ganaba pasta. Me dije: no está mal lo que estás escribiendo. Si llego hasta el final, hay posibilidades de que mi novela sea publicada. Quizá soñaba despierto, pero en fin, no creo.

Sería novelista, y no cineasta. E incluso si un día me convertía en cineasta, tan sólo sería una novelista que prueba con el cine. No puedo hacer eso. Aunque haga falta que trabaje cinco años más por un sueldo de miseria, no puedo ser novelista, tengo que ser cineasta.
Déjenme decirles que fue una decisión condenadamente difícil de tomar.

¿Cómo elaboró el choque de la primera parte?

¿Que os explique como trabajo? Nunca había filmado una colisión, no tenía la menor idea de cómo se realiza un choque. Pero voy a aprender, y quiero que mi escena se sitúe entre las tres o cuatro primeras de la historia: a vosotros os toca decidir el lugar exacto. Pero hay algo todavía más importante. Para mí, no para el público. Me impongo a mí mismo el desafío de creer que puedo realizar un combate de kung-fu o una persecución en coche tan logradas como las de los maestros. Ahora es mi turno, me dispongo a hacer mi primera salida al mundo. Será necesario que me enseñe a mí mismo la forma de hacerlo, en el momento mismo en que lo hago. Ahora bien, creo que soy lo bastante bueno para hacerlo. Sé lo suficiente sobre cine como para intentarlo y conseguir que sea excitante.

Comparo la realización de una película con el ascenso a una montaña. Este tipo de reto forma parte del asunto. ¿Realizar una escena agradable, la mejor del año? No me interesa. Quiero rodar escenas de las que se hable eternamente.
Contrariamente a las apariencias, no hay ninguna arrogancia en lo que digo. Por una sencilla razón: ACEPTO LA POSIBILIDAD DEL FRACASO.

Anuncios

Navegación en la entrada única

11 pensamientos en “Sin miedo a rodar

  1. Sobradito, Tarantino. Pero es tan simpático…

  2. Escrito por en dijo:

    Nadie es perfecto, Grampus…

    A mí me encanta lo que dice sobre imponerse retos, subir montañas y tal. En otro sonaría a manual de autoayuda, pero dicho en él suena de lo más kung-fu e inspirador.

  3. Metabarón en dijo:

    ¿Qué acepta la posibilidad del fracaso?

    Me alegro.

    Porque con “Death Proof” ha fracasado.

  4. Gran post, escritopor… pero eso sí, no acabo de entender demasiado lo que dice Tarantino…

    ¿no hay arrogancia en lo que digo porque acepto la posibilidad del fracaso?

    No entiendo…

    Y no le perdono al capullo que no cuente cómo hizo el choque de coches de la peli.

    ; )

  5. Mari congui en dijo:

    No entiendo muy bien si al final llegó a la conclusión de que es mejor ser cineasta que escritor y por eso hace cine, o hace cine porque se le resistió la novela

  6. Escrito por en dijo:

    Mari Congui, creo que lo que quiere decir es que para él ser sólo escritor era conformarse, que le hacía más tilín lo de cineasta.

    Dani, en la revista da más detalles sobre cómo rodó esa escena (tampoco muchos más, para qué te voy a engañar).

    Saludos!

  7. Alberto Q. en dijo:

    Muy interesante entrevista a uno de los genios americanos vivos.

    Tarantino tiene cosas mejores y peores pero siempre hay que tenerle en cuenta, en mi opinión.

    Aunque no creo que supere nunca ‘Pulp Fiction’, me conformo con que llegue al nivel de su infravalorada ‘Jackie Brown’ y la siempre recomendable ‘Reservoir dogs’.

    Saludos
    http://www.lacoctelera.com/traslaspuertas

  8. Esto me recuerda a la chica que me gustaba en el cole. Yo le decía, “Eres una creída, Sara” y ella me decía”, “Porque puedo”.

    Pues eso. Si alguien puede ir sobradito…

  9. Sí que anda sobrado el Tarantino, sí… ni que hubiera currado en “7 Vidas” con el hastiado…

  10. Escrito por en dijo:

    Pitipante, creo que Tarantino hizo una prueba de guión para entrar en 7 vidas, pero no la superó. Es una mancha en su currículum. Por cierto: a mí me ocurrió lo mismo. Es lo único que tenemos en común, Tarantino y yo.

  11. Escrito Por en dijo:

    Por cierto aprovecho para decir que el aludido Hastiado tiene un blog cojonudo, además de mi admiración y amistad.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: