Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Colgado en el pasado

Ustedes me perdonen, pero voy a hacer un flashback.

Imaginen un primer plano de mi rostro, con la mirada clavada en un punto y una cortinilla acuosa dando paso a mis recuerdos:

De vez en cuando me acuerdo de los tiempos en los que trabajé como dialoguista en una serie de televisión llamada X.

Recuerdo que no tenía muy buena relación con mi jefa, una señora argentina de avanzada edad de la que había mucho que aprender y más que detestar. Recuerdo que esta señora se parecía mucho a la recientemente fallecida Jane Wyman. Era como Ángela Channing pero en guionista. O sea: Ángela Channing con pantalones vaqueros y jersey.
Recuerdo que también se parecía un huevo a María Teresa Fernández de la Vega.

Como ya he dicho, esta señora y yo disentíamos en casi todo. Era una mujer tan estricta que exigía mantener la oficina a una temperatura concreta. Manipular el termostato sin su consentimiento era pecado mortal. Acercarse a un metro del termostato te convertía en culpable de conspiración. Te miraba como diciendo: “Chu-Lin te espera a la salida”.

Así era ella. Y sus convicciones sobre como debe ser un guión eran igual de flexibles que el turrón garrapiñado.

En una ocasión nos encontrábamos metidos en un callejón sin salida con la escaleta.

(Inciso para profanos: la escaleta es un resumen previo al guión de lo que va a suceder en cada escena)

Bien, pues teníamos a un personaje en una escena, tal y como estaba yo hace unos minutos, con la mirada clavada en un punto y dispuesto a sufrir un flashback. Las escenas siguientes eran el flashback propiamente dicho: los hechos que el personaje recuerda. Y con el final del flashback empezaba nuestro problema. Lo habitual es volver al personaje saliendo de su ensoñación, para que quede bien clarito que lo que acabamos de ver ha sido un recuerdo y no tiene nada que ver con el presente de ese personaje.
Pero en este caso, no nos venía nada bien meter la escena habitual de vuelta al presente. Meter esa escena nos descuajeringaba el raccord de la escaleta.
Llevábamos media hora todos a una pensando qué hacer para poder meter la consabida escena hasta que yo (un poco al tun tun, lo reconozco) propuse:

-¿Y si no la metemos?

La Channing me miró como a un fenómeno paranormal:

-¿Cómo no vamos a meterla?

-¡No la necesitamos! Por el contexto se entiende que es un recuerdo. No hace falta volver al personaje.

La Channing soltó una carcajada.

-Sí, claro: y dejamos al personaje colgado en el pasado. JA, JA, JA. Todo el capítulo recordando. JA, JA, JA.

Todos los guionistas que estaban allí rieron con ella, un poco por hacerle la pelota y un poco acojonados porque era la primera vez que la oían reír.

Aunque yo también me reí, recuerdo que pensé: “Tú sí que estás colgada en el pasado”.

Y es que sólo hay que ver series como Lost para darse cuenta de que el espectador actual no necesita que le expliques ciertas cosas.

Y si se las explicas él si que va a tener flashbacks: se va a acordar de que mañana tiene que ir al dentista, de que se ha olvidado de comprar mantequilla, de que tiene que felicitar a su hermana por su cumpleaños… cualquier cosa antes que prestarle atención a una aburrida serie.

Y ahora no les voy a ordenar que imaginen un primer plano de mi rostro despertando del recuerdo. Les dejo así, colgados en el pasado, porque soy un experimental, no lo puedo evitar.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Colgado en el pasado

  1. Me has dejado sobre áscuas escrito, pero no por saber como solucionas tu propia vuelta a la realidad, lo que a mi me intriga esl como se solucionó el problema en la serie de la que nos hablas.

  2. Lo siento, Mari Congui: no me acuerdo. Sí sé que al final se metió la dichosa escena. Gracias por su interés.

  3. Jajajaja, EscritoPor, casualmente esa mujer argentina parecida a la Channing me sustituyó en una serie (yo ya no podía más y me fui a otra) y recuerdo que coindidimos brevemente en el “paso de funciones”. Me dio tal grima que les dije a mis compañeros -los que sí se quedaban- que lo sentía mucho por ellos y que Dios los bendijese y todo eso.

    Lo del termostato no lo sabía. ¡Qué fenómena!

    Ah… y los flashbacks con encadenado acuoso y tal se han quedado muy anticuados. Ahora se llevan por corte.

  4. Qué pesadilla lo de recordar todo el rato todas las cosas a todos los personajes. Putas series españolas, “por cierto, me meto en tu trama para decirte que yo sigo con la mía…” rollo.

  5. Grampus, no te sorprendas si alguno de esos compañeros no te saluda por la calle. Mira que dejarles con Ángela Channing… Eso no se hace (caca).

    Ánimo con esas tramas, Mr. Pepe.

  6. Está usted que se sale de agudo y certero con sus post, querido amigo. La escena con la Channing argentina es soberbia y si no fuera por lo real que es me daría la risa. Evidentemente ella no entendería un pimiento “Pulp fiction” y eso que es una peli del 94 que de entonces aquí… El espectador actual tiene tan interiorizado el lenguaje fílmico que reconoce perfectamente un flasback, un flash fordward, o una elipsis de 50 años sin necesidad de músicas, imágenes desdibujadas o una espiral girando. ¿Por qué no se enteran de eso los responsables de muchas series en España? ¿Seguirán pensando en que la Sra. María si no le pones algo de eso no se va a enterar? Y lo peor ¿no se han enterado de que la Sra. María también es un flash back?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: