Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

B-A-B-E-L

Dame una ¡B!, dame una ¡A!, dame una ¡B!, dame una ¡E! y una ¡L!

Dame BABEL, la película de la fiesta, el cachondeo y la jarana. Una de esas películas para cuando uno está jorobado y necesita una inyección de moral.

Una película sobre un tema universal de la comedia, como es la pérdida de los hijos. ¿Qué promete Babel? Uy, una juerga. Un matrimonio en crisis, ella le odia, y ***SPOILER*** por si fuera poco va en autobús cruzando el desierto (¿le pondrían Jack Frost o una de esas pelis de Sandra Bullock que siempre ponen en el bus?) y le entra un balazo por la ventana. Por si fuera poco, en su casa, allá en los Estados Unidos, su niñera, una mujer que será muy buena y cariñosa pero que de cerebros anda más bien corta, coge a sus dos hijos nazis y se los lleva a una boda en México. Los pobres críos y su cuidadora acaban vagando en el desierto, como en un mal cruce entre Mad Max y Mary Poppins. Añadirle a este cóctel una japonesa sordomuda que considera que las bragas las carga el diablo y un par de niños que cuando no saben qué hacer se ponen a disparar a vehículos con el fusil que papá les regaló, que a su vez le regaló un señor a quien a su vez le fue regalado por un cazador japonés, el padre de la bragafóbica.

¿Qué? ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? A pesar de esto, creo que Babel es una gran película. En su metraje no hay absolutamente nada que no sea dramático, ni una réplica, ni una imagen, y es tan solemne todo que dan ganas de levantarse en el cine y decir, “Hala, que siga sufriendo otro”, o de hacer un géiser con la Fanta Naranja para divertir un poco al personal . Pero es una peli visceral, y a pesar de sus fallos y sus excesos rayanos en lo melodramático, es gran cine.

Eso sí, la música me pareció horrenda y me entró como un ejército de alcayatas en la cabeza. Quizá el volumen estaba demasiado alto, pero si me cruzo con Gustavo Santaolalla prometo que le voy a dar tortas en la frente hasta devolverle el dolor de cabeza que me causó.

Vamos hombre.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “B-A-B-E-L

  1. Creo que ella no le odia. Lo que pasa es que él no habla. Son cosas distintas.
    Y sí, la peli por momentos se vuelve demasiado “importante”.

  2. PuŽs aqu’ en Gij—n la llaman Bable.

  3. Estíbaliz en dijo:

    A mí también me parece una peli demasiado importante, con ganas de buscar drama y meterlo con calzador. Porque anda que ese momento de Gael tope nervioso porque le pilla la migra y decide huir deprisa del desierto mexicano dejando a la buena señora con los dos niños nazis ahí tiraos…
    Y la trama de la japonesa deprimida que no lleva bragas y mete la lengua a su dentista y se desnuda ante un policía porque, por lo visto, cuando una es sordomuda y está deprimida siente una irremediable atracción por los cuarentones me parece una ful. Se podría hacer una larguísima lista con las películas cuyas quinceañeras sin vocación de lolitas hacen lo que a sus directores (cuarentones, curiosamente) les gustaría que alguna vez alguna quinceañera les hiciera.
    Joé, qué speech más largo.

  4. Estíbaliz, totalmente de acuerdo contigo. Ensalzar el sufrimiento y pegar unas historias de drama con superglue parece dar peso a las pelis.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: