Escrito Por

El blog de Escrito Por: guionista y, sin embargo, humano..

Ascenso y caída de Escrito por

Ahora que ya no estoy vinculado a TCM me siento más libre. Puedo, por ejemplo, venir aquí un día y decir:

“Mirad estas fotos de Harrison Ford, ¿a qué mola que nuestro mito de la infancia no fuera el típico cachas que te la mete cuando te agachas? Hala, pues hasta otro día”.

Y quedarme tan pancho. ¿Por qué no? Nadie me paga, ergo nada me obliga a currarme una serie concatenada de chistes para envolver un caramelo tan apetitoso que por sí solo estimula los jugos gástricos de C-3PO.

No. Hago esto porque quiero. Qué contento estoy. ¿No me lo notáis? Voy todo empalmado por haber roto el pacto capitalista que pervertía nuestra relación bloguero-lector. ¿Acaso no percibís esta corriente nueva de energía entre nosotros? (Si la percibes y eres mínimamente atractiva, ponme un mail, anda)

Mejor así. Dónde va a parar.

Otra cosa buena, aparte de no tener que currármelo tanto, es que puedo escribir sobre lo que me apetezca. Es decir, el cine está bien. El cine nos gusta a todos. Llena los vacíos de nuestra existencia. Pero a veces, entre película y película, nos suceden cosas. Slices of life. O sea: lonchas de vida. Filetacos de realidad. Fotogramas hiperrealistas. Manifestaciones grasientas del ser y del estar. Aquí. Ahora.

Y, a veces, me he quedado con ganas de enseñaros algo más de estas lonchas. De hecho, a poco que os fijéis en el título de esta entrada ya os habréis percatado de que toda esta mierda es una introducción larguísima para meteros un post-loncha.

Ascenso.

Ayer pasé una tarde de domingo estupenda. Me invitaron al teatro de la Zarzuela a ver una exhibición de jóvenes coreógrafos de la Compañía Nacional de Danza (esa que antes dirigía Nacho Duato y ahora ya no). La exhibición consistía en 9 piezas de baile contemporáneo ideadas por los propios bailarines. La cosa era la mar de artística, entretenida e imaginativa… Pero como soy muy burro, ¿en qué creéis que me fijé? En los cuerpazos de las bailarinas. Tuve una sola idea, y esta idea rebotó en las paredes de mi cráneo cual pelota vasca, pimpam, pimpum: me obsesioné. La idea era la siguiente: ¿Cómo sería estar en la cama con una de estas diosas? ¿Eh? ¿Cómo? (¡¡Necesito saberlo!!). Me imaginé tumbado junto a uno de estos cisnes sintiéndome como un bicho bola, y sufriendo al mismo tiempo un stendhalazo.

En fin, que andaba yo en esas fantasías cuando llegó la hora del descanso en mitad del espectáculo. Me dirigía desde el patio de butacas hacia el baño cuando me crucé en el pasillo con uno de esos cuerpazos.

He dicho “me crucé”, ¿no? Definamos cruzar: cruzar en este contexto es topar de narices con una bailarina. Comértela, literalmente, pero de forma involuntaria. Vamos, que estuvimos a punto de chocar, y si no lo hicimos fue porque la esquivé a tiempo (sí, yo esquivé). Después de la maniobra me disculpé, cabizbajo y como para el cuello de la camisa. Yo soy así: me pisan, me empujan, me escupen, me insultan… y pido perdón. Sobre todo a las diosas. Me aparté hacia la derecha y entonces, oh, sorpresa, ella también. Parecía una de esas situaciones en las que intentas no chocarte con alguien, y cuánto más lo intentas peor es, como si os hubiérais quedado pegados por un chicle invisible. Aún así, continué esquivando: di otro paso a la izquierda y… ¡pardiez! Ella también. Por supuesto, sus movimientos eran gráciles, como los de un gato siamés. Los míos, eran los de un orco en mitad de un ataque cerebral. Un par de zigzaceos más y, entonces detecté cierta expresión en su cara… La situación me quedó clara. O confusamente cristalina: ¡¡lo estaba haciendo aposta!! Yo, acosado por una bailarina. Jo.

Lo mejor de todo es que no me desmayé. Por suerte había bebido dos daikiris antes de entrar y tenía algo así como una especie de autoestima de corchopán. Me dejé arrinconar contra la pared, y le hice saber a la bailarina que yo estaba ahí para lo que necesitara, fuera cual fuera su enfermedad mental… Joder, era preciosa. Entonces me sonrió, tímida y encantadora, y me tendió la mano para darme una tarjeta.

Esta tarjeta.

Y se marchó correteando por el pasillo. Durante unos minutos fue como si mi nivel de daikiris en sangre se triplicara por cuatro. Comencé un frenético diálogo conmigo mismo:

– Hola, somos la policía del cerebro. ¿Qué ha pasado aquí?

– Has ligado, tonto, ¿no lo ves?

– ¿Estás seguro? ¿No estaba siendo simpática, y nada más?

– Te ha arrinconado contra la pared y te ha dado una tarjeta con un número de teléfono. Y lleva una frase profunda escrita en ella.

– Ya, pero ¿por qué yo?

– ¡Te ha elegido! Ahora, cuando termine la función, te plantas en la puerta de artistas y esperas a que salga.

– Es que mañana pensaba madrugar. Y tengo la casa hecha un desastre.

– ¿Eres gilipollas?

– …

Salí del baño sintiéndome ingrávido, exultante, un auténtico sexy mother fucker. Y entonces me vino de repente. La inspiración. La cordura. El desengaño:

– ¿No es un poco raro que el número de teléfono tenga un dígito más de lo acostumbrado?

– Bah, será extranjera. Tenía acento raro.

– ¿Y eso de Dr. Almeida? ¿No es un nombre curioso para una chica?

– Mira, si te vas a poner tiquismiquis…

– ¡Un momento! Me suena haber visto eso de Dr. Almeida en el programa de la función.

– No. Qué va.

– Compruébalo.

– Que no.

– Venga, si tienes huevos.

– … Jo.

 

Caída.

 

Había sido víctima de una perfomance. Es sorprendente como se puede pasar de 0 a 100 y de 100 a 0, y todo en cinco minutos.

Volví al patio de butacas arrastrando los pies. Aparte de la decepción (que solo podría calificar como BRUTAL), ahora había un factor inquietante: si me han dado una tarjeta será porque van a usarlo de alguna manera durante la función. Es decir, que cabe la posibilidad de que me saquen a bailar o algo.

Se lo conté todo a la amiga que había venido conmigo, Miss Distancia Irónica, y me dio uno de los más sabios consejos que me han dado jamás:

“Si te sacan al escenario lo más digno que puedes hacer es entrar como Millán Salcedo haciendo de pollo en la imitación a Franco Battiato“.

Me pareció una ideaza. Lástima que al final ni me sacaran ni nada. La performance al parecer consistía nada más que en poder todo horny a un espectador durante el descanso. Después de esta experiencia solo puedo decir una cosa: 

“Danza contemporánea, has herido mis sentimientos. Eres mala, Muriel”.

Anuncios

Queda inaugurado este pant… blog!

¡Bienvenidos a la nueva casa de pu… de Escrito Por!

Atrás queda el estupendo hogar en el que viví tantos años: aquel blog en la web del Canal TCM.

A partir de ahora, será aquí donde contaré mis aventuras y opinaré, desde el pedestal de mi ego que ha construido la estupidez, junto a mi abuelita.

¡Poneos cómodos! Yo ya lo estoy. De hecho, estoy en gayumbos y… bah. Mal empezamos, Escri.

– Sí. Entre eso y que hablas solo…

– ¡Maldición!

El último post de Escrito por

Vale, ¿de qué va esto?

 

“El último post de Escrito por”.

 

“Y esa fotico del final de Big Fish… ¿Qué estás insinuando, Escri?”

 

 

“¡Uy! ¿Y esto?”

 

Pues sí, amigos. Este blog, que empezó su andadura en el año 2006 ha tocado techo en TCM.


“¿2006, dices? Lo raro es que no te hayan echado antes”.

 

Seis años sacando tres o cuatro post semanales. No quiero echar cuentas, pero me salen un porrón de post. No todos han sido buenos. Muchos han sido regulares. Algunos han sido malos. Ha habido momentos en los que incluso he conseguido molestar a la gente.

 

Y cuando digo “gente” estoy pensando sobre todo a las fans de Hannah Montana y de Johhny Depp (eh, pequeños! ¿cómo olvidaros? ¿cómo no dedicaros unas últimas palabras?).

 

Me he divertido. Hemos hablado mucho de cine. Se han colado trozos de mi vida también, sin pretenderlo. Sin enseñaros siquiera mi cara. Pero es que al final, uno está solo ante el teclado, y se imagina que al otro lado lo que hay es un único y fiel lector, la imagen imprecisa de un amigo en la distancia. Aunque yo sé que esto no es así. Los años pasan, los lectores cambian. Incluso han nacido nuevas tecnologías que han robado bastante el sentido a esto de los blogs.

 

Pero al final, uno siempre tiene en mente a ese quimérico lector, que te ayuda a escribir, y con el que has construido… algo. Un blog. Un hogar. Una cierta intimidad.

 

¡Miradla! ¡Es ella! ¡Mi quimérica lectora!

 

“Vaya. ¿Y ese tufo? ¿A qué huele?”.
Perdón. Se me ha escapado una nostalgia. Aún no me he ido y ya os estoy echando de menos. ¡Igual me estoy pasando de dramático!…

 

 

No quiero terminar así. Si tuviera que elegir un final para el blog, elegiría este:

 

"Calla y baraja"

 

Como en el Apartamento, me echaría unos cinquillos ahora mismo con todos vosotros.

 

Además… ¡además! Os he dicho que este blog ha tocado techo en TCM pero eso no quiere decir que Escrito por se vaya a dormir al baúl de los blogueros con personaje.

¡No!

 

Siento que no ha llegado mi final. Probablemente estoy en el otoño de mi vida blogueril, pero aún me quedan cosas por decir. ¡Demonios! ¡Me resisto a morir!

 

Por eso me he abierto este otro blog (PINCHA AQUÍ). Me mudo allí. De momento la casa está vacía y las paredes blancas. No sé cómo voy a colocar los muebles. No sé qué arreglitos voy a hacer. Lo que sí es seguro es que postearé menos (¡ay, el parné!) pero cuando lo haga, lo haré con gusto, igual que aquí. Eso no cambiará. En pocos días lo veréis.

 

Quiero agradecerle a TCM que me haya ofrecido este espacio durante tanto tiempo. Aquí he estado a gusto y he escrito con libertad. Ha sido algo más que un hobby remunerado. Ha sido especial y bonito. ¡Gracias!

 

Y a vosotros, lectores, ¿qué os puedo decir? ¡Follow me! Seguiré en facebook (Escritopor@hotmail.com) y en el nuevo blog (https://escritopor.wordpress.com/).

 

Y en los bares, claro, pero ahí, no sabréis quién soy. Aunque, igual llega un día en el creeréis haberme visto y al ofrecerme una cerveza guiñándome un ojo, es posible que os devuelva el saludo y me la tome con gusto, agradecido. Pero también podría ser un borrachín más del bar y que hayáis hecho el canelo. Así vivo yo, amigos: siempre en el filo entre el canelismo y la bohemia. ¡Qué difícil es ser yo!

 

Un abrazo. Se os quiere. Sobre todo a ti, Quimérica.

 

Esto no es un final. Es solo que la Gradisca se nos casa. Y yo me emociono.

 

 

Blog de ESCRITO POR

 

 

Francamente, querida

“Francamente, querida, vete a tomar por…”

 

Hay rupturas de cine tan bien escritas que uno quisiera vivir dentro de una película. O no. Porque cuando los guionistas se ponen a dejar, pueden ser muy cabrones. Claro, como a quien dejan es a un personaje, que le pinchas y no sangra… ¿Para qué cortarse? ¿Por qué no sacar toda la mala baba ripiosa?

 

El otro día vi una escena de ruptura brutal, de esas que dices, vale, al personaje no le duele, pero yo me estoy poniendo malo por empatía.

 

Se trata de una escena de Network, un mundo implacable, ese peliculón de Sidney Lumet, con guión de Paddy Chayefsky. En ella, un profesional de la vieja escuela televisiva (William Holden) vive un romance otoñal con una joven y ambiciosa directiva de programación (Faye Dunaway).

Los cosmos chocan, y la cosa no sale bien. Así que él la deja. Y lo hace de una manera que… ya le vale. ¡William Holden! ¿Cómo le dices eso a una chica? Hay límites, ¿sabes?

¿Qué le dice?, os preguntaréis, ¿qué puede ser tan malo?

¿Le dice que huele mal?

¿Que tiene bigote?

¿Que le recuerda a su tío Perico después de que empezaran a llamarla Nieves?

Nooo. Algo mucho peor.

La compara con la televisión.

Atentos al speech que le suelta. Es magistral desde el punto de vista literario. Y humanamente, una putada. La pobre Faye, ni abre la boca. Tan solo recibe el chaparrón:

 

“Eres la encarnación de la televisión… indiferente al sufrimiento, insensible a la alegría.
La vida entera se reduce al ripio común de la banalidad. Guerra, asesinato, muerte… son lo mismo para ti que botellas de cerveza. Y el negocio diario de la vida es una comedia corrupta… Hasta destrozas las sensaciones de tiempo y espacio en fracciones de segundos y repeticiones instantáneas. Eres la locura, Diana. Una locura virulenta.
Y todo lo que tocas muere contigo… Pero yo no. No mientras pueda sentir placer y dolor… y amor…”

 

“Y conste que esto es un final feliz. El esposo descarriado recupera la sensatez. Regresa a su esposa, con la que ha establecido un largo y continuo amor. La joven y despiadada mujer queda sola en su fría desolación. La música sube y se intensifica…”

 

“Comercial final. Y aquí algunas escenas del programa de la próxima semana”.

Puerta y...

adiós, ciao, guapa... hasta nunca

 

Uy, maaadre, ¡lo que le ha dicho! No me digáis que no dan ganas de echarle una manta por los hombros a la pobre chica.

Aquí la escena completa (sin subtítulos, sorry)

 

Blog de ESCRITO POR

 

 

Con las nubes negras detrás

Voy a contaros una batallita que es a la vez una adivinanza.

De vez en cuando me gusta escuchar a un lánguido. Sí, que le vamos a hacer, el cabrón escribe fenomenalmente y compone a un nivel alto, pese a que corre el riesgo de creérselo demasiado ahora que empieza a tener nombre.

 

 

El lánguido del que hablo es este: vean su pose lánguida.

Y vean a su exnovia, una lánguida de pedigrí (que tiene 2 hijos de su anterior pareja, un guionista… lánguido también).

 

En resumen: estaba escuchando a Nacho Vegas. Cuando de pronto, en una de sus canciones, llama mi atención una estrofa:

 

“… y te vi llorar,
un río a cada lado,
de tu rostro sin desmaquillar,
como la propia Katy Jurado,
con las nubes negras detrás…”

 

Y pensé: esto me suena.

Les propongo la adivinanza: ¿Caen en la imagen? ¿Saben a qué se refiere el señor Vegas? Vayan pensando.

A modo de pista, os diré que cuando la escuchaba estaba acompañado, y lo primero que me preguntaron, es:

¿Quién es Katy Jurado?

Pues Katy Jurado es una actriz mejicana muy guapa que ha interpretado, entre otros, clásicos como “Solo ante el peligro” o “Lanza rota”, haciendo siempre o de mejicana o de india guapísima. Y ya talludita, ha seguido su carrera…

 

Total, que estaba yo haciéndome el pedante (qué poco me cuesta) cuando ahí, justo en ese momento, caí en la cuenta.

 

… y actuado en películas como por ejemplo en… (pausa dramática) …¡no!…
¿Qué pasa? ¿A donde vas? ¿No puedes escuchar música como alguien normal?

 

…Corro a la “Dvdteca”. Cojo una película. La meto rápidamente en el reproductor y mientras recorro el contenido con el fastforward, me digo “será cabrón”…

La película es Pat Garret & Billy The Kid, del maestro Peckinpah. Con eso el lánguido ya me gana.

Y recuerdo que una Katy Jurado ya mayor hacía el papel de mujer/amante del Sheriff viejo y de vuelta, que cumple con su deber a sabiendas de lo que expone, en un tiroteo sucio y sórdido, donde la propia Katy participa. Y es alcanzado.

Y encuentro el momento.

En el minuto 52 de la película, veo ESTO:

 

 

Con Dylan cantando de fondo. Qué cabrón. Knocking on Heaven’s door na menos… y con esa sobreactuación preciosa de Katy Jurado mirando a su hombre morir…

 

“Con un río a cada lado de su rostro sin desmaquillar…”

 

“Con las nubes negras detrás”.

 

Y me digo: ¡qué tío más pillo el Nacho! Me ha gustado el chiste privado. Y me gustan los guiños cinéfilos. Además el tipo tiene buen gusto para el cine.

Y claro, ¿cómo no quererle entonces?

Les dejo con la canción por si la quieren oír. El vídeo es una sucesión de fotos que alguien en youtube decidió apropiadas vaya usted a saber por qué, pero la canción está tal cual.

 

 

“Y entre el dolor y nada, elegí el dolor”. Cuantas veces, ¿eh?

 

Y vosotros qué, ¿habíais adivinado la referencia? Seguro que sí, que son ustedes relistos, lectores.

 

Blog de ESCRITO POR

El último plano de un cineasta español

Si te pidieran un último mensaje, una imagen para la posteridad antes de largarte de este mundo, ¿qué harías?

Pongamos por caso que eres un director de cine muy importante. Te han premiado en los festivales de cine más relevantes: Venecia, Cannes, Montreal, Berlín…

Y además, eres profeta en tu propia tierra. Pero no un profeta cualquiera, sino EL PROFETA, Mahoma, Jesucrito, como queráis llamarlo. Te han dado el Goya, el Príncipe de Asturias, la Medalla de Oro a las Bellas Artes, el Premio Nacional de Cinematografía.

Has trabajado con y sin censura. Has hecho reír. Y has hecho llorar, mientras que tú, te has reído de todo y de todos.
Y además, sigues molando. Tienes 78 años y los jóvenes que empiezan en el oficio dicen que quieren ser como tú.

No has alcanzado la gloria. Tú eres la gloria.

Pongamos, pues, que te llamas Luis García Berlanga y que sabes, con toda probabilidad, que la película que tienes entre manos será tu última película. Tu legado.

 

 

Quizás hagas algo después (de hecho, lo hizo). Pero lo más seguro es que no.

Quizás te queden otros diez años en este mundo (de hecho, los vivió). Pero nadie te lo ha puesto por escrito. Te han arrancado las últimas páginas de ese guión.

Y si vivieras, si llegaras a los 88, a los 98… ¿en qué condiciones? ¿con qué cabeza? ¿con qué fuerzas? ¿con qué ganas?

Qué buena metáfora sobre la vida hizo Woody Allen: la comida es realmente terrible, y encima, las raciones son muy pequeñas.

 

Así que, ¿con qué plano vas a decir adiós? ¿Cómo te despides de tu público?

 

Con esta escena:

 

 

Con este plano:

Un toro de Osborne, una muñeca flamenca, y una pintada con un mensaje:

 

TENGO MIEDO.

L.

 

“Tengo miedo. L”.

 

Usted me pone la piel de gallina, Mr. Luis.

 

 

Blog de ESCRITO POR

Los Goonies, 27 años después

MUELLES DE GOON, junio de 2012

Michael ‘Mikey’ Walsh:

Me dicen que soy un nostálgico recalcitrante, pero yo no veo nada malo en salir al porche de la casa de mis padres, ahora nuestra, y abrazarme a la viga de madera, podrida por el paso de los años. Me pongo mi vieja cazadora vaquera y, aunque me tira un poco de la sisa, es como si me transportara a aquellos tiempos. La mejor época de mi vida: tenía doce años, tenía amigos… ¡¡tenía un barco pirata a pocos metros de mi casa!!

El futuro era un espejismo prometedor. Creo que mi organismo sabía que a partir de entonces todo iba a ir a peor, y decidió quedarse en aquellos contornos. Sólo he crecido dos centímetros desde 1985. Algo es algo. El pobre Data murió a causa de uno de sus inventos y se quedó sin dar el estirón.

 

Brandon Walsh:

Hay algo que no ha cambiado, algo que sigue igual que hace 27 años: mi preocupación por el enano está intacta. No importa que el hijoputa esté a punto de cumplir los 40. Siempre me dará problemas. Y yo siempre seré su hermano mayor. A veces creo que se ha vuelto loco.
Míralo ahí, en el porche: amorrándose a esa viga cochambrosa. Si seguimos viviendo en esta casa es porque no conseguimos venderla ni a tiros.

Qué inteligente habría sido mudarse cuando tuvimos la oportunidad, hace 27 años. Ahí mis padres no estuvieron finos. Es verdad que si nos quedamos fue por nuestra culpa. ¡Pero nosotros éramos sólo unos críos! Nuestros viejos no tenían que hacernos caso. ¿Qué sabíamos nosotros de las tendencias del mercado inmobiliario? Ahora papá y mamá están muertos y mi herencia es esta casa de mierda y un hermano tarado.

 

Andy Carmichael:

Me casé con Brandon, sí. En cuanto terminé el instituto. Qué bonito es encontrar al amor de tu vida tan pronto. Qué bonito es tener hijos y criarlos en el mismo sitio donde crecieron tus padres. Qué bonito es hacer todo eso y que los tíos te sigan mirando las manflas cuando andas por la calle.

No me puedo quejar. La vida me ha tratado bien… Pero por pedir, pediría un poquito más de intimidad para Brandon y para mí. Entre los niños y mi cuñado, que vive con nosotros, apenas nos queda espacio para ponernos románticos.

Este Mikey es como un niño grande. No quiero decir que sea una carga, pero a veces me pregunto como serían nuestras vidas si Mikey se hubiese marchado a la universidad a estudiar Arqueología, que es lo que siempre dijo que iba a hacer. Quería ser como Indiana Jones. Pero cuando llegó el momento… simplemente no lo hizo. Es como si no pudiera marcharse de aquí. Como si fuera una mancha de moho enraizada en los muelles de Goon.

Si al final conseguimos vender la casa creo que los nuevos propietarios tendrán que quedarse con él.

 

‘Stef’ Steinbrenner:

¿Los muelles de Goon? Hace años que no piso ese lugar. El dinero que saqué de los diamantes lo empleé en irme a Nueva York para estudiar Medicina.
De vez en cuando me acuerdo de la aventurilla con los italianos, la cueva y el piano de huesos. Menuda movida: como para olvidarla. Recuerdo especialmente a un señor con cabeza de melón que se llevaba muy bien con el gordito del grupo… La verdad es que no me acuerdo de sus nombres.

Sólo recuerdo el de Andy, porque fue mi mejor amiga en el instituto. El año pasado me quiso agregar en Facebook, pero yo me hice la loca. Ya no tenemos nada en común. Ella es una ama de casa aburrida, y ni siquiera se imagina que soy lesbiana. Seguro que le parecería mal. Fijo que ataría cabos y se daría cuenta de lo enamorada que estuve de ella y le daría asco, y pena, y se lo contaría al resto de la pandilla: “jo, tíos, la de veces que me cambié de sujetador delante de ella”.

Esto lo diría en parte para ridiculizarme, y en parte para calentarles las braguetas, si es que Andy sigue siendo como yo la recuerdo: una niña mona con la autoestima de un calcetín viejo.

 

Lawrence ‘Gordi’ Cohen:

Ya no estoy gordo. Todo lo contrario. Tengo un físico bastante envidiable y si miras mis abdominales apenas notarás que me estoy quedando calvo. A veces voy de visita a los muelles de Goon: Mikey, Brandon y Andy son los únicos que quedan por allí. Cuando voy, nos sentamos en el porche a recordar viejos tiempos; ellos toman cerveza y yo una bebida isotónica. Por supuesto, siempre hablamos del barco pirata, de los Fratelli, de Data, de los diamantes. Y nos preguntamos qué habrá sido del resto de la pandilla. Un coñazo, vaya. No sé ni por qué voy. Creo que es porque en el fondo soy mezquino y me gusta ver lo patéticas que son sus vidas en comparación con la mía.
Andy criando culo: de esto puedo dar fe, porque el año pasado la pillé con la guardia baja y echamos un polvo (¡al fin conseguí ligarme a la guapa del instituto! ¿Quién se ríe ahora, eh? ¿Quién?).
El pobre Brandon hace ñapas y las pasa putas para mantener a la familia.
Y Mikey… esto sí que es deprimente: Mikey está hecho un disfuncional absoluto: se comporta como si viviera en 1985. La última vez que le vi me dijo “Gordi, he encontrado un mapa antiguo en el trastero”.

¡Un mapa antiguo! ¿Os dáis cuenta? Hice como que no le oía.

 

Clark ‘Bocazas’ Devereaux:

Un año después de lo del barco pirata empecé a joder mi vida. Tal vez tuvo algo que ver el mal rollo por la muerte de Data… aunque eso me suena a excusa barata.

Resumiéndolo mucho: me volví yonki. Y no creáis que fue sencillo, porque en los muelles de Goon no es fácil conseguir buena mierda. Pero al final lo logré: yonki con todas las letras, yonki de chándal y de lata de cerveza (50 centilitros) en el transporte público. Recuerdo que una vez cambié uno de los diamantes del barco pirata por un kilo de heroína… ¡cuando en realidad podría haber sacado tres! Ahí toqué fondo. Ahora lo digo tranquilamente porque estoy reinsertado. Llevo dos años limpio.

Estuve un tiempo en la cárcel y allí me topé -¿adivináis con quién?- ¡¡con los hermanos Fratelli!! Mi aspecto era tan ruinoso que no me reconocieron. Yo me hice su colega sin decirles quién era y a veces les soltaba indirectas, a ver si las cazaban. Sólo por divertirme: porque yo he perdido los dientes, sí, pero nunca he perdido el sentido del humor.

Les decía, por ejemplo: “vamos a colocarnos y a pasarlo… PI-RA-TA”. Pero nada, que no lo cogían. No eran muy listos, los Fratelli, pero al final resultaron ser buenos chicos.

 

 

Blog de ESCRITO POR

Voz en off, que estás en los cielos (o en las azoteas)

La voz en off es como un cuchillo jamonero: puede ser usado para el bien o puede ser usado para el mal (y ser la estrella en la sección de sucesos).

Es pues, un recurso más: tú verás lo que haces con él. Pero  por la seguridad de la ciudadanía, creo que todo guionista que llegue con actitud desesperada a la “tienda de voces en off” debería someterse a un cuestionario. Nada muy complicado, solo unas pocas preguntas sencillas. Tal que así:

 

¿Tiene licencia de voces?

– Sí, venga, dame una rápidito, que tengo que entregar versión mañana.

– ¿Cómo la quiere?

– Mmm, pues no sé. Una que mole, que empatices con el protagonista. El cabrón del productor me ha dicho que el personaje resulta frío, así que tiene que ser una voz en off que te haga pensar “jo, como mola este tío, me iría de cañas con él”.

Muy bien pero antes de nada, contésteme esta sencilla pregunta: ¿piensa usar esta voz en off con pericia y talento narrativo? ¿O va a emplearla en acuchillar su película por la espalda obedeciendo a un deseo inconsciente de joder el proyecto y, de paso, a su productor?

 

De acuerdo que la pregunta es un poco obvia, del tipo del cuestionario que te dan en el avión para viajar a los Estados Unidos (“¿piensa usted cometer actos terroristas?”). Pero de alguna forma hay que abordar la cuestión. Y si el guionista da la más mínima muestra de duda al responder, no deberían dejarle salir de la tienda con una voz en off cargada, lista para ser usada en cualquier momento.

Quien sabe si el guionista no acabará subido en una azotea, con un megáfono, y disparando voces en off a víctimas inocentes:

 

“Eh, tú! ¡La de rojo! ¡Escucha esto y muere, zorra!:

Esta mañana Marta se levantó y pensó que había vuelto a engordar. Buscó en su armario con al ánimo un poco bajo y decidió que aquel vestido rojo que compró en las rebajas de la pasada temporada tenía el punto justo de putón-recatado que la rescataría de pasar otra noche más de soledad ante el televisor“.

 

Un peligro público. Un problema de orden social. Hay que tener mucho cuidado con las voces en off.

Curiosamenta hace poco he visto dos ejemplos extremos de buen uso y de mal uso de la voz en off. Y, he aquí lo interesante, las dos fueron escritas por el mismo guionista: Paul Schrader, (de quien os hablé aquí hace poco).

El uso magistral de la voz en off en Taxi Driver es bien conocido. No hace falta ni que lo explique.  El hilo de los pensamientos de Travis Bickle nos sumerge en todo lo enfermizo que hay fuera y dentro de su cabeza. Es un elemento imprescindible, sugerente, artístico, nada obvio.

 

 

Y en el otro extremo tenemos una película dirigida por el propio Schrader: Affliction. Rara y cruda, como le gustan a él. Con un Nick Nolte magníficamente desquiciado:

 

El personaje de Nick es el sheriff de un pueblo tipo Fargo que actúa como marioneta para el cacique local. Su trabajo como representante de la ley consiste en regular el tráfico cuando pasa el autobús escolar y quitar la nieve acumulada en las carreteras. Hasta que un día se tuerce todo, claro, y Nick empieza a comportarse como lo que es: un policía. O un loco.

 

 

La película es interesante. Si no la habéis visto la recomiendo. Pero para mí es un doloroso ejemplo de voz en off descontrolada, inútil y estúpida. Una pena. Creo que la película hubiera sido mucho mejor si no tuviéramos que escuchar las banales opiniones de Willen Defoe (hermano del protagonista) sobre el descenso a los infiernos de Nick.

Como se trata de la adaptación de una novela yo me imagino que Schrader optó por trasladar el punto de vista del narrador literario a la película. Y no funciona. No funciona una mierda.

 

Blog de ESCRITO POR.

Men in Black 3: nueva peli de los Cohen

Como ya os comentaba en el anterior post (aquí, el anterior post), he visto Men in Black 3 y puedo decir tranquilamente aquí… que me ha entretenido. De hecho, lo hizo bastante.

 

No sé qué pasa que es una frase que he repetido varias veces estos días en conversaciones en vivo y la cara de respuesta ante tal afirmación es esta:

 

 

Supongo que es fruto de la combinación de “título comercial” + “tercera parte” + “producto palomitero” + “se supone que tienes criterio cinematográfico Escri, qué haces entrando en eso”. Yo que sé. Como si no me conocieran: ¡veo cualquier cosa!

 

Y que narices, me apetecía en un sábado sin más plan. No sé. Yo vi la primera y me hizo mucha gracia. Reconozco que vi la segunda y no recuerdo nada positivo de ella, más allá de que salía una chica y luego ya no (o algo así). De hecho, al entrar en la tercera confieso que no recordaba por qué el personaje de Tommy Lee Jones seguía currando ahí. Creía que se había jubilado. Pero oye, perfecto. Así que, con el recuerdo de la primera y al ver que seguía siendo Barry Sonnenfeld el director, dije: vamos a ir. Y es que a Barry le tengo mucho cariño desde que vi Cómo conquistar Hollywood y, sobre todo, una comedia ligeras que, no sabría explicar por qué, me hizo muchísima gracia: El gran lío. Si, también dirigió Wild Wild West, ya lo sé… en fin, todos somos humanos.

 

Y cometí un error. El error. Un error que avergonzaría a cualquiera de mi especie. La de los guionistas, vaya (que hablando de Men in Black puede parecer cualquier cosa marciana): ni me preocupé por el guionista.

 

 

Así que, viendo la peli tan tranquilamente, pensando “bueno, será uno de estos guionistas de plantilla de Hollywood”, esta acaba y leo en la pantalla:

 

GUIÓN DE ETAN COHEN

 

Y claro, se me quedóa mí la cara así:

 

 

¿Etan Cohen haciendo el guión de Men in Black 3? ¿La 3?
Vale, el reparto mola: Tommy Lee Jones, Will Smith, Jhos Brolin, Emma Thompson, un Michael Stuhlbarg recién salido de Boardwalk Empire y sobre todo… ¡un escondidísimo Jemaine Clement haciendo de malote!

 

De su gafapastismo en Flight of the Chonchords…

 

 

… a sus otras gafas y demás en Men in Black 3!

 

 

Sin duda un cambio notable.

 

Pues bien, a lo que iba: ¡¡¡QUE ETAN COHEN HA ESCRITO MEN IN BLACK 3!!!

 

Y de pronto mi cerebro se puso a dar vueltecitas: Etan Cohen.

 

Sin “h” en Etan… y con “h” en Cohen.

 

Vaya. ¿Se habrán equivocado a la hora de escribir el nombre de Ethan Coen en los créditos? Qué fuerte… a mí a veces me ponen “Narrado por” o “Tecleado por”, pero porque soy nadie. Que a un hermano Coen le pongan mal el nombre, puede pasar, pero el apellido… ¡qué vergüenza!

 

Pero claro, como a los guionistas a veces ni nos invitan a los estrenos de nuestras películas, igual Ethan no había podido ir y quejarse. Aunque… si no invitan ni a alguien como Ethan, apaga y vámonos…

 

 

Y de pronto, como un resorte, el ángel de la guarda de los guionistas baja del cielo y me da una hostia con un “Cineguía” de 1998:

 

– Joder, ¡qué hostia! Me has partido los piños… ¿pero qué libraco es ese? ¡Duele!

– Un Cineguía de 1998. Sí, un tochaco. Ahora esto ya no tiene gracia, pero antes lo petaba… mira: todas las productoras que había en 1998, el 90% solo ha producido una peli y luego cerró, pero, ¿y lo bien que queda? ¿y el volúmen que le da a la obra? Y mira, fotos de actores con el teléfono de su representante… maravilloso. ¡Mil páginas casi!

– Bueno, ¡vale! Supongo que me habrás pegado con… eso, por algún motivo.

– Divers… ehm, sí: aprendizaje. Capullo.

– ¿Aprendizaje? Ah, ya entiendo… humildad. No debería extrañarme porque Ethan Coen escribiera una tercera entrega de una película palomitera, ¿no? Todos los guionistas tenemos nuestros momentos, nuestras necesidades: no hay categorías en nuestro trabajo, TODO es nuestra obra. Todo suma. Todo es una experiencia que…

– No, gilipollas: Etan Cohen es OTRA persona. ¡No tiene nada que ver!

– ¡Ah!

 

Y claro, se me quedó esta cara, que igual os suena:

 

 

Y es que, efectivamente, Etan Cohen es otra persona. No es Ethan Coen. No es un hermano Coen, porque, de serlo, sería un hermano Cohen, pero que yo sepa tampoco tiene que ver ni con Leonard ni com Emma. Es un guionista con un nombre… que no sé si le habrá abierto puertas o cerrado, pero que ha hecho sus trabajitos: Escribió Madagascar 2, colaboró en Tropic Thunder, escribió para series como Padre Made in Usa, El Rey de la Colina, Beavis & Butthead, La Banda del Patio y bueno, el chico tiene su carrera.

 

 

Pero no sé por qué dudo de si ese cartelón tocho al mismo tamaño que el del director al final de la película se hizo por respeto al guionista… o por ver si había algún pardillo como yo en la sala que se quedara también flipando.

 

Blog de ESCRITO POR.

El cine sonoro, muy sonoro…

Hay veces que vas al cine simplemente porque te apetece, no porque vayas a ver una película. Como cuando ibas al videoclub una tarde de domingo y comprabas pipas y alquilabas lo que fuera. Vas al cine, miras a ver qué echan y p’adentro. A ver que te tira el cuerpo. O bueno, lo miras desde casa con tu smartphone de turno y eliges el horario, porque claro, antes los cines tenían 3 pases y era fácil desde casa decir: “uhm, son las siete, voy a ver que echan en media horita”. Ahora, vete a saber a qué hora empieza. Estoy seguro de que, un superestreno tipo “Los Vengadores”, el fin de semana de premiere estuvo proyectándose ininterrumpidamente en España en lapsos de 5 minutos desde las 16:00 en algún sitio. A las 16:00, 16:05, 16:10, 16:15, etc, etc… así hasta las sesiones golfas.

 

Total, que fui a unos multicines de una localidad costera famosa por su aeropuerto. Uno vacío. Yo qué sé. Por allí estaba. Dije: vamos a ver si el cine lo tienen igual. Y no, había gente. Chavales. Le pegaba a la película: Men in Black 3 (otro día os hablo de ella). Como siempre en los multicines con entradas numeradas (¿aún quedan cines sin numerar?), nos pusieron a los 15 que íbamos todos juntitos, apelotonados. Precioso.

 

Normalmente, prefiero tener espacio a mis lados, pero bueno, no pasa nada: nadie tapa a nadie, ángulo de visión correcto. Adelante. En los trailers, los 4 chavalines de detrás no paraban de hablar. Volumen normal… para el salón de su casa. A su bola. Pensé: estos se callarán en cuanto empiece.

 

Pues no: ahí seguían. De charreta. Tan tranquis. Y pensé: “esto es un daño colateral de las descargas”. Estuve a punto de llamar a González Macho y todo, para que lo dijera en la próxima gala de los Goya y echarme unas risas: la gente descarga en casa, se pone a ver todo en su megaplasma y lo comenta con los amigotes/pareja/compañerosdepiso/40chinosalojadosilegalmenteenloqueeraelcuartodelniño y se mal acostumbra. Luego va al cine y pasa lo que pasa.

 

Pero hoy, hablando con amigotes caí en que no. En que, de hecho, la cosa ha mejorado infinitamente (algún nostálgico dirá que no). Que antes, cuando éramos chavales, lo NORMAL era que un grupo de gente de nuestra edad (a veces nosotros mismos) la liara en el cine: que hicieran supuestos comentarios divertidos en voz alta respondidos con un coro de risas a lo Beavis & Butthead, que hubiera guerra de palomitas, que se comentara la película a lo loco… por no hablar de escenas subiditas de tono.

 

 

De estas rescataré la de un tío de mi instituto en la adolescencia. El cerebro decidió gastar una bromita a su novieta y abrir el cartoncillo de las palomitas por debajo… para meter su miembro virilen él y que la otra se lo encontrara al coger palomitas que llevarse a la boca. Maravilloso ideón. No sé en qué estaría pensando: si en que ella, presa del ingenio, tras la sorpresa, se abalanzaría a “comer palomitas” a morro o simplemente quería gastarle una broma. O a lo mejor, presumir… pero para este extremo debería poseer el dato de si compró el paquete (nunca mejor dicho) pequeño, mediano o grande de palomitas y lo desconozco. En fin, el resultado, desde luego, no fue el deseado, seguro:

 

– La chica chilló del susto en la sala.
– La polla le escoció por la sal durante días.

 

Brillante.

 

 

En fin. Que recordando batallitas de la infancia-adolescencia, la verdad es que, hoy en día, que te toquen 2 charlando detrás, con los cines semi vacíos que nos estamos gastando… ni tan mal. Se cambia uno de sitio y sin problemas.

 

Eso sí, llego a viajar en el tiempo como Will Smith en MiB3 (que eso hablamos mañana, Escriiiii… ay!) y me encuentro con la gente que iba en mi adolescencia al cine y me da un telele.

 

¿Y vosotros, qué habéis llegado a ver en un cine?

 

Blog de ESCRITO POR. 

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: